espejo

Hace unos 6 meses había publicado un vídeo sobre las diferencias entre cámaras réflex y mirrorless ó sin espejo. Este vídeo con la salida de la Sony a9 (enlace a Amazon para la cámara cuando esté disponible) al mercado ha cambiado un pelín la historia de que el blackout era un problema en las mirrorless con respecto a las réflex, en el vídeo os lo comento con más detalle:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Ya en su momento hablé de las ventajas de levantar el espejo cuando disparamos en trípode sin entrar en mucho detalle de por qué esto era debido. Hace casi ya un mes en un curso fotográfico de Iñaki Relanzón para MontsantFoto me acordé de que podía tratar este tema en un poco más de profundidad, aunque solamente se trate de un par de párrafos más y una gráfica.

O Roncudo despidese do Sol

O Roncudo despidese do Sol, © David García Pérez 2012.

La mayor parte de las cámaras reflex para poder mirar a través del visor óptico contienen un espejo. Este espejo se coloca entre el sensor y la lente, permitiendo que la luz que entra por esta última ser desviada hasta el visor. Cuando pulsamos el disparador, este espejo se aparta del medio para dejar que la luz pueda llegar hasta nuestro sensor. Ese movimiento que se hace muy rápidamente puede provocar vibraciones que se transmitan a través de todo el cuerpo de la cámara pudiendo resultar en una foto movida (si tenemos el liveview de la cámara activado, este espejo ya está levantado).

La perdida de calidad a través de las vibraciones que pueda introducir el levantamiento del espejo a la hora de hacer la foto dependerá de la velocidad a la que estemos disparando y también de nuestra cámara. Dependiendo de la cámara esta vibración durará más o menso, tal como demuestra el caso hipotético mostrado en la siguiente gráfica.

Vibración introducida por el espejo de una cámara reflex

Ejemplo hipotético donde el levantamiento del espejo introduciría vibraciones significativas las primers décimas de segundo de la toma.

Así como regla a tomar con precaución podemos decir que la vibración del espejo afecta más a las zonas intermedias (si estamos disparando con trípode), para velocidades altas como puede ser 1/500 segundo, la foto ya está hecha antes de que la vibración del espejo pueda influenciar el resultado. Para velocidades muy largas, como 30 segundos, la vibración que pueda introducir el espejo al principio de la toma es insignificante. Pero para velocidades como 1/10 dependiendo en una cámara reflex de 35 mm actual, puede hacer que nuestra foto sea solamente vibración. Pero como digo, esto depende de la cámara, la antigua cámara de medio formato Pentax 67 tenías que dejarla más de 15 segundos reposar después de levantar el espejo para que las vibraciones introducidas por este no afectasen a la imagen final.

Nota: Por reflex entendemos aquellas cámaras que a través de un visor nos permiten ver la imagen que entra por la lente de nuestra cámara. Pero curiosamente con el paso del tiempo y el avance de la tecnología esto no involucra que la cámara tenga un espejo. Si obviamos las cámaras con visor electrónico, donde la imagen capturada por el sensor es mostrada a través de una pequeña pantalla situada en el visor, con lo cual no hace falta ni pentaprisma ni espejo por el medio (esto ayuda a fabricar cuerpos más compactos), tenemos el caso de Sony con su tecnología de espejo traslucido, donde el espejo es fijo y deja pasar al mismo tiempo luz hasta el sensor y al visor óptico.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

A pesar de que últimamente estoy teniendo unos problemas con mi trípode (de esto ya hablaré en otra entrada) lo sigo considerando como una herramienta esencial en mi fotografía. No debería sorprender a nadie que lo que a mí realmente me interesa es la fotografía de paisaje, y en este tipo de fotografía el trípode es una herramienta imprescindible para conseguir la imagen más perfecta posible. Y mientras algunos consideran que el uso del trípode es un coñazo, personalmente me encanta que me fuerce a ir más despacio a la hora de fotografiar, obligándome a pensar mucho más la composición.

Cabezo de Castildetierra - Bardenas Reales

Cabezo de Castildetierra – Bardenas Reales [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 17-40Lf4. Filtros: Polarizador Heliopan y Lee Bigstopper. Exposición: ISO100, f16 y 120 seg. Toma sacada con trípode, disparador remoto, y espejo levantado.] © 2011 David García Pérez.

Pero si usamos una cámara reflex tenemos que tener en cuenta el espejo a la hora de usar un trípode (a excepción de las últimas Sony con su espejo semitransparente que no se mueve, y hablando de estas cosas, aquellos que usen cámaras no reflex, vamos, que no lleven espejo, como pueden ser las micro cuatro tercios, pueden dejar de leer aquí, este artículo no les interesa para nada).

Inventadas a finales del siglo XIX y comercializadas de forma masiva a mediados del siglo pasado, las cámaras reflex dan una ventaja única al fotógrafo, lo que ve a través del visor era exactamente lo que se ve a través de la lente y lo que verá nuestro sensor digital o película fotográfica. Para ello, se emplea un espejo que, al estilo de un periscopio, redirige la luz que entra por la lente hasta el visor. En el momento que pulsamos el disparador, ese espejo se desplaza hacia arriba para dejar que la luz incida sobre el sensor o película.

Y ahí tenemos el principal problema. Ese desplazamiento del espejo a la hora de pulsar el disparador, aunque lo hagamos a través de un disparador remoto, hace que se introduzcan vibraciones que se reflejarán en una foto mucho menos nítida de lo deseado, cuando disparamos con la cámara colocada en un trípode. Este es un problema bien conocido, por lo que las cámaras vienen con una función que nos permite levantar el espejo antes de realizar cualquier foto (todos los usuarios de Canon odiamos lo complicado que resulta activar la opción de levantar el espejo antes de cada disparo, menos mal que ahora tenemos LiveView que permite levantar el espejo de una forma fácil).. La idea es la siguiente, disparas, el espejo se levanta, dejas un tiempo a que todo se estabilice, pulsas el disparador de nuevo (usando un disparador remoto), y la cámara toma la foto.

¿Y compensa? Como ya he dicho en otros artículos anteriores, lo bueno de la fotografía digital es que nos permite de forma económica hacer una serie de pruebas y ver los resultados al momento. Digo barato por que no tenemos que pagar los costes de carrete y revelado. Y aquí tenéis mis pruebas que hice en Cap de Creus (por favor, ignorar lo horrible de la foto). Para ello empleé mi cámara Canon 5D Mark II montada con mi lente Canon 70-200f4L IS USM, ambos puestos sobre mi trípode y esperando que en cada toma no hiciese viento. Las fotos fueron importadas con Adobe Lightroom aplicando los valores de revelado por defecto.

Cap de Creus - Imagen original para el test de levantamiento de espejo y trípode

Faro Cap de Creus – Foto original [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 70-200Lf4 IS USM. Filtros: Polarizador Hoya HD. Exposición: ISO100, f8 y 1/125 seg. Toma sacada con trípode y disparador remoto.] © 2011 David García Pérez.

Y ahora si hacemos zoom al 100% y comparamos, es fácil ver que toma da los mejores resultados.

Izquierda - Espejo levantado is off - Derecha - Espejo no levantado IS off

Izquierda – Imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador desactivado. Derecha – Imagen tomada con el espejo no levantado y el estabilizador desactivado.

Izquierda - Espejo levantado is off - Derecha - Espejo no levantado IS ON

Izquierda – Imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador desactivado. Derecha – Imagen tomada con el espejo no levantado y el estabilizador activado.

Izquierda - Espejo levantado IS OFF - Derecha - Espejo levantado IS ON

Izquierda – Imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador desactivado. Derecha – Imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador activado.

A simple vista queda claro que la imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador desactivado es la más nítida de todas. Hay que tener en cuenta que esta prueba fue hecha con la lente Canon 70-200f4L IS USM, una lente de gran calidad óptica pero cuyo diseño ya tiene sus añitos encima, sobretodo en cuanto al estabilizador. Según he leído, diseños de estabilizadores más modernos detectan perfectamente que están sobre trípode y no causan los problemas que se pueden observar en el tercer ejemplo, donde la imagen no sale tan nítida por que el estabilizador intento estabilizar algo que no se movía. Como no tengo ninguna de esas lentes en mi poder o acceso a ellas, no puedo comprobar o no si eso es cierto. Pero bueno, si es vuestro caso, ya veis que no es una prueba muy complicada de realizar.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies