Historia de una fotografía

Ya lo he comentado por aquí anteriormente, pero este año la sequía nos ha dejado uno de los otoños más feos fotográficamente hablando. Los árboles no están para historias, están estresados y simplemente cambian la hoja de verde a seco y esperan que el año que viene la cosa vaya mejor. Eso también deseo yo.

Esto no quitó que intentásemos acercarnos a una de las zonas más famosas en Otoño, Ordesa y, en concreto, pasarnos por la siempre interesante Pardina del Señor. Mientras dábamos vueltas por este monte, las luces del atardecer creaban sombras interesantes.

Atardecer en la Pardina del Señor

Atardecer en la Pardina del Señor[Sony A7 II (Amazon, eBay) con Canon 70-200 f4 IS L (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f8, 1/200 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Espirales en el Montseny

Voy a parecer un disco rayado, pero este año, anda que no está feo feo el otoño. A principios de mes subimos a ver como estaba el Montseny, lo que vimos es casi toda la hoja seca, con pocos árboles con color, casi todas las hayas habían cambiado de verde a seco, sin esos colores que tanto nos gustan.

Aún así había un poco de agua de las lluvias de los últimos días de octubre, esto nos dio la posibilidad de que el río que baja por Passavets tuviese algo de caudal, aunque ha sido la vez que con menos agua lo he visto, y diese para algo de juego con largas exposiciones y la multitud de hojas secas que lo transcurrian:

Espirales en el Montseny

Espirales en el Montseny [Sony A7 II (Amazon, eBay) con Canon 70-200 f4 IS L (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f13, 10 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Otoño abstracto en Montseny

Este año el otoño está siendo bastante malo en general por la península ibérica… la sequía que llevamos sufriendo los últimos meses no ha ayudado a que nuestros árboles tomen esos colores intensos que tomaron con anterioridad. La hoja cambia más frecuentemente de verde a seco que pasando por esas fases de amarillos, rojos o naranjas intensos.

Esto no quiere decir que no desistamos de intentar fotografiar algo, pero habitualmente es algo más centrado en detalles que el gran paisaje otoñal que tal vez estemos soñando con fotografiar.

Este sábado pasado me pasé por el Montseny, uno de los hayedos más famosos y visitado constantemente por aficionados y profesionales de la fotografía. Era más una excusa de conocer a gente nueva y volver a ver amigos que hacía tiempo que no quedábamos para fotografiar juntos.

Mientras hablábamos de nuestras cosas y manteníamos un ojo en lo que hacían los demás… llegó el momento de improvisar y tomar esta foto. Tanta historia de lentes nítidas, trípodes estables, etc., para después hacer la foto a pulso moviendo la cámara de arriba a bajo durante medio segundo de exposición.

Otoño abstracto en Montseny

Otoño abstracto en Montseny [Sony A7 II (Amazon, eBay) con Canon 70-200 f4 IS L (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f13, 0,5 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Marea alta en Arnía

La semana pasada publiqué una fotografía de Costa Quebrada. En esa misma mañana, antes de marcharme para desayunar, cuando el sol ya se había escondido detrás de una nube y los colores e estaban apagando, continué obsesionado por las líneas caprichosas que formaban las rocas, paralelas las unas con las otras. Jugando con un filtro de 10 pasos y muy largas exposiciones, este ha sido una composición que me gustó bastante:

Marea alta en Arnía

Marea alta en Arnía [Sony A7 II (Amazon, eBay) con Sony 24-70 2.8 GM (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f10, 202 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Amanece en Costa Quebrada

Hice una pequeña escapada a Costa Quebrada en Cantabria este pasado mes de septiembre. En la última mañana, justo antes ir a desayunar un bocadillo y empezar hacer el largo camino que me separaba de casa, me acerqué hacer el amanecer a unos acantilados que miran a la parte de atrás de la playa de Arnía.

Hubiese preferido estar abajo en la propia playa, pero daban marea alta, y con la marea alta la vedad, la zona por la que te puedes mover en la playa quedas un poco encajonado, así que pensé que en la zona alta podría darse mejores posibilidades.

Había un montón de nubes sobre el mar, pero ninguna encima mía, y algo tapado por donde salía el sol. Esa situación según se acercaba el amanecer iba cambiando mucho. Las nubes del mar empezaron a pasarme por encima de la cabeza, moviéndose a gran velocidad y con un aspecto amenazante de tormenta.

Pero todo cambió cuando el sol empezó a levantar un poco la cabeza por el horizonte, un claro dejó pasar sus rayos con fuerza, coloreando de amarillo buena parte de las nubes.

La verdad que la zona más colorida estaba sobre las casas del pueblo de Liencres, pero apretando un poco el encuadre, y sin que se note mucho la carretera que baja a la playa, hice la siguiente foto:

Amanece en Costa Quebrada

Amanece en Costa Quebrada [Sony A7 II (Amazon, eBay) con Sony 24-70 2.8 GM (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f11, 1,3 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Anochece en Vesturhorn

En nuestro periplo veraniego por Islandia paramos en la zona de Stocksness, más conocida por su majestuosa montaña de Vesturhorn, probablemente uno de los puntos más fotografiados de Islandia.

Ya sabíamos que el sol se ponía y salía por los lados, no tan idea como si hubiésemos venido más hacia el invierno, pero eso no nos paró para hacer fotos.

Mi principal problema fue que, para sacar el reflejo, no me daba los 17mm de mi lente más angular, así que hubo que optar por hacer una panorámica:

Anochece en Vesturhorn

Anochece en Vesturhorn [Sony A7 II con Canon 17-40f4 L. Foto sacada a ISO100, f8, 1/20 de segundo de tiempo de exposición, toma panorámica de 14 imágenes. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Atardecer en Selfoss

A mitad de nuestro viaje veraniego llegamos al parque nacional de Jökulsárgljúfurl en Islandia. Este parque, entre otras cosas es conocido por una de sus cascadas, Selfoss, que se encuentra casi al lado de la cascada más poderosa de Europa, Dettifoss.

Para llegar a Selfoss dejas el coche en un parking más elevado que la cascada de Dettifoss y desde esta sale un sendero abrupto entre rocas (en su primera parte) que 20 minutos andando después te lleva a la impresionante cascada de Selfoss.

Justo al llegar a esta misma, estábamos viendo las últimas luces del sol, y hice esta foto, con ese pequeño toque cálido a la izquierda de la imagen, sobre la roca.

Atardecer en Selfoss

Atardecer en Selfoss[Sony A7 II (Amazon, eBay) con Sony 24-70 2.8 GM (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f10, 2 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

La verdad es que iba poca agua para lo que parecía que podía llevar el río, aún así, cuando me acerqué al borde de la cascada, el spray de la misma me dio una buena ducha.

Frailecillo en Dyrhólaey

No hay como ir con todos los bártulos de fotógrafo encima para que la gente se te acerque a preguntar si va a pasar algo interesante o, como en este caso, donde se podían ver los famosos frailecillos, ese simpático pajarillo que suele gustar a todo el mundo..

Realmente preguntarme a mí por aves es un poco como perder el tiempo… mis conocimientos de pájaros tienden a nulos. Por suerte, cuando estuviera en la zona del faro de Dyrhólaey hace dos años, me había fijado que los frailecillos volvían al acantilado hacia la puesta de sol, y eso es lo que lo contaba a las varias personas que me preguntaban.

Menos mal que acerté, este fue uno de los que volvió al poco de ponerse el sol con un goloso aperitivo en la boca:

Frailecillo en Dyrhólaey

Frailecillo en Dyrhólaey [Sony A7 II (Amazon, eBay) con Canon 70-200 f4 IS L (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO2000, f4, 1/250 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Troll

Una de las visiones más características de Islandia sin duda es la famosa formación rocosa, comúnmente llamada Troll, rinoceronte, dinosaurio… que en islandés se denomina como Hvítserkur (que no sé lo que significa). Es una formación rocosa basáltica que se aguanta por los pelos, tanto, que se puede apreciar en el foto donde le han puesto un refuerzo de hormigón para que no se venga abajo.

Localizado en la parte norte de Islandia, y en una localización que requiere explícitamente desviarse por una pista de grava para ir a verlo, se encuentra en una playa de arena negra que se puede acceder tanto con marea alta como con baja. Eso sí, con dos opciones, por un camino normalito de cierta pendiente que requiere una gran vuelta para llegar hasta él. O por un camino de gran pendiente que requiere algo más de cuidado para bajar si queremos conservar todos nuestros dientes.

Como no teníamos mucho tiempo de ir a buscar otras localizaciones, nos quedamos en la zona tanto para atardecer como amanecer. Esta es una foto de atardecer, donde antes de llegar hasta la formación rocosa nos pasamos por una zona donde se podían ver a lo lejos leones marinos… bueno, tan lejos que tenían el tamaño de unos pocos pixeles cuando le hice una foto con mi 70–200.

La puesta de sol no prometía mucho, teníamos un cielo completamente despejado. Cuando se puso el sol unas nubes empezaron aparecer poco a poco, pero no pillaron color. Sin embargo, con la marea alta, me valieron para darle de aspecto más irreal a la situación con una larga exposición usando un filtro de 10 pasos.

Troll Islandés

Troll Islandés [Sony A7 II (Amazon, eBay) con Sony 24-70 2.8 GM (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f13, 163 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Últimas luces en Kirkjufell

Estaba leyendo el otro día que Kirkjufell (montaña iglesia en islandés) es la montaña más visitada de toda Islandia. No estoy muy seguro de esta afirmación, pero no me extrañaría.

Después de que Vueling nos cancelase el vuelo la noche anterior, nuestros planes en nuestro primer día en Islandia fueron a marcha rápida. Llegar, recoger la camper, comprar comida, y poner rumbo a la primera localización.

Nuestra idea era centrarnos en la zona norte de la isla, así que, con el tiempo algo justo para mi gusto, pusimos camino hacia la península de Snæfellsnes. Después de mirar varias localizaciones que no nos convencieron por el camino (de forma muy rápida), llegamos a Kirkjufell y ya no había mucho más tiempo de buscar.

Fue la primera pista de lo que había cambiado el turismo en Islandia en apenas 2 años (estaba leyendo estadísticas que del año pasado al actual aumentó en cerca del 40%), y eso se notaba. Casi no teníamos sitio donde aparcar la camioneta. Y después, aquello era un bullicio de gente.

Pero eso también vale para conocer gente nueva. Me da un poco de vergüenza decir que se me olvidó preguntarle el nombre, pero allí conocimos a un fotógrafo que daba talleres en el país, nos estuvo comentando más localizaciones de la montaña que podrían resultar interesantes para futuras visitas. Mientras hablábamos, la cosa se empezó a poner seria, y buscando algo de sitio entre tanta gente, conseguí la siguiente foto:

Últimas luces en Kirkjufell

Últimas luces en Kirkjufell [Sony A7 II con Canon 17-40f4 L. Foto sacada a ISO100, f11, 0,6 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies