libro

Ansel Adams es probablemente uno de los nombres más famosos en fotografía de paisaje, sino el que más. Este libro póstumo recopila 400 de sus más representativas fotografías. Es una colección que intenta recoger distintos periodos del autor, desde sus comienzos a sus fotografías en sus últimos años de vida.

En este vídeo podéis ver mi reseña del libro, pero creo que se me ha quedado más en un tema biográfico que la reseña del libro en sí:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

He tenido el placer de conocer a Xavier Manrique este verano, mientras viajaba por tierras escocesas. Poco después me enteré que había publicado un libro, una pequeña tirada auto editada, la cual tuve la oportunidad de comprar durante la veinteava edición del Montphoto.

Encisos i Guspires

El libro se compone de 50 fotografías seleccionadas del trabajo de los últimos años del autor. Son básicamente fotografías de paisaje, pero no os penséis en fotografías solamente de amaneceres y atardeceres. Xavier Manrique demuestra una capacidad para definir un estilo propio en sus fotos, muchas de ellas marcadas con un toque intimista que sacan belleza donde solamente debía haber un paisaje que a ojos de muchos sería soso. No por nada, el autor indica que una de sus influencias es Michael Kenna.

Los lugares mostrados en las fotografías son principalmente de Cataluña y vienen acompañados de un pequeño texto (en catalán) que da una breve explicación de la misma. Pero no esperéis una explicación técnica. Es una explicación de lo que quería transmitir el autor con la foto, de lo que él está viendo cuando la fotografió o la editó a posteriori.

El título del libro es tal vez una explicación perfecta de lo que nos podemos encontrar en él. De palabras del propio autor:

El título elegido quiere crear una simbiosis entre los dos conceptos. Los “encisos” (hechizos), más tranquilos y serenos dan la pausa y buscan la reflexión; las “guspires” (chispas), más eléctricas, nos conducen a los instintos más primarios y buscan el placer de lo más efímero.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Tal vez, lo primero que hay que aclarar de esta guía, es que realmente no es una guía de localizaciones de interés fotográfico de Escocia como su portada a simple vista podría indicar. Realmente la autora se centra en tres regiones y sus alrededores: Skye, Glen Coe y The Trossachs. Pero todo hay que decirlo, es mi impresión que esas tres zonas las describe en gran detalle.

Eilean Donan

Eilean Donan Castle [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Panorámica de 13 fotos sacadas a IS0100, f11 y 20 segundos de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2013.

Ellen Bowness creó hace unos años la editorial Long Valley Books para crear pequeñas guías de localizaciones fotográficas para ayudar a fotógrafos y fotógrafas a moverse por diversas zonas de interés paisajístico y maximizar sus oportunidades de volver con buenas fotografías de una zona. Por el momento los libros publicados están centrados en el Reino Unido y, en concreto, este libro de Escocia es el único que he visto de esta autora.

The Photographers Guide to Scotland - Skye, Glen Coe & The Trossachs

El formato de la guía es bastante cómodo para llevar encima con uno. Con un tamaño de casi 20×13 cm y poco más de 120 páginas, la verdad es que entra perfectamente en cualquier mochila fotográfica o en un bolsillo grande de una chaqueta o chaleco.

La guía en sí está dividida en 4 grandes secciones y después varias pequeñas secciones que detallo más adelante. Estas cuatro secciones nos detallan 50 localizaciones de la Isla de Skye, Glen Coe y alrededores y la zona de The Trossachs. A parte, también da localizaciones del camino que hay entre Glen Coe y la Isla de Skye. Cada una de estas secciones está compuesto de un mapa general de la zona, y después mapas detallados con cada una de las localizaciones para que sean fácilmente de localizar. Desde donde podemos aparcar el coche hasta como caminar a la zona. Cada una de las localizaciones viene después con alguna foto de lo que nos podemos encontrar en la zona (las fotos no son todas de la autora de la guía, en las páginas finales de la misma vienen los créditos). Después una pequeña descripción en texto de donde aparcar y como llegar a la zona, para por último darnos unas referencias grid de donde se encuentra el parking y la localización.

Una pequeña nota antes de continuar. The National Grid es un sistema de coordenadas desarrollado por los militares del Reino Unido a principios del siglo pasado para georeferenciar cualquier sitio de las islas británicas. Los mapas más famosos que emplean allí, los de la casa Ordnance Survey lo emplean y son los que principalmente usa la gente allí para localizar algo. Si lleváis un GPS con vosotros, lo más fácil es meter dichas referencias grid en una página como esta para poder convertirlas a latitud y longitud. Sistema de coordenadas a los cuales estamos nosotros más acostumbrados.

De las zonas que detalla la guía, personalmente solo he estado en Glen Coe y La Isla de Skye. Creo que están detalladas de sobra para que una persona que viaje a la zona pueda pasar varios días por allí con sitios de sobra donde hacer fotos y sin tener que repetir. A partir de ahí, ya debería ser cada uno el que tendría que ir intentando localizar esquinas nuevas que no aparezcan en el libro.

Al final de la guía tenemos localizaciones extra, que no vienen detalladas con mapas o fotos, pero si viene referenciadas para su fácil localización. A parte incluye información típica como horas de salida y puesta de sol para diferentes épocas del año, ropa recomendable, información sobre los temidos midges, tabla de localizaciones con tiempos medios que se tarda en llegar de la misma desde que aparcamos el coche, etc.

La verdad es que la guía me ha dado una buena impresión y creo que se puede recomendar a cualquiera que quiera visitar la zona por primera vez sin conocer mucho de la misma.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

A mediados del mes de Mayo, aprovechando un viaje de trabajo, tuve la oportunidad de pasar unos pocos días fotografiando por el Distrito de los Lagos ó The Lake District, una zona rural del noroeste de Inglaterra, en concreto un poco más al norte de Manchester, que si seguís algún fotógrafo británico, es una de las zonas que más suelen ir a fotografiar.

Blea Tarn

Blea Tarn [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Toma sacada a IS0100, f11 y 5 exposiciones de 1/30, 1/60, 1/125, 1/250, 1/500 de segundo para montar un HDR con Lightroom. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

La verdad en mi mente estaba pensando en un paraje más rural del que me encontré. Era mayo, no precisamente un mes de vacaciones, pero la zona de estrechas carreteras estaba más que llena de turistas. No sé si eso afectó un poco mis impresiones del sitio. O tal vez el hecho de que las nubes que veis en la foto de arriba fueron casi todas las nubes que vi en 4 días… ¿no se suponía que en Inglaterra siempre llovía? ¡Así no hay quién pille impresionantes colores de amanecer o puesta de sol!

Dejemos mis lloros de lado y centrémonos en lo que va el artículo, el libro de Stuart Homes: Photographing – The Lake District:

Photographing - The Lake District

Con el pequeño párrafo sobre mis impresiones de la zona, os quería dejar claro que tal vez esto esté también afectando mi impresión sobre el libro. Desde luego me ha dejado un pequeño sabor de boca algo agridulce.

Estamos ante más de 300 páginas de libro donde divide la región en 7 zonas por simple criterio de proximidad física (aunque no quiera decir en distancia conduciendo, dado que muchas veces hay que bordear bastantes lagos y valles para ir de una a otra). Para cada zona, la verdad es que detalla como unas 10 a 15 localizaciones. Y ahí viene el principal problema de al guía. Para llevarte a cada una de estas localizaciones el autor no incluye coordenadas ni nada. Sencillamente te indica la cuadrícula en los mapas de la casa Ordnance Survey, muy usada por fotógrafos/as en la zona, y unas indicaciones de que giros tienes que dar en cada carretera. Y digamos que las indicaciones algunas veces son vagas. Vamos a ver, si vas a dar indicaciones, da las coordenadas GPS y la gente lo tiene más fácil.

El resto del libro en sí está bien. Bueno, tiene al final como unas 20 páginas de “técnicas fotográficas”, que en este tipo de libros siempre considero que sobran un poco. Da información histórica o natural del lugar y de cada una de las localizaciones. También sugiere diferentes vistas que el autor considera oportunas para fotografiar dicha zona.

Si vais a visitar la zona, no es mala guía, sencillamente tiene algunos peros.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Si no se me puede dejar solo por internet, mirando libros fotográficos de Escocia por Amazon, terminé encontrando un oferta del libro The National Trust – Coast de segunda mano, por solo dos libras. No podía dejar de pasar de largo el trabajo de tres referencias actuales de la fotografía de paisaje británica: Joe Cornish, Paul Wakefield y David Noton.

Portada: The National Trust - Coast

The National Trust nació hace más de 100 años en el Reino Unido para ayudar a conservar zonas históricas o de alto interés ecológico o paisajístico. En este libro se muestra fotos sacadas a finales del siglo pasado por tres de los más famosos fotógrafos británicos: Joe Cornish, Paul Wakefield y David Noton, centrados en las zonas costeras que la fundación está ayudando a conservar por su interés natural. Hay que indicar que solamente incluyen la costa de Inglaterra, Gales y Irlanda del Norte. La costa Escocesa no está presenta en estas fotografías, dado que la fundación encargada de proteger el patrimonio escocés es la National Trust of Scotland.

The National Trust - Coast

Después una introducción de Libby Purves, entramos de lleno en más de 100 páginas de fotografías de los 3 autores. Todo el trabajo presentado fue tomado a finales del siglo pasado, en cámaras de medio formato y principalmente en película como la Fuji Velvia o Provia. También hay que tener en cuenta que muchas de las fotografías, aunque con toques artísticos, también eran simplemente documentales, para poder cumplimentar con detalle el documento gráfico de cada una de las zonas.

Un interesante documento gráfico que vuelve a constatar la belleza de la costa de estas islas. Una referencia interesante para cualquiera que tenga oportunidad de acercase a ellas y perderse unos días intentando resaltar dicha belleza en fotografías.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Mi amigo y gran fotógrafo Eduardo Blanco se me ha embarcado en uno de estos proyectos de intentar publicar un libro fotográfico: Fotografiar con mal tiempo, un buen momento. Si el libro solamente fuese con fotografías de Eduardo ya merecía la pena. Pero aún por encima ha decidido que el libro iba a ser divulgativo, enseñándonos a como fotografía incluso cuando pensamos que “hace mal tiempo” (entre comillas, por qué el concepto de un fotógrafo/a de naturaleza y el resto del mundo sobre lo que se entiende por “buen tiempo” puede llegar a ser diametralmente opuesto). Aquí tenéis el vídeo de presentación del proyecto:

Yo ya he puesto mi aportación para intentar que este proyecto de crowdfunding salga adelante. Estoy seguro que aprenderé más de una cosa con el libro por qué, si una cosa es Eduardo, a parte de gran fotógrafo, es ser un gran instructor de fotografía.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Categorías Libros

{ 1 comentario }

Hace un par de meses que compré una copia de los vídeos de la conferencia A Meeting of Minds organizada por la revista británica On Landscape. Una de las charlas que me llamó la atención fue la de Hans Strand sobre su libro Iceland, Above & Below.

Iceland Above and Below - Copyright Hans Strand

© Hans Strand.

Ya durante la charla sus imágenes me sorprendieron bastante. No eran las típicas imágenes a las cuales estamos acostumbrados de Islandia (no es que tenga un problema con ello) y, sin embargo, al mismo tiempo era la Islandia a la cual ya estaba acostumbrado.

Hans Strand viajó por primera vez a Islandia en 1995, y a diferencia de lo que hacemos muchos en la fotografía, visitar un sitio lejano, disfrutarlo por un rato y saltar al siguiente, Hans quedó enamorado de Islandia y volvió una y otra vez, año tras año, a ella. En 2014 decidió que ya tenía más que suficientes imágenes para hacer un libro.

Iceland Above and Below - Copyright Hans Strand

© Hans Strand.

Iceland, Above & Below se nos presenta en un libro de gran formato para poder disfrutar poco a poco de cada una de las imágenes. Y básicamente lo que nos vamos a encontrar en el libro son imágenes. Después de una presentación del libro por el famoso fotógrafo de naturaleza Art Wolfe, pasamos a una presentación del libro por parte del autor y 4 páginas después ya estamos viendo imágenes en una cuidada impresión. La única información que se nos aporta de las imágenes es el lugar donde fueron tomadas, si buscáis detalles técnica de las mismas, tendréis que mandar un correo al autor, lo único que nos dicen es fueron sacadas con una Hasselblad.

Iceland Above and Below - Copyright Hans Strand

© Hans Strand.

Sin lugar a duda, lo que más llamará la atención a cualquiera que vea el libro es el gran número de imágenes aéreas de Islandia. Algunas de las mismas permiten observar el paisaje con su relieve, pero una gran mayoría de ellas fueron tomadas con la cámara casi perpendicular al suelo, generando unas texturas abstractas donde la única indicación de lo que estamos viendo es el pie de la imagen. Tal vez sea en estas imágenes donde vemos el color y la diversidad del terreno de Islanda, mezclado con ese color negro fuerte de un terreno volcánico.

En definitiva, 120 páginas llenas de imágenes de Islandia, desde ángulos de vista y zonas no comunes, que os darán de buenos ratos observándolas tranquilamente.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Jay Maisel es probablemente uno de los referentes actuales de la fotografía. Muchos de los fotógrafos que admiro y sigo siempre comentan orgullosos que ha asistido a alguno de los cursos que Jay imparte, o que en algún momento de su vida ha sido mentor suyo. Así que cuando vi que había sacado un libro sobre su forma de trabajar y aproximarse a la fotografía, sabía que tenía que comprarlo (el hecho de que compro casi todo libro de fotografía que pasa por delante de mis narices también puede que tenga algo que ver).

El título del libro no puede ser más oportuno: Light, Gesture & Color (luz, gesto y color). Estos son los tres pilares en los que se basa la forma de aproximarse a la fotografía de Jay Maysel. Para él el resto de las cosas no son relevantes. Una buena fotografía según él tiene alguna de estas cosas, una muy buena fotografía tiene dos, raramente comenta que consigue tener las tres en la misma foto.

Pero vayamos por partes, luz y color probablemente sean lo más fácil de describir. Después de todo, cualquier aficionado a la fotografía entiende la importancia de la luz. Aunque hay que decir que Jay se ríe del concepto de mala luz.

Una de las primeras cosas del Génesis es: “Y Dios dijo, ‘¡Qué se haga la luz!’; y la luz se hizo, y Dios vio que aquello era bueno…” Desde ese momento, los fotógrafos se han quejado sobre la “mala luz”.

Color es un término ambiguo. Color puede ser un montón de colores en una imagen o solamente uno. Puede ser la ausencia de color. Puede ser la yuxtaposición, así como colores complementarios.

Y nos queda Gesto. Gesto puede tratar sobre las formas de las cosas, o no. Gesto puede ser una expresión de una persona, pero también se lo podemos atribuir a cosas en las imágenes. Puede ser lo que la propia imagen nos quiera decir… los pequeños detalles que vemos en las imágenes, o los que nos atrae hacia ellas… O tal vez no me quedase nada claro después de leer el libro.

Sin embargo lo que más me gustó sin lugar a dudas, a parte de algunas de sus fotos, es su aproximación a la vida a través de la fotografía. Jay Maisel piensa que planificar una foto, prepararnos para ir a fotografiar algo, nos crea condicionantes que nos impiden ver las posibilidades fotográficas de un lugar.

Para Jay lo único que un fotógrafo debería hacer es sencillamente andar con una cámara encima en todo momento. Eso es lo que hace, cada vez que baja a comprar el pan, baja con la cámara. La cámara es una extensión de él, y cada vez que algo le llama la atención, lo fotografía. Tiene la filosofía de que si no se dispara en el momento se pierde la oportunidad de hacerlo después, y puede que esa oportunidad desapezca.

Te queda claro que esta forma de aproximarse a la fotografía también es la forma en la que se aproxima a la vida. Le encanta ver las cosas que nadie ve, o las que ya han visto todos anteriormente incluido él. Reflejar esos pequeños detalles a través de la fotografía y conservar esa belleza de forma eterna.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Categorías Libros

{ 0 comentarios }

Estoy seguro que a más de uno de vosotros os ha pasado. Estáis por algún lugar perdido del mundo haciendo fotos. Llega otro fotógrafo/a. Empezáis a hablar… ¡Qué bonito paisaje! ¡Si qué hay que levantarse temprano! Ohh… ¿usas una cámara X? Y ahí ha empezado. A partir de ese momento se nos olvida el paisaje, se nos olvida el motivo que estábamos fotografiando, y podemos entrar en una discusión sobre si la marca X mola mucho más que la marca Y o si la óptica Z es más nítida que la V, durante horas, ignorando completamente la belleza de lo que tenemos a nuestro alrededor. Muchas veces me pregunto si cuando dos pintores se encuentran, hablan todo el rato sobre pinceles.

Amanece en Val d'Arán

Amanece en Val d’Arán [Canon 5D Mark II con Canon 70–200f4L IS. Toma sacada a IS0100, f11 y 5 seg. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2014.

Algo parecido a lo anterior le pasó a nuestro autor, CJ Chilvers. Caminando con un amigo por un hermoso paisaje natural, se encontraron con otros fotógrafos y empezaron a discutir sobre cámaras. Durante dicha conversación, Chilvers decidió que la situación era ridícula. Dejó de hablar de cámaras y se puso hablar de fotos, que en teoría era lo importante. La cámara era una simple herramienta para conseguir lo que buscamos, expresar algo a través de una fotografía.

A partir de esa reflexión decidió cambiar su aproximación a la fotografía. En vez de fotografiar con el mejor equipo posible, lo vendería y compraría lo que muchos fotógrafos ni consideran como equipo mínimo para molestarse hacer una foto. Esto le permitía varias cosas, por un lado centrarse en lo que realmente le importaba, las fotos, y por otro lado escapar de las miradas de otros fotógrafos, más preocupados por el equipo que por la foto. Esto le evitaba entrar en conversaciones como la narrada anteriormente. Después de todo, ¿por qué iban a molestarse en hablar con él? ¡Teniendo esa cámara seguro que no era un buen fotógrafo! De ahí el título de su libro: A Lesser Photographer.

Pero antes del libro decidió narrar un poco su experiencia a través del blog A Lesser Photographer. El libro en sí no es más que una recopilación de varios de sus artículos en dicho blog sobre su experiencia y liberación al escapar de la trampa en que nos meten los fabricantes de fotografía, haciéndonos creer que si no tenemos lo último de lo último no seremos capaces de hacer buenas fotos (sí, puede sonar un poco irónico que lo diga yo… pero como creo, una nueva tecnología te va a abrir nuevas posibilidades fotográficas, pero desde luego, no va a conseguir que mejores como fotógrafo).

Una interesante lectura, donde todo lo que te han contado hasta el momento, incitándote a que cada vez seas más profesional, reflejándose esto a través de tu equipo a la última y el más caro de todos, no te tiene por que llevar a convertir en un profesional, o peor aún, a disfrutar más de la fotografía. Y ya no hablemos de mejorar como fotógrafo/a.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Ya hace muchos años que sigo al fotógrafo David duChemin. Empecé a seguirlo cuando simplemente blogueaba de sobre su fotografía, sus proyectos, etc. A pesar de que el tipo de fotografía que hacía casi de forma en exclusiva por aquel entonces no me interesaba mucho, la forma en la que escribía hizo que su blog se convirtiese en uno de los que tengo desde siempre de referencia. Desde la envidia ha sido uno de los modelos a los que intentar seguir, sin mucho éxito por mi parte, todo hay que decirlo.

He leído casi todos sus libros (curiosamente el anterior al que estoy comentando aquí, A Beautiful Anarchy, se me pasó completamente su publicación), su blog, la revista de fotografía que publica y, por su puesto, muchos de los ebooks que publica a través de su editorial Craft&Vision.

Este último libro, publicado directamente como ebook ya sea en su tienda o a través de Amazon, David habla de dinero. Sí, de como conseguir que una persona que decide dar el salto a ser “artista”, bastante centrado en el ejemplo de los fotógrafos/as, pueda llegar a ganarse el pan con su talento y no morir de hambre.

La época nunca ha sido mejor para gente creative comparta su trabajo y su valía con el mundo. Las oportunidades que provee el mundo on-line y acceso que proporciona a una inmensa audiencia es increíble.

How to Feed A Starving Artist de David duChemin.

Curiosamente el libro comienza pidiendo perdón por hablar de dinero, ese tema que a todo el mundo, sobretodo los que somos la gente de a pie no le gusta hablar. David empieza hablando de su caso personal. Para los que no lo sepáis, David duChemin antes de ser fotógrafo fue humorista, y a pesar de un éxito inicial, por malas predicciones en el futuro le llevaron a endeudarse demasiado y finalmente tener que declararse en bancarrota para poder salir del paso. Gran parte del discurso del dinero gira alrededor de esa idea, de lo mucho que nos cuesta hablar con otras personas de nuestra situación económica, sobretodo si es mala, por la vergüenza o incomodidad que sentimos.

Tal vez para la gente que no tenga problema económicos este primer capítulo centrado en como salir de la deuda que uno, como artista o no, se ha metido, no le interese mucho. Pero David usa ese argumento después a lo largo del libro para comentarnos diversas estrategias que él personalmente sigue (incluyendo una serie de referencias bibliográficas para quien quiera profundizar más en el tema), o ejemplos de otras cosas que compañeros fotógrafos por él siguen, para evitar tener que recurrir al crédito para poder conseguir hacer el trabajo artístico que queramos hacer.

Después de estas estrategias de ahorro, el libro comienza a centrarse en conceptos más interesantes, básicamente hacer dinero. Fomenta su argumento básico en por dos ideas, por un lado diversificar nuestras fuentes de ingresos y por otro lado lo que denomina ganancias “residuales” (aunque el término no le gusta demasiado al autor). En cuanto a diversificar ingresos se centra básicamente en no apostar todo nuestro negocio en una única idea, ideas como mientras hacemos fotos para un cliente, las fotos extra que haces durante ese viaje se pueden aprovechar para vender a través de agencias de fotografía. Y el concepto de ganancias residuales se basa en la idea de tener fuentes de ingresos que una vez se ponen en marcha, hagan dinero por sí solos. Un ejemplo de esto podría ser poner a la venta un ebook, una vez hecho, cada venta de una copia del mismo es beneficio directo para uno, y no requiere más trabajo extra. Lo mismo iría para nuestra colección de fotos en una agencia fotográfica. Ambos simplemente se quedan ahí haciendo algo de dinero de forma continuada.

Como siempre en este tipo de libros incluyen series de consejos y recomendaciones que al final se terminan centrado en cosas que solamente se pueden hacer en Estados Unidos o Canada, ya sea por qué es lo que conoce el autor o por qué es lo que considera que le interesará a la mayor parte de su público. Obviamente herramientas para evaluar los gastos de uno que solamente funcionan en los países anteriormente mencionados o ejemplos de como intentar reducir los impuestos pagados en esos países, siempre dentro de la legalidad, creo que no interesarán mucho a la mayor parte de la gente que lea este blog.

Al final, después de leer el libro, que la verdad tengo que indicar que prácticamente me duró un suspiró, uno queda con la idea de que con empeño todo es posible, eso sí, tal y como indica David duChemin, esto no es un camino de rosas. Como indica mucha gente tiene envidia de a donde él ha conseguido llegar, lo cual conllevo a varios largos años de sacrificios que ahora dan su beneficio, sacrificios por los que mucha gente no quiere o no está dispuesta a pasar.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies