Difracción en fotografía

En una ocasión escuché que la fotografía es un 20% de técnica y un 80% de composición, que es realmente, en el último punto, donde entra si una fotografía es simplemente una obra de arte o una mera captura de recuerdo (dejando a parte la discusiones filosóficas de si la fotografía es arte o no). Y a pesar que yo ya llevo algún tiempo intentando centrarme en mejorar mis composiciones, nunca hay que descuidar la parte técnica, parte dónde entender ciertos conceptos básicos de fotografía hace que podamos entender lo que pasa cuando vemos las fotos en nuestra pantalla (sí, sí, estoy asumiendo fotografía completamente digital). Y uno de estos conceptos es la difracción.

Agua en Santa Fé de Monteseny

Agua en Santa Fé de Montseny [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 70-200Lf4 IS. Filtros: Polarizador Hoya HD. Exposición: ISO800, f11 a 1/20 seg. Toma sacada con trípode, disparador remoto, y espejo levantado.] © 2011 David García Pérez.

Como ya había comentado en el artículo de La tríada: Apertura, Tiempo de Exposición y ISO, las lentes tienen un diafragma que controla la luz que pasa a través de ella. Cuando este diafragma está más abierto, tenemos menor profundidad de campo y cuando más cerrado mayor. Sin embargo hay que tener en cuenta ciertas limitaciones de las lentes. Cuanto más abierta, es más fácil que las imperfecciones ópticas de la lente se reflejen en la imagen, ya sea en forma de viñeteos o bordes difusos. Cuanto más vamos cerrando la lente, más pequeño hacemos el diafragma, mejor será nuestra imagen, más nítida, con menos viñeteo, hasta cierto punto. Habrá un momento que al seguir cerrando el diafragma de la lente, nuestra imagen resultando comenzará a perder nitidez.

Mientras que los problemas cuando la lente está más abierta el fabricante los puede intentar solucionar con mejores materiales para fabricación de la lente, mejor diseño de los componentes internos, y mayores controles de calidad durante el proceso de fabricación, lo que todo junto al final se suele traducir en un precio más caro para el fotógrafo; La difracción de la luz cuando más cerramos la apertura es algo de lo que no podemos escapar.

Si por difracción os viene a la cabeza vuestros estudios de física en el colegio o instituto, pues sí, de eso estamos hablando. De forma muy resumida, cuando la luz atraviesa una rendija, se crean unos patrones de difracción, dichos patrones serán más grandes cuanto más pequeña sea dicha rendija (hasta ciertos límites). El difragma de una cámara fotográfica actúa de la misma forma. La consecuencia es que nuestros bordes serán cada vez menos nítidos cuanto más cerremos la lente.

Cómo siempre digo, lo mejor de la fotografía digital es que permite comprobar estos conceptos por uno mismo de forma muy sencilla. Aquí tenéis un pequeño ejemplo que hice en mi casita para ilustrar dicho artículo. Como modelo he utilizado mi lente Canon 70-200f4 IS. He colocado mi cámara sobre un trípode, enfocado manualmente usando LiveView, y usando un disparador remoto para hacer las fotos. Ni el trípode ni el enfoque han sido movidos entre toma y toma. En la sucesión de imágenes se puede observar como la calidad va empeorando claramente cada vez que cerramos más el diafragma con respecto a la toma hecha a apertura f8:

Imagen ejemplo para articulo difracción

Imagen de ejemplo para el artículo de difracción. El punto de enfoque es el 70. [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Tamron 90mm f2.8 Di Macro AF] © 2011 David García Pérez.

f8 vs f11

Detalle a 200%. Imagen de la izquierda tomada a f8, imagen de la derecha tomada a f11.

f8 vs f16

Detalle a 200%. Imagen de la izquierda tomada a f8, imagen de la derecha tomada a f16.

f8 vs f22

Detalle a 200%. Imagen de la izquierda tomada a f8, imagen de la derecha tomada a f22.

f8 vs f32

Detalle a 200%. Imagen de la izquierda tomada a f8, imagen de la derecha tomada a f32.

Viendo las imágenes está claro que en este caso particular, una Canon 5D Mark II más allá de f16, la calidad que perdemos pasa a ser inaceptable, en mi opinión particular. También hay que tener en cuenta que dicha perdida de calidad también será dependiente para lo que destinemos después la imagen. No es lo mismo mostrar esta imagen en un folio tamaño A4 que en un folio A3, cuanto más pequeña se muestre, la perdida de calidad por problemas de difracción no serán notables. Por otro lado, si para conseguir que todo esté enfocado en nuestra toma tenemos que cerrar mucho la lente para tener la profundidad de campo necesaria, siempre es mejor tener problemas de difracción que de desenfoque.

Como nota final, aunque está en inglés, no he encontrado mejor artículo sobre este tema que el de Cambridge in Colour.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
  • Xavi Moya 3 - diciembre - 2011,

    Me encanta el articulo, has hecho algo que siempre me hubiera gustado probar, pero siempre por falta de tiempo o pura pereza no he llevado a cabo nunca. Así que se agradece…
    Solo discrepo en una cosa, pienso y es mi opinión particular que una buena foto tiene un 33% de técnica, un 33% de herramientas y un 33% de suerte. Pienso que la suerte de estar en el sitio adecuado y en momento preciso es muy importante también en una buena captura, luego se precisa de la herramienta adecuada y ser capaz de orquestar todo con la técnica de cada uno para captar y poner en evidencia lo que tenemos ante nuestros ojos. ;))

    Responder
  • davidgp 4 - diciembre - 2011,

    Xavi, te doy parte de la razón, desde que últimamente mi trípode me está jorobando, cada vez tengo más la sensación de que me estoy peleando con él que molestándome en buscar un buen encuadre. En cuanto lo de la suerte, también pienso de que hay que buscarla, es decir, obviamente estar en el lugar adecuado en el momento adecuado me ha dado de rebote magníficas fotos, pero también, ir varias veces al mismo sitio confiando que alguna de ellas me diese los resultados que buscaba, es buscar la suerte, algo así como “el que la persigue la consigue.” De todas formas reconozco que puede llegar a ser muy frustrante.

    Por otro lado, en cuanto a lo de probar estas cosas, este blog que me he montado es la excusa perfecta, creo que me ha resultado de gran ayuda el simple hecho de pararme a pensar en como escribir cada una de estas cosas… (y eso que últimamente lo tengo un pelín ignorado)

    Responder
  • Akin 11 - diciembre - 2011,

    Yo discrepo levemente en cuanto al artículo, en concreto en la frase “siempre es mejor tener problemas de difracción que de desenfoque”. De hecho diría que es más bien al contrario: Entre una foto sacada a f11 donde puedes tener casi todo a foco y sólo un poco de primer plano fuera de foco y quizás un poco del fondo, y un f22 donde todo esté a plano pero todo esté poco nítido por difracción, casi siempre me quedo con lo primero. Simplemente es cuestión de situar el motivo de tu foto en la parte que está bien enfocada.

    En cuanto a la discusión sobre la calidad de la foto, no sabría asignar porcentajes. Creo que cuando empiezas sí hay un porcentaje alto de fotos buenas que lo son por suerte, pero es que las fotos buenas son un porcentaje muy bajo de todas las fotos que sacas. Muchas fallan técnicamente, muchas otras compositivamente, y la gran mayoría fallan en ambas cosas. A medida que asimilas la técnica y mejoras la composición, la suerte tiene menos que ver cada vez, y al mismo tiempo más porcentaje de tus fotos salen bien.

    La parte que todos, al empezar, podemos mejorar drásticamente y a precio cero es la técnica. La composición, o somos unos artistas naturales, o es algo que vas aprendiendo poco a poco a base de ver e intentar miles de fotografías. Pero la técnica es como cualquier otra técnica, se aprende leyendo, de los demás y practicando, y en poco tiempo se puede dominar si uno tiene una mente mínimamente analítica porque, por suerte, la parte de técnica fotográfica es puramente algorítmica.

    Quizás sí haya un punto de suerte en conseguir una obra maestra. Pero como se suele decir “que la inspiración te encuentre trabajando”.

    Responder
  • Akin 11 - diciembre - 2011,

    Por cierto, enhorabuena por tu nueva cámara 🙂

    Responder
  • davidgp 11 - diciembre - 2011,

    Muchas gracias por lo de la cámara.

    Umm… vale, tal vez debiese haber especificado más la frase, si quieres que todo esté enfocado, por que la foto así lo requiere, es mejor ir a f22. Al menos desde mi punto de vista.

    En cuanto a lo de la suerte, creo que por lo que comentas estamos más o menos pensando en lo mismo akin. En el caso anterior yo me refería más a la situación de que te encuentras con la luz perfecta en el momento adecuado con las condiciones climatológicas adecuadas, pero esa suerte hay que buscarla. Algunas de mis fotos la gente dice, que suerte tuviste con esas nubes, a lo que tu piensas, ya claro, después de ir por ahí de madrugada 5 veces a ver si la conseguía como a mí me gustaba… pues sí, a lo mejor fue suerte, pero más bien tenacidad. Que también hay que tener en cuenta que para cuando llegue ese momento, tener la técnica depurada para no perder la foto es altamente importante.

    Responder
  • Akin 12 - diciembre - 2011,

    No sé, pero yo creo que nunca paso del f11, ni siquiera en macro que sería el tipo de foto donde más profundidad de campo necesitas. Un día a ver si hago una prueba en serio, pero creo que pierdes más nitidez por difracción que por desenfoque y además te afecta a toda la foto.

    Responder

Deja un comentario:

Entrada siguiente:

Entrada previa:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR