cantabria

Sin que se entere mi amigo Manel, que después me dice que el que trae mala suerte con el tiempo soy yo. Hace ya un par de años me acerqué hasta la Costa Quebrada en Cantabria. La idea era fotografiar su caprichosa costa que nunca me deja de maravillar.

Esta tarde en concreto decidí quedarme en la playa de Valdearenas. Un gran arenal muy solicitado por surfistas, donde las olas abiertas del Cantábrico caen con toda su fuerza.

Aunque al principio aún tenía algo de esperanza de la puesta de sol me permitiese ver algún color en el cielo, poco a poco me di cuenta de lo que yo confiaba como una ligera capa de nubes en el horizonte era más gorda de lo que parecía. De todas formas este ambiente frío de atardecer me estaba gustando y decidí intentar plasmarlo en mis fotos.

Poco a poco caminando hacia el final de la playa me encontré con otro fotógrafo. Estaba a la derecha de las piedras estas de primer plano. Como usar un angular me iba a salir en mi foto, decidí montar el 70–200 y comprimir un poco las cosas. Esto me ayudó a ver este encuadre que es una foto que personalmente me gusta mucho.

Atardecer en Costa Quebrada

Atardecer en Costa Quebrada [Canon 5D Mark II con Canon 70-200f4 IS L. Foto sacada a ISO100, f16 y 5 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Llevo dos artículos sobre los beneficios de un filtro polarizador a la hora de sacar algunos tipos concretos de fotografías (fuera del mundo de la fotografía de la naturaleza puede que su uso no interese lo más mínimo). Pero obviamente también existen desventajas, que hay que tener en cuenta a la hora de fotografiar:

  • Es un elemento más delante de tu sensor – Te gastas un montón de dinero en las mejores lentes que tu cartera te permite, para después ponerle delante de la misma un polarizador que te costó 10 euros. Pues va a ser que tu polarizador haga que todo el dinero gastado en la lente no valga para nada. El polarizador es otro elemento óptico delante del sensor, y la imagen final que produzca la cámara será tan buena como la del elemento con la peor calidad que pongas delante de ella.
  • Impide el paso de luz – Al poner una polarizador delante de la lente observarás como el indicador de tiempo de exposición te dice que necesitas más tiempo de exposición para hacer la misma foto, en las mismas condiciones de luz, a no tener un polarizador delante de la lente. Mi mejor polarizador que uso casi el 99% del tiempo a la hora de realizar fotos de paisaje quita dos pasos de luz. Esto quiere decir, que si antes de poner el polarizador delante de la lente necesito 1/60 segundos de exposición para hacer la foto, al poner el polarizador delante este tiempo se expande a 1/15 segundos. Si estamos disparando a mano, sin trípode, esto puede significar la diferencia entre que una foto salga movida o no. Por esto motivo muchos fotógrafos prefieren la gama de polarizadores LB de Singh-Ray, que quitan solamente 0.7 pasos de luz, aunque su precio los hacen prohibitivos para muchos de nosotros.
  • Puede crear destellos – Al poner una superficie de cristal delante de la lente, la luz al pasar a través de ambos elementos puede reflejarse entre los mismos provocando lo que se conoce como destellos. Algunas marcas de polarizadores incorporan varias capas de revestimiento sobre los mismos para precisamente evitar este tipo de problemas.
  • Es otro parámetro más a ajustar mientras sacas la foto – Si te parecía complicado tener que prestar atención al tiempo de exposición, iso, apertura, enfoque… mientras sacabas la foto, ahora tienes un factor más a tener en cuenta. Si mueves la cámara tendrás que volver a reajustar el polarizador para conseguir el efecto deseado.
  • En angulares puede provocar desuniformidades – Uno de los problemas más conocido de los polarizadores es a la hora de usarlos con lentes angulares, en particular si fotografiamos cielos, el polarizador puede provocar que una zona del cielo sea mucho más brillante que otra zona. Este es un efecto de amor odio entre muchos fotógrafos, algunos les encanta, otros lo odian. La imagen que cierra este artículo se puede apreciar claramente este fenómeno.

Liencres . © 2010 David García Pérez

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies