arca swiss

Uno de los accesorios fotográficos que siempre compro para cada una de mis cámaras, a pesar de su excesivo precio, es una zapata en forma de L, o como se denominan en inglés L-Bracket. En este vídeo os doy más detalles de por qué.

En el vídeo menciono dos fabricantes: Really Right Stuff y Kirk Enterprise, pero probablemente existan muchos otros.

En el vídeo menciono la rótula Arca Swiss Z1, que ya hablé de ella en este blog, en un primer análisis de la misma y, un año después, en mis opiniones después de un año de uso con la misma. La rótula de joystick que enseño es esta de Manfrotto, aunque ha sido actualizada con esta otra. Como podéis ver en el vídeo, mi experiencia no ha sido muy favorable con ella.

Hace ya más de un año comentaba por aquí que acababa de comprar mi nueva rótula Arca-Swiss Z1. Continuas peleas con mi anterior rótula fueron las que determinaron esta decisión. Las impresiones iniciales habían sido buenas, pero estas opiniones es mejor revisarlas después de un año de uso, cuando ya has puesto estos componentes mecánicos un buen trote. Después de todo, también decía maravillas de mi anterior rótula Manfrotto hasta que me harté de ella.

Esculls de Caynet

Esculls de Caynet. [Canon 5D Mark II con Canon 24mm TS-E Mark II y filtros: Polarizador Heliopan + Filtro de densidad neutra de 3 pasos Lee. Toma sacada a ISO100, F11, 8 segundos. Se empleó un trípode y disparador remoto]

Más de un año después la impresión sigue siendo buena. Salvo un par de puntos negativos que comentaré más adelante, la rótula se sigue comportando a la perfección. Una vez tienes ajustado el encuadre, aprietas la rótula y la cámara se queda quietecita dónde la tenías. Anteriormente con mi vieja rótula, y sobretodo con el 70–200, cada vez que apretaba, aquello se inclinaba varios milímetros, llegando al punto que a la hora de encuadrar tenía que calcular dicho movimiento para que el encuadre quedase bien. Con la Arca-Swiss Z1 esto no pasa, incluso si la aflojamos un poco, nos permite ajustes finos sin necesidad de perder todo el encuadre por completo. Hace falta un poco de práctica, y desde luego no va a llegar nunca al nivel de una rótula micrométrica (Arca-Swiss Cube te estoy mirando a ti, ¡anda que no eres cara!).

Las mayores críticas que puedes leer por internet sobre las rótulas Arca-Swiss es su sistema de enganche de la zapata. Tengo que decir que en mi caso particular no me ha dado la lata en ningún momento. Hay que tener en cuenta que yo empleo el enganche de tornillo, a diferencia de las que vienen con el quick-lock que es el que recibe más críticas.

Prometí comentar lo malo. Lo malo es que a la rótula no le gusta mucho el frío y la lluvia. Esto es una opinión que comparto con mi amigo Toni Gordon que posee la misma rótula que yo. Si hace mucho frío (temperaturas alrededor del cero o por debajo), a pesar de tener la rótula floja del todo, el primer movimiento siempre lo tienes que hacer con un pelín de fuerza de más, como si la rótula se quedase trabada. Lo mismo le sucede cuando se ha empapado por causa de la lluvia. Es una molestia menor, pero son una de esas cosas que te despistan un poco de lo que estás intentando fotografiar.

¿Volvería a comprar esta rótula? Probablemente sí, aunque todo hay que decirlo, ya llevo pensando desde hace algún tiempo que para el tipo de fotografía que hago, probablemente una rótula tipo Arca-Swiss Cube o Arca-Swiss D4 se adaptasen mejor a mí. Aunque claro, la última pesa significativamente más que la Z1, y eso se nota cuando subes la montaña.

Rótula Arca-Swiss Z1

El año pasado no empezó bien para mi trípode, un un problema tras otro mostraban el mal criterio a la hora de la compra que hice hace dos años, poco a poco iba tirando, pero llegó el momento de reconocer la verdad, necesitaba un trípode nuevo. Como el problema más crítico era la rótula, comencé el cambio por ella. La idea es ir comprando las cosas poco a poco, para que el desembolso económico sea escalado durante este año. Más que nada por qué ahora quiero algo que aguante durante muchos años mi ritmo fotográfico, y eso, no sale barato.

Rótula Arca-Swiss Z1

Dando vueltas por internet, mirando análisis, foros, etc. ya había una clara candidata, la la Arca Swiss Monoball Z1. Hubo otras pretendientes por el camino, Really Right Stuff BH-55 fue una de ellas, pero teniendo en cuenta que había que pagar aduanas, a parte de que cualquier reparación significa mandarla a Estados Unidos, rápidamente quedó descartada. Estuve también tonteando con la idea de comprar una Arca Swiss D4m. En este caso, lo que me echó para atrás, a parte de que el precio es el doble que el de su hermana, es que también pesa significativamente más, mi espalda iba a resentir esas excursiones montañeras que últimamente hago.

Rótula Arca-Swiss Z1

A pesa de que Arca Swiss no es una compañía muy conocida en España, su reputación como una de las mejores fabricantes mundiales de rótulas de trípode y cámaras técnicas es ampliamente conocida entre fotógrafos de naturaleza y arquitectura. Tal vez tanto, que curiosamente en este mundo digital, esta compañía todavía no tiene página web, lo cual realmente dificulta un poco conocer las características de sus productos.

La Arca Swiss Monoball Z1 es sustituta la veterana Arca Swiss Monoball B1, modelo referente de las rótulas de bola durante muchos años. Con un peso de solo 680 gramos puede aguantar hasta 55,3 Kg (no es que le vayas a poner una cámara tan pesada encima, ni vayas a comprobar que realmente puede con lo que dice el fabricante, pero te aseguras que realmente va a aguantar tú cámara sin problemas). Una de sus características más llamativas es que su bola realmente no es esférica sino elíptica, haciendo que cuando inclinas la cámara hacia adelante, atrás o los lados, teniendo cada vez más peso fuera del eje principal del trípode, la rótula automáticamente se endurece para compensar los efectos de la gravedad, consiguiendo que los ajustes de la posición de la cámara sean lo más suaves posibles. Que yo sepa, ninguna otro rótula de bola posee esta característica.

Rótula Arca-Swiss Z1

Los controles de la z1 son en sí bastante simples. Tiene una rueda principal para ajustar fijar o aflojar la bola. Está graduada de 0 a 12, siendo 12 la posición dónde en teoría es imposible mover la bola (desde luego haciendo fuerza con las manos yo no lo consigo, después de todo en teoría en esa posición es capaz de aguantar 53 Kg). En mi caso particular, con mi Canon 5D Mark II con una lente Canon EF 70-200mm f/4L IS USM (la combinación más pesada que tengo), más allá de la posición 5 se queda fija como una piedra. Sin aflojar del todo la rueda nos permite hacer pequeño movimientos de corrección de encuadre sin mucha dificultad. Hay que indicar que cuando apretamos la rosca para fijar la cámara, al contrario que lo que pasaba con mi antigua rótula, el encuadre no se mueve lo más mínimo, haciendo que este proceso sea al mismo tiempo lo más rápido y preciso posible.

La propia rueda de ajuste de la dureza posee otra rueda más pequeña que nos permite ajustar la dureza mínima, ideal si tenemos una lente muy pesada encima y no queremos que al aflojar la rótula el propio peso de la lente haga que se mueva con demasiada brusquedad. Particularmente no me he molestado en ajustar esto, es fácil notar cuando la bola empieza a soltarse. Por último, tiene una pequeña palanca en la base de rótula que nos permite hacer que esta gire 360 grados sobre sí misma, ideal para hacer panorámicas. La base está marcada en una escala de 5 grados para hacerte de guía en dicho proceso, aunque a mí realmente no es que se me antoje muy práctico.

Rótula Arca-Swiss Z1

Lo que sí me costó un poco decidirme es el tipo de enganche de zapata. Obviamente, usa zapatas del tipo Arca Swiss, de las cuales hay una gran cantidad de fabricantes (hablaré de esto en futuros artículos). Básicamente se podrían resumir las opciones en dos, tipo quick-lock (cierre rápido), o de tornillo. Por lo que leí en diversos foros, las de cierre rápido tienen dos deventajas, primero, que tienen mayor tendencia a estropearse con el largo del tiempo, y segundo, es que necesitan ser ajustadas en caso de que uses zapatas de diferentes fabricantes. A pesar que incluyen una rosca especialmente diseñada para eso, me parecía un auténtico coñazo. Así que al final opté con ciertas reservas por al opción de tornillo, y la verdad es que estoy contento con ella.

Canon 40D sobre Rótula Arca-Swiss Z1

No todo iba a ser positivo, esta rótula presenta un par de puntos negativos. De entrada, el nivel que hay sobre el enganche de la zapata me parece completamente inútil, una vez puesta la cámara encima, resulta difícil verlo con claridad. Mi vieja rótula Manfrotto la verdad es que resultaba más cómoda en cuanto ese aspecto. Por otro lado, la rótula presenta solamente una hendidura lateral, con lo cual, si queremos sacar fotos en posición vertical es un pelín más incómodo, otras marcas suelen poner dos hendiduras, haciendo la vida del fotógrafo más fácil (sobre este pequeño problema ya hablaré en un futuro artículo).

Auga verde nas Furnas

Verde auga nas Furnas [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 70-200f4L IS USM. Filtros: Polarizador Heliopan. Exposición: ISO100, f10 y 13 seg. Toma sacada con trípode (Rótula Arca-Swiss Z1), disparador remoto, y espejo levantado.]. © David García Pérez 2011.

Teniendo en cuenta el precio que tiene la rótula, espero que la inversión me salga buena a la larga, el antiguo modelo, la Arca-Swiss B1 sigue siendo usada por fotógrafos profesionales de todo el mundo, durante años y años, esperemos que la Z1 también de los mismos resultados.

Problemas con el trípode

Cuando empecé a interesarme por la fotografía, uno de los componentes que no le presté mucha atención a la hora de comprarlo fue el trípode. El primer trípode que compré era completamente inadecuado para mí cámara, el porcentaje de fotos movidas por su culpa era increíblemente alto, aunque por supuesto, yo le echaba la culpa o a mí cámara, o a mí lente, o mí mismo. ¡Iluso de mí! Pero un día, acompañando a mí hermano a comprarse un trípode nuevo para él, acabó pasando lo que tenía que pasar, yo allí viendo como mi hermano escogía rótula y trípode empecé a tener esa sensación de culo veo, culo quiero, y me acabé comprando otro para mí.

Puesta de Sol en Bardenas Reales

Puesta de sol en Bardenas Reales [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 70-200f4 IS. Filtro: Hoya Polarizador HD. Exposición: ISO100, f16 y 0.3 seg. Toma sacada con trípode, disparador remoto, y espejo levantado.] © 2011 David García Pérez.

El cambio lo noté al momento. La mejora en nitidez de mis imágenes sacadas con trípode se incrementó notablemente. Fue como una pequeña revelación. La calidad técnica de mis imágenes mejoró de forma considerable y mi fotografía en general también. Hay muchas personas que odian los trípodes, pero a mí me encantan, me fuerzan a ir más lento. Me fuerzan a pensar el encuadre. El hecho que realmente lleve tiempo colocar el trípode en posición y encuadrar después la imagen me ayuda a pensar si realmente la fotografía que quiero tomar merece la pena. Aunque bueno, muchas veces me pasa que cuando está todo listo y estoy a punto de pulsar el disparador, veo otro encuadre mejor que en mi mente dará mejores resultados que el anterior.

Pero mi idilio solamente duró 2 años. El trípode comprado no ha aguantado mi ritmo, y eso que yo solamente voy hacer fotografía los fines de semana y en vacaciones, vamos cuando mi trabajo del día a día me lo permite. El primer problema lo noté a principios de este año. Las patas del trípode empezaron a fallar, extender el primer tramo de las mismas requiere bastante fuerza. Las desmonté, las limpié lo mejor que pude pero aún así el rozamiento entre los tubos que conforman las patas hace que sea complicado extenderlas. Esto es una incomodidad al principio de cualquier sesión fotográfica, de un minuto, que no afecta a la calidad de las fotos, por lo que por el momento sigo tirando con ellas. Aunque en mi cabeza ya tengo escogidas el modelo que las sustituirá.

Pero los problemas de verdad empezaron con mí rótula Mafrotto 322RC2. A principios de Octubre me acerqué hasta el Parque Natural de Ordesa – Monte Perdido, madrugón por la mañana para pillar la primera luz del día, caminata a oscuras, encuentro un encuadre, monto la cámara en el trípode, y veo como la rótula no da aguantado el peso de la misma, comenzando a inclinarse hacia un lado, haciendo imposible sacar ninguna foto. Mañana para disfrutar del paisaje con mis propios ojos y mí cámara a la espalda.

Una vez en casa, una búsqueda rápida por internet averiguo que hay un tornillo en la rótula que se puede aflojar y que requiere ser apretado pasado cierto tiempo. Pero la pobre nunca volvió ser la misma, no doy encontrado el punto donde ese tornillo o está muy apretado, haciendo que sea muy difícil mover la rótula para encontrar el encuadre que quiero, o está muy flojo haciendo que la rótula no sea capaz de aguantar el peso de la cámara.

Problemas de estabilidad del trípode

Como se puede apreciar en al captura, la imagen de la derecha ha perdido gran detalle en las texturas de la loma de la montaña, en comparación con la imagen de la derecha. Ambas imágenes fueron sacadas en ambas condiciones y reveladas igual.

Más o menos fui tirando poco a poco hasta que cambié de cámara a principios de Noviembre. No estoy muy seguro si mi rótula ya ha dicho basta, o si al tener una cámara con un sensor de el doble de resolución, problemas que ya estaban ahí se acentúan más. Cada vez que hago fotos con mi Canon 70-200f4 IS, tengo que dejar reposar la cámara antes de disparar, y si hace un poco de viento, esperar a que el viento se calme. Ahora mismo conecto un disparador remoto a mi 5D Mark II, enfoco manualmente con liveview, y dejo el liveview a zoon 10x, me fijo en la pantalla y cuando la imagen está estática saco la foto. Es la única forma que he encontrado de asegurarme resultados óptimos en estas condiciones.

Ahora mismo estoy en camino de solucionar este problema, que por desgracia para mí cartera pasa por el cambio completo de trípode. Aunque por el momento solamente me he comprado una rótula Arca Swiss Z1 y más adelante ya cambiaré el trípode en sí. En mi cabeza está el extra caro Gitzo Systematic 3451, aunque no corre tanta prisa como él otro cambio, así que será algo que deje para el futuro. El objetivo final es conseguir tener un trípode que espero que me dure años, y años, y años.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies