mediterráneo

Amanece en Cap Roig

Esta semana santa me acerqué a fotografiar el amanecer en Cap Roig. Ya son casi los últimas semanas que el sol todavía da bien para ir hasta esa zona de la Costa Brava, antes de que el sol salga cada vez más al norte.

La verdad es que hace dos años también había pasado la semana santa por la zona, pero este año noté que había mucha más gente. Supongo que esas predicciones de sol animaron a mucha gente acercarse a la zona.

Eso provocó que por poco no bajase a la playa, me costó encontrar un sitio donde dejar bien aparcada el coche. Una vez conseguido eso, me puse las botas de agua y a bajar las muchas escaleras hasta la playa.

Sabía que no iba a estar solo, y nada más bajar ya había un fotógrafo en la zona… un discreto hola y cada uno a fotografiar lo suyo. Poco después llegaría un tercero que cerraría el grupo de los que disfrutamos esa mañana.

Como tenía un gran angular, y botas de agua que hacía que no me preocupase mucho por las olas que entraban, y preguntando si molestaba a esta gente que estaba conmigo, me acerqué bastante a las rocas de primer plano para darle relevancia. Me podría haber acercado más, pero saldría en el encuadre de esta gente. Tener Cap Roig para uno solo en día festivo… es imposible. Pero aún así, me gusta mucho el resultado.

Amanece en Cap Roig

Amanece en Cap Roig [Sony A7r II (Amazon, eBay) con Sony 12-24 G (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f8, 2 segundos de tiempo de exposición.] © David García Pérez 2018.

Ya nos alejamos del solsticio de invierno. Ya hay que empezar a madrugar para ir hacer las fotos. El cambio de hora de este mes de marzo ayuda algo a gente como nosotros, que nos levantamos para ir hacer el amanecer, pero poco será la ayuda. Si os fijáis en la hora a que amanece cada día, veréis como el sol hasta junio aparecerá por el horizonte muchos minutos antes que el día anterior. Llega la época de dormir poco entre la foto de la puesta de sol y la del amanecer.

La predicción del tiempo no pintaba bien, pero suele ser en estas ocasiones cuando puede que la suerte nos acompañe y el cielo rompa y tengamos unas luces espectaculares… no fue esta ocasión.

Amanecer amaneció, pero hasta casi un par de horas después no empezamos a intuir por donde andaba el señor Lorenzo. Aún así, ya que estábamos allí, algo había que fotografiar, esta fue una de las composiciones que encontré, que junto una larga exposición para que las nubes saliesen en movimiento dió lugar al resultado.

Nubloso amanecer en la Mar Menuda

Nubloso amanecer en la Mar Menuda [Sony A7r II (Amazon, eBay) con Sony 24-70 2.8 GM (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f11, 25 segundos de tiempo de exposición.] © David García Pérez 2018.

Atardecer en Cadaqués

Un par de amigos y yo estábamos dando unas vueltas por la zona norte de la Costa Brava, nuestro objetivo principal era buscar posibles localizaciones para fotografía y de paso darle indicaciones a unos amigos vascos que venían una semana después por la zona en autocaravana de donde podían dormir.

Ya que estábamos por ahí, y a pesar de que uno de nosotros no se encontraba de todo bien, decidimos quedarnos hacer la puesta de sol.

Cadaqués es un pueblo de amanecer, pero tuvimos muchísima suerte. Había unas cuantas nubes sueltas sobre el valle que da al pueblo. Nubes que se pusieron rosas rosas tal y como se ve en la foto. Jugando con esos colores cálidos y el tono azul frío que estaba cogiendo el pueblo en sombra dieron lugar a este resultado. Una de mis fotos favoritas que está en el fondo de mi escritorio desde hace ya bastantes meses.

Atardecer en Cadaqués

Atardecer en Cadaqués [Canon 5D Mark II con Canon 17-40f4 L. Foto sacada a ISO100, f11, 0,5 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Amanece en Cadaqués

Si queréis fotografiar en la Costa Brava, mi recomendación es que os acerquéis a la misma a finales de otoño o invierno. Por un lado la luz del amanecer e incluso en algunas zonas la del atardecer coincide mejor en la mayoría de las localizaciones. Por otro lado, no hay gente. Y no solo por que nos puedan salir en la foto (al amanecer raramente nos encontramos otra cosa que no sea gente haciendo fotos). Sino que tampoco nos tenemos que pelear por conducir por pueblos supercongestionados.

Esto se aplica claramente a Cadaqués. Uno de los pueblos más míticos de la Costa Brava de Girona. En verano es imposible conducir por el. Solamente hay una carretera de acceso y pocos parkings, la congestión de tráfico son constantes.

esta foto fue tomada en invierno y realmente las condiciones fueron las idóneas. No teníamos nubes por donde salía el sol y justo encima del pueblo unas nubes que cogieron pinceladas de color.

Amanece en Cadaqués

Amanece en Cadaqués [Canon 5D Mark II con Canon 17-40f4 L. Foto sacada a ISO100, f10, 0,3 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2014.

Amanece en la Mar Menuda

Muchas veces escuchas que autoimponernos limitaciones te ayudan a conseguir mejores fotos. La más típica suele ser la de limitarte a emplear un único objetivo. Tal vez este sea el resultado de esta foto.

Mi idea no era autolimitarme, básicamente estaba lloviendo con algo de viento y me estaba cansando de limpiar gotas de mi Canon 17–40L, así que decidí cambiar a mi Canon 70–200f4L, su parasol me daba mayor protección contra gotas en el elemento frontal de objetivo. Esto da esta composición tan cerrada sobre el pino más famoso de toda la Costa Brava.

Amanece en la Mar Menuda

Amanece en la Mar Menuda [Sony A7 II con Canon 70-200f4 IS L. Foto sacada a ISO100, f11, 13 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

La foto en sí fue tomada el sábado antes de que cambiase la hora el mes pasado. Dado que no dormíamos por la zona, esto significó levantarme a las 4 menos diez. Esta foto junto con otra que tengo, han hecho que el madrugón mereciese la pena.

La foto está hecha justo antes de que amaneciese, esto permitió que sin usar filtros, la exposición fuese lo suficientemente larga como para hacer que el agua fuese una niebla.

Nubes en S’Aguia

La cala de S’Aguia es probablemente una de las más famosas para fotografiar que existen en la Costa Brava, a pesar de que está bastante oculta y es difícil, a primera vista, llegar hasta ella. Sin embargo ese cala llena de bolos redondos ha atraído a multitud de curiosos y fotógrafos.

Pero también es una cala complicada, dado que los únicos momentos que suele dar el sol en ella al amanecer es de finales de Noviembre a principios de Febrero, lo cual deja un intervalo bastante bajo para fotografiarla.

Con esto en mente, el primer fin de semana de febrero un par de amigos más yo nos acercamos a ella. No lo teníamos muy claro, dado que el fuerte temporal nos hacía pensar que tal vez no pudiésemos acceder a la propia cala, las olas entraban fuerte en el mar. Como prácticamente iba a ser la última oportunidad de hacer algo ahí hasta noviembre bajamos de todas formas.

Después de que ya amaneciese y ya estábamos más pensando en si seguir un rato en la zona o marcharnos a desayunar, el cielo empezó a cubrirse de unas nubes rotas que nos daban bastante juego, sobretodo con el sol detrás de ellas remarcando su preciosa textura.

Dejando los bolos como primer plano y algo característico que destacar de esta cala, este ha sido el resultado de este momento:

Nubes en SAguia

Nubes en S’Aguia [Sony A7 II con Canon 17-40f4 L. Foto sacada a ISO100, f13, 1 segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies