montseny

Espirales en el Montseny

Voy a parecer un disco rayado, pero este año, anda que no está feo feo el otoño. A principios de mes subimos a ver como estaba el Montseny, lo que vimos es casi toda la hoja seca, con pocos árboles con color, casi todas las hayas habían cambiado de verde a seco, sin esos colores que tanto nos gustan.

Aún así había un poco de agua de las lluvias de los últimos días de octubre, esto nos dio la posibilidad de que el río que baja por Passavets tuviese algo de caudal, aunque ha sido la vez que con menos agua lo he visto, y diese para algo de juego con largas exposiciones y la multitud de hojas secas que lo transcurrian:

Espirales en el Montseny

Espirales en el Montseny [Sony A7 II (Amazon, eBay) con Canon 70-200 f4 IS L (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f13, 10 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Otoño abstracto en Montseny

Este año el otoño está siendo bastante malo en general por la península ibérica… la sequía que llevamos sufriendo los últimos meses no ha ayudado a que nuestros árboles tomen esos colores intensos que tomaron con anterioridad. La hoja cambia más frecuentemente de verde a seco que pasando por esas fases de amarillos, rojos o naranjas intensos.

Esto no quiere decir que no desistamos de intentar fotografiar algo, pero habitualmente es algo más centrado en detalles que el gran paisaje otoñal que tal vez estemos soñando con fotografiar.

Este sábado pasado me pasé por el Montseny, uno de los hayedos más famosos y visitado constantemente por aficionados y profesionales de la fotografía. Era más una excusa de conocer a gente nueva y volver a ver amigos que hacía tiempo que no quedábamos para fotografiar juntos.

Mientras hablábamos de nuestras cosas y manteníamos un ojo en lo que hacían los demás… llegó el momento de improvisar y tomar esta foto. Tanta historia de lentes nítidas, trípodes estables, etc., para después hacer la foto a pulso moviendo la cámara de arriba a bajo durante medio segundo de exposición.

Otoño abstracto en Montseny

Otoño abstracto en Montseny [Sony A7 II (Amazon, eBay) con Canon 70-200 f4 IS L (Amazon, eBay). Foto sacada a ISO100, f13, 0,5 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Nevada en el Montseny

Este mes de enero se ha normalizado más el invierno que en años pasados y hemos podido disfrutar de unas semanas con nieve en la zona de Montseny, una preciosa montaña de la provincia de Barcelona. Un domingo por la mañana tres amigos decidimos ir a pasar el día a ver si podíamos sacar alguna foto interesante.

Quedamos de encontrarnos en Sant Celoni, un pueblo a la base del Montseny, no íbamos planeando hacer ningún amanecer, pero aún así quedamos a las 7:45 de la mañana (aún de noche en esa época), para que después de un café en el pueblo, estar sobre las 8:15 en el bosque haciendo fotos, antes de que la zona se llenase mucho de gente o tal vez se abriese la intensa capa de nubes y se hiciese de día.

Ya casi llegando a donde teníamos que aparcar vimos dos cosas, de entrada el paisaje estaba increíble, una capa de nieve recién caída junto con unos árboles, que donde les daba el viento, habían formado una bonita capa de hielo. Por otro lado, o poníamos cadenas a las ruedas del coche o no íbamos a llegar muy lejos, una capa de hielo hacía que el coche no fuese capaz de subir cuesta arriba.

Una vez aparcados, bueno, después de esperar un rato a que una excavadora del restaurante que hay al lado del Estany de Santa Fe limpiase la zona donde podían aparcar lo coches, nos dedicamos casi todo el día a caminar por la zona, sacando como resultado la siguiente imagen:

Nevada en el Montseny

Nevada en el Montseny [Sony A7 II con Canon 70-200f4 IS L. Foto sacada a ISO100, f13 y 1/20 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Durante toda la jornada nevó ligeramente a ratos, fue una bonita prueba a ver como se comportaba mí cámara que solamente llevo 6 meses con ella. Por el momento parece que aguanta:

Sony A7 II bajo la nieve [iPhone 7. © David García Pérez 2017.

El regreso no fue tan plácido como esperábamos, la gente que había subido después nuestra lo hizo sin cadenas (no sé muy bien como consiguieron subir), eso sí, para bajar se quedaron atascados en medio de la carretera y hubo que esperar a la quita nieves.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Paseando por el Montseny

Como es habitual todos los años, el primer o segundo fin de semana de noviembre, todo/as los/as fotógrafos/as de la provincia de Barcelona suben corriendo a ver si pillan algo de color de otoño en el Montseny. Habitualmente lo suelo ver como mi última oportunidad de pillar algo de color en los árboles antes de tener que esperar a que llegue la primavera y estos empiecen a sacar ese color verde radiante.

Cuando subimos de noche hasta la zona de Santa Fé desde Sant Celoni nos esperamos lo peor. Ya sabíamos que este otoño no estaba siendo bueno y no esperábamos un gran color. Es más, incluso temíamos que llegaríamos muy temprano. Pero el viento fuerte que hizo toda la noche, junto con la lluvia que calló, incluso nos hizo temer mucho más, la carretera de subida era una alfombra de hojas y ramas que en una ocasión nos tuvimos que bajar del coche para apartarlas del camino. Cuando llegamos arriba pensábamos que no tendríamos ni una hoja en los árboles.

El hayedo del Montseny es complicado de fotografiar, sus hayas son altas y jóvenes, muy pegadas entre ellas, lo cual hace la composición un ejercicio complicado, especialmente cuando la naturaleza no quiere colaborar con nosotros con lago de niebla. Por ese motivo muchos nos pegamos al rio esperando a que este nos ayude a simplificar la composición.

Y fue en el rio donde hice la foto de esa mañana que conservo. En una zona más protegida del viento donde los árboles aún conservaban sus hojas, y con un montón de otras hojas moviéndose por los estanques naturales que forma el rio en esa zona, me puse a buscar composiciones dando el siguiente resultado:

Paseando por el Montseny

Amanece en el Estany Negre [Sony A7 II con Canon 17-40f4 L. Foto sacada a ISO100, f11 y 13 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

Debí estar como una media hora ahí, sobretodo intentando evitar que algo del cielo saliese en la foto, lo cual es irónico, por que la foto que he decidido conservar precisamente tiene una gran parte de la imagen donde se puede ver ese cielo gris que amenazaba con lluvia. Me ayudé un poco de ese tronco de haya para compensar una zona tan blanca en la imagen y un filtro degradado de transición suave de 3 pasos para oscurecer un poco más esa zona. Creo que la imagen consigue fijar la vista en los dos elementos que consideré principales, las hojas moviéndose en el rio más esa rama que sale de la esquina superior izquierda de la imagen.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

El irse a vivir a un nuevo sitio tiene sus ventajas y desventajas. La ventaja es que me da acceso a nuevas zonas para fotografiar que viviendo en la otra esquina de la península probablemente nunca fuese a fotografiarlas, la desventaja es que hay que averiguar donde están. Obviamente un sitio como el Parque Natural del Montseny llama la atención a cualquiera, pero hay que confesar que me tomé la libertad de usar como referencia las fotos de Sergi Monsegur para encontrar más fácilmente los lugares.

Mi primera parada por la zona me llevó hasta en embalse en Santa Fé del Montseny (41.768367, 2.470744), como la luz en ese momento no era la idónea, simplemente estuve observando un poco la zona para ver desde donde podría tomar fotos. Mi siguiente paso fue ir a visitar el Turó de l’Home (41.773568, 2.438310), pero el hielo y nieve en los últimos tramos de la carretera me aconsejaron que era mejor dejarlo para otro día.

Regresé de vuelta al estanque, y empecé a ver que la luz había mejorado bastante, el cielo estaba bastante despejado y la cosa prometía. Mientras comía un poco una serie de nubes empezaron a entrar y llegó el momento de preocuparse un poco. Decidí que era un buen momento para hacer una pequeña foto, más que nada por precaución, dado que según se acercase la puesta de sol esperaba que la luz mejorase más. Esa foto “de seguridad” resultó ser la mejor foto de todo el día.

Santa Fé del Montseny

Santa Fé del Montseny. © David García Pérez 2011.

Poco a poco me empezó a quedar claro que no iba a ver mucha puesta de sol, todo se estaba cubriendo demasiado, pero aun así, con la luz suave que introducía las nubes, decidí hacer otra foto, pocos minutos después de la primera, mientras las nubes todavía tenían textura en ellas como para resultar algo interesantes, obteniendo el siguiente resultado:

Santa Fé del Montseny

Santa Fé del Montseny. © David García Pérez 2011.

Aún quedaba una hora y pico para la puesta de sol, y yo aún mantenía la esperanza de que para aquella el cielo volviese abrir un poco y yo pudiese hacer una foto en el estanque con colores interesantes en las nubes. Para matar el tiempo, empecé a subir el río por un sendero que estaba bastante lleno de gente, siguiendo los diferentes senderos que había por la zona.

Mientras subía el cauce del río, a parte de sacar alguna foto para usarla en los tutoriales de este blog, la única foto que realmente merece un mínimo la pena fue la siguiente.

Santa Fé del Montseny

Santa Fé del Montseny. © David García Pérez 2011.

Ya quedaba poco para el anochecer, así que empecé a desandar lo andado y de camino de vuelta para el estanque. Mi puesta de sol estaba claro que no iba a pasar, a la hora que tenía que ponerse este, lo único que paso es que entró directamente la hora azul, con unas nubes sosas sin textura ninguna.

Santa Fé del Montseny

Santa Fé del Montseny. © David García Pérez 2011.

Después de esta foto, con la noche cada vez más cerca y una ligera llovizna que empezaba caer, estaba claro que ya era mi momento de regresar a casa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Antes de nada, perdonar por las fotos de ejemplo. No es que sea una gran foto, el encuadre no me me gusta para nada, pero valen perfectamente para lo que quiero ilustrar en este pequeño artículo. Al menos sé que el autor no se va a quejar de que diga que las fotos en sí son malas.

Bien, estamos en la época digital y yo os voy hablar de filtros, ¿filtros? ¿Pero esa no era algo para el mundo analógico que hoy en día con un ordenador se soluciona? Pues yo personalmente considero que no en dos casos particulares, uno de ellos es el del polarizador. Desde mi punto de vista este es un filtro que tiene que estar en toda la mochila/bolsa de alguien que le guste hacer fotografía de la naturaleza. No voy a empezar por el típico ejemplo de usarlo para oscurecer el cielo, eso realmente sí que lo puede hacer Photoshop con mayor o menor trabajo. Voy a empezar con uno de los casos que es más útil, fotografiando agua.

El ejemplo es la típica cascada de río, probablemente, esta en concreto, esté fotografiada en miles de ocasiones por su fácil acceso en el Parqué Natural de Montseny. Esta primera fotografía está sacada sin ningún filtro delante de la cámara. El único ajuste que se ha hecho en el ordenador ha sido ajustar el punto de blanco y negro con Lightroom.

Cascada en Santa Fé del Montseny – “SIN Polarizador”. © 2011 David García Pérez

Ahora, para la segunda toma, puse un filtro polarizador delante de la lente (en concreto un polarizador estándar de la marca Heliopan). De nuevo, el único ajuste realizado es el punto de blanco y negro con Lightroom, cualquier otro parámetro como saturación, contraste, brillo, etc… está tal cual los saco la cámara (esta última frase es peligrosa, quiero decir que no toqué esos controles en Lightroom, modificar el punto de blanco y negro afecta a esos parámetros de forma indirecta). Si os fijáis en las rocas, veréis como al poner el polarizador, y girándolo en su punto de mayor polarización, el carácter de la imagen cambia totalmente, las rocas ganan contraste, y un tono que personalmente me gusta más, al contrario de ese gris soso que se ve en la primera imagen.

Cascada en Santa Fé del Montseny – “Con Polarizador”. © 2011 David García Pérez

Por otro lado, el polarizador aumenta también, de forma ligera, la saturación de la imagen, esto último se puede apreciar ligeramente en las hojas muertas en los bordes de la cascada.

Hay más usos del polarizador que intentaré explicar aquí, siempre y cuando me encuentre con ejemplos interesantes cuando salga hacer fotos, cosas como obscurecer el cielo, resaltar la saturación en bosques, cambiar el tono del agua del mar, reflejos, etc.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies