flujo

Ya he comentado el porqué hay que derechear el histograma desde un punto de vista técnico, las ventajas que esto conlleva en cuanto a ruido, y cuando resulta o no conveniente usarlo. Ahora toca explicar como empleo yo esta técnica. Y la palabra clave de la frase anterior es yo. A mí me encanta la fotografía de paisaje, cojo el coche, busco un paisaje, espero a que la luz sea buena (o creo que es la buena), tranquilamente pongo el trípode, busco el encuadre, y tengo todo el tiempo del mundo para ajustar el histograma. Incluso en una salida/puesta de sol tienes varios segundos para cambiar la exposición sin que la luz cambie significativamente. Tiempo más que de sobra para derechear el histograma. Básicamente mi técnica se puede describir en el siguiente diagrama:

Flujo de trabajo a la hora de derechear el histograma

Diagrama que empleo a la hora de derechear el histograma.

En detalle, cada uno de los pasos:

  1. Componer – Ninguna foto va a ser buena sin una buena composición, de nada vale tener un histograma perfecto de un sujeto poco interesante. Una vez tengo mi escena compuesta, ya sea mirando por el visor o usando el LiveView de la cámara, llega el momento de ajustar el histograma (en este paso también entraría enfocar y demás…).
  2. LiveView – Hoy en día casi todas las cámaras digitales permiten ver el histograma en vivo a través de la función de LiveView. Una vez tenemos seleccionada nuestra apertura, toca ajustar el histograma, moviendo el control de tiempo de exposición. Incrementando el tiempo el histograma estará más a la derecha, si disminuimos el tiempo, más a la izquierda. Cuando lo tengamos lo más a la derecha posible, sin quemar nada ya podemos sacar la foto.
  3. Sacamos la foto – Pues eso…
  4. Comprobar histograma – Revisamos el histograma de la foto tomada en pantalla, básicamente aquí comprobamos si la cámara nos estaba mintiendo en su cálculo estimado del histograma en LiveView. Para esto también resulta de ayuda tener el aviso de zonas quemadas en la imagen, que suelen representarse por píxeles parpadeantes cuando la cámara nos muestra la imagen. Entonces si vemos que hemos quemado demasiado la imagen, bajamos el tiempo de exposición y volvemos al punto 2. Sí vemos que todavía queda margen para aproximar el histograma más a la derecha, pues incrementamos el tiempo de exposición y volvemos al paso 2. Si el histograma está perfecto, continuamos con el paso siguiente.
  5. Siguiente foto – Listo, ya tenemos una foto hecha, si la luz y los sujetos siguen dando oportunidades, a repetir el ciclo con otro encuadre.

Otros autores ofrecen otras técnicas, sobretodo técnicas más rápidas para otro estilo de fotografía. No las comento aquí no por que no las considere óptimas, sino básicamente por qué no las controlo, y ya me paso demasiado de listo.

Categorías Técnica

{ 8 comentarios }

RAW vs JPEG

Creo que sobre el tema de disparar RAW versus JPEG debe haber sido tratado en internet y en libros millones de veces. Pero con la excusa de completar lo máximo posible la información que doy en este blog, ahora me toca a mí. No esperéis nada novedoso sí ya habéis leído esta información en otros sitios. Y después de confesar que probablemente no sea nada original, empecemos con los tipicazos: “Un RAW es el equivalente digital a un negativo o diapositiva en la época de película fotográfica.”

Pero antes de comentar la ventajas del RAW, veamos sus desventajas:

  • Una fotografía en RAW en cualquier cámara digital ocupa mucho más que el equivalente JPEG, con lo cual en una tarjeta de memoria os entraran menos fotos.
  • Al ocupar más también tardan más en copiarse desde la cámara a la tarjeta de memoria, lo cual puede ser un impedimento para algunas cámaras a la hora de conseguir altas velocidades de disparo.
  • Las imágenes RAW que salen de vuestra cámara requieren post-procesado (tener cuidado aquí, si usáis el software del fabricante de la cámara probablemente os apliqué de forma automática y sin vuestro conocimiento varios post-procesados a vuestras fotos), con lo cual no valen para ser enviadas de forma automática a un cliente.
  • Y, aunque quisiésemos enviárselas de forma automática a un cliente, este tiene una alta probabilidad de que no las pueda abrir.

Entonces, después de todo lo expuesto, ¿Por qué disparar en RAW? Pues que desde mi punto de vista las ventajas que ofrece son mucho mayores que las desventajas. Y las ventajas son las siguientes:

  • Ya había comentado en mi primer artículo sobre sensores digitales cómo ve el color una cámara digital moderna (en el ~95% de los casos). Cuando digo que un RAW contiene la información tal como el sensor la capturó, precisamente quiero decir que la mantiene tal y como está ilustrada en el artículo que os acabo de citar, sin aplicar ningún proceso de demosaicing. ¿Y cual es la ventaja de esto? pues básicamente que los algoritmos de demosaicing pueden ser mucho mejores cuanto más potencia de cálculo tenemos. Un ordenador siempre hará mejor este cálculo que la propia cámara, dando lugar a una imagen de mayor calidad.

    Por otro lado, estos algoritmos mejoran con el tiempo, sino, simplemente comparar un RAW recién abierto en Adobe Photoshop Lightroom en su versión 2 con la misma imagen abierta en la versión 3 del programa.

  • Los RAW van comprimidos, pero es una compresión sin pérdida con respecto a la compresión con perdida de un JPEG. ¿Qué quiero decir con esto? Lo JPEG usan unos algoritmos de compresión basados entre otras cosas en como nuestro sistema visual funciona. Para conseguir imágenes más pequeñas, lo que hacen es desechar información que nuestro ojo y cerebro da poco relevancia, o que si no está, va a echar menos de menos que si hubiese borrado otras cosas de la imagen.
  • Aún no he comentado por este blog lo que es el balance de blancos, pero digamos que en RAW eso es irrelevante, una vez estemos en procesando el RAW del ordenador podremos ajustar el balance de blancos sin ninguna pérdida en la calidad de imagen. Sin embargo, en JPEG, durante el proceso de conversión de RAW a JPEG en la cámara, esta fija el balance de blancos, cualquier cambio a posteriori en la foto del mismo involucra una perdida de calidad de la misma.
  • Mientras que un JPEG tiene 8 bits (es decir, puede guardar 8 bits de información por cada canal de color, lo cual se traduce en 256 niveles de azul, y otros tantos para verde y rojo, básicamente cuanto más bits mejor, por que más colores y niveles de gris va a ser capaz de tener nuestra imagen) un RAW dependiendo de la cámara puede tener entre 10 bits a 16 bits, lo cual nos permite almacenar mucha más información, que se traduce en mejor calidad de imagen.
  • Y por último, mejor detalle en la imagen. Como he dicho en el procesado de la imagen de las Cíes, a toda imagen es necesario hacer un ajuste de entrada del detalle. Esto es debido a que una cámara digital cuando convierte una imagen a JPEG hace este proceso de forma automática. El RAW necesita un detallado de entrada, y aquí, al hacerlo nosotros, con mayor potencia de cálculo, podemos obtener resultados mejores, sobretodo por que este procesado va a depender de la imagen y así es más fácil personalizarlo para cada una de ellas.

Más información sobre el tema:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies