pentax

Siempre me pone algo nervioso dar consejos sobre un producto del cual yo nunca he tenido contacto personal. En estos casos siempre empleo la misma técnica, comentar todo lo que se pasa por mi cabeza si yo me plantease esa compra, ya me contaréis si consigo responder correctamente a este tocayo mío que me hace la siguiente pregunta en mi canal de YouTube:

Los amarillos de Rio Tinto

Los amarillos de Rio Tinto [Sony A7 II con Canon 70-200f4 IS L. Foto sacada a ISO100, f11 y 1/10 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

Pregunta:

Buenas tardes, ¿Me recomendarías una Pentax K–1? ¿Cuál sería tu opinión? tengo 3000€

Hola David,

La Pentax K–1 me la estuve pensando el año pasado cuando me planteaba jubilar mi veterana Canon 5D Mark II. Me parece una cámara muy atractiva y en las reviews no la ponen mal. Pero eso sí, personalmente nunca la he tocado. Al final, lo que la descartó para mí es que no podía usar las lentes de mi Canon en ella y preferí caminar hacia los mundos de Sony.

La K–1 tiene muchas cosas que destacar. De entrada es probablemente la cámara mejor sellada del mercado, aunque puede que si hay algún Olympista en la sala no esté tan de acuerdo conmigo. Tiene el sensor de 36MPx que también lleva la D810 de Nikon, uno de los sensores favoritos para la gente que hace fotografía de paisaje. Pentax con su estabilizador en el sensor ha hecho un gran trabajo, sobretodo con los temas de corrección de nivel o astrofotografia. También me gusta mucho que la cámara está muy bien pensada de forma ergonómica.

Si te interesa el tema del vídeo no es tú cámara. Pentax se centró en hacer una cámara de fotos y dejó el vídeo de lado, esto no quiere decir que sea malo, si te interesa la fotografía esta cámara está muy pensada para ayudarte en las diferentes tareas. Para temas de vídeo hay mejores cámaras en el mercado.

No tiene el un sistema de autoenfoque rápido según tengo entendido. Para fotografía de deportes puede ser un problema, o tal vez para alguna de fauna. De nuevo, no he probado la cámara, así que tampoco lo sé a ciencia cierta. Y antes de que un Pentaxiano me pegue, hablo en comparación con otras cámaras actúales en el mercado.

La línea de lentes de Full-Frame de Pentax es la más limitada de cualquier otra marca y parece que los fabricantes terceros como Sigma, Tamron, etc… no están muy interesados en suministrar lentes a la marca. Esto es una pena, por qué si te gusta algún tipo de fotografía específico puede que no encuentres lentes para ella. Por el lado positivo, el mercado de lentes de película para montura K está con muy buenos precios, según tengo entendido se encuentran pequeñas joyitas por ahí.

Otro problema de las lentes, es que Pentax las está actualizando, añadiendo nuevas al sistema, pero parece que va con un ritmo más pausado que otras marcas (esta es una impresión mía, puede llegar a ser muy custionable).

En cuanto a precio, la verdad es que la puedes conseguir por unos 2000 euros, lo cual no está nada mal para el sensor que lleva y las prestaciones que tiene. La Nikon D810 está 600 euros más cara. El problema es conseguir también la lente por 3000… el 24–70 que sería una buena lente para empezar, te cuesta unos 1300 y pico euros.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Si os habéis fijado un poco en algunas de las imágenes publicadas en el blog veréis que hace algún tiempo que estoy empleando como cámara principal la Sony A7 II. Con este artículo empiezo a publicar una serie de 3 vídeos donde comento mi compra.

Otoño en Val d'Arán

Otoño en Val d’Arán [Sony A7 II con Canon 70-200f4 IS L. Foto sacada a ISO100, f13 y 1/25 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

Aquí tenéis el primer vídeo, la selección:

Como indico en el vídeo, en ningún momento Sony me ha pagado o prestado equipo. Esta cámara la compré con mi propio dinero, en caso contrario lo indicaría en el vídeo o aquí.

Enlaces a Amazon sobre las cámaras que menciono en el vídeo:

Accesorios que menciono:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

En este blog rara es la vez que publico algo sobre noticias de cámaras que salen en el mercado. Ha sido siempre una decisión personal, este blog solamente lo escribo yo, y ir publicando todas las noticias de cámaras y lentes que salen al mercado es una tarea demasiado ardua para una sola persona. De todas formas, con todas las noticias nuevas que están saliendo ahora mismo con el Photokina -la principal feria de la industria fotográfica que se celebra cada dos años en Alemania- tuve un pequeño pensamiento. Estamos viendo un mercado a dos velocidades, por un lado tenemos el mercado réflex profesionales y por otro lado tenemos el mercado mirrorless y el pro-entusiasta (que incluye réflex y mirrorless de gama alta).

Anochecer en Elgol

Anochece en Elgol [Sony A7 II con Canon EF 17-40 F4L. Foto sacada a ISO100, f13 y 1/4 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

Si nos vamos al mercado réflex profesional, tenemos un mercado dominado por Canon -sigue siendo el mayor fabricante de cámaras por mucho que le pese alguno- seguido de Nikon y con otros que han intentando hacerse un hueco, cómo Sony ó Pentax (en el mercado réflex), sin quitar mucho el sueño a los dos primeros. Esto se puede ver claramente en los ciclos de desarrollo. Entre la Canon 5D Mark III y la Canon 5D Mark IV han pasado 4 años, los mismos que han pasado entre la Sony A99 y su substituta, la A99 II (curiosamente todo el mundo pensaba que Sony había matado si línea de cámaras alpha, cuando ellos decían que seguían vivas y tienen más o menos el mismo ciclo de vida que el de su principal rival). Tal vez la excepción es Nikon, que si nos olvidamos de su gama más que alta, cómo la D5, en la categoría nivel Nikon D810 vemos que van actualizando las cámaras a mayor velocidad.

Por otro lado tenemos el mercado emergente de las mirrorless, que desde unos inicios intentando atraer al mercado consumista, han dado el asalto al mercado semipro o, ¿por qué no?, al profesional. Aquí es donde estamos viendo que las cámaras de gama alta tienen un ciclo de vida mucho menor, habitualmente de dos años entre modelo y modelo. Dos motivos claros, por un lado la competencia es mucho mayor y necesitan convencer al comprador que su marca es la mejor opción con cada modelo trayendo año tras año innovaciones y mejoras cada vez más interesantes. Por otro lado necesitan mandar un claro mensaje a la gente que compra sus equipos, la marca está comprometida con la continuidad de sus cámaras y lentes, y el usuario de la misma siempre tendrá opciones en la que gastar su dinero, en busca de esa “mejor calidad de imagen”.

Esto ha quedado claramente demostrado en el Photokina de esta año con dos anuncios que realmente no fueron anuncios. Por un lado tenemos el pre anuncio de la Panasonic GH5, sucesora de la cámara más exitosa de Panasonic (probablemente), la Panasonic GH4. Y por otro lado tenemos la sucesora de la Olympus OM-D E-M1, la OM-D E-M1 II. Y digo que son pre-anuncios porque simplemente han anunciado que la están desarrollando con algunas de sus características, pero no han dado ninguna fecha de salida al mercado. Suena a mensaje del estilo: “mirar, no os penséis en marcharos a otras marcas que nosotros seguimos por aquí y lanzaremos productos que os arrepentiréis si cambiáis de barco”. No vaya a ser que la gente empiece a mirar a tierras de Sony ó Fuji. Recuerda un poquillo al comienzo de la era digital, donde algunos fabricantes anunciaban productos con mucho antelación, lo cual también dio lugar a algún fiasco.

Antes de cerrar, vamos a centrarnos en lo que para mí fue el anuncio estrella, la Fuji GFX 50S. La entrada de Fuji en el mercado de medio formato digital por la puerta grande. No porque piense que me pueda comprar una. Están fuera de mi rango de precio. Sino, en caso de que tenga éxito, puede que empuje los precios del mercado de full-frame hacia abajo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

No, no estoy hablando de direcciones IP de internet. Estoy hablando de códigos estándar de resistencia ante elementos que bien podrían usar los fabricantes de cámara. Algo que se preguntan de forma más que acertada en D|Y Photography. Estos ratings indican de forma clara lo que puede resistir o no una cámara. Definiciones como: aguanta unas gotas de lluvia, aguanta un chorro de agua a presión durante X minutos, resiste la entrada de elementos como polvo a sus componentes internos, etc… todo regulado y de forma clara.

El sol sube en Cap Roig

El sol sube en Cap Roig [Canon 5D Mark II con Canon EF 17–40 F4L. Fotografía tomada a ISO100, f11 y 0,8 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

Por qué claro, tenemos por ejemplo la nueva Nikon D500, que en su anuncio de prensa dicen que tiene el mismo nivel de sellado que la ya algo más veterana Nikon D810, que si vamos a la web del fabricante pone que pone: un sellado ampliado contra el polvo y las inclemencias del tiempo le garantiza que la D810 es resistente a la humedad y al polvo ajá… humedad… ¿eso quiere decir lluvia suave o fuerte? Canon para su 7D Mark II dice tiene una resistencia mejorada contra polvo y inclemencias del tiempo… ¿mejorada? ¿Entonces la 7D Mark I hasta donde podía mojarla? Pentax, en su nueva cámara estrella, la K1, comenta sellado intensivo contra las inclemencias del tiempo. Sony pone en sus últimas cámaras sin espejo de la serie A7x II que resisten humedad y polvo, vale, pero… ¿la puedo usar cuando llueve o no?

Veamos, la realidad es que todas las cámaras mencionadas ahí arriba no os van a fallar bajo la lluvia, pero no estaría mal que los fabricantes se mojasen (mira que gracioso soy con el término mojasen) en sus definiciones y indicasen al menos que tipos de test usan para determinar ese tipo de afirmaciones.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Ya en su momento hablé de las ventajas de levantar el espejo cuando disparamos en trípode sin entrar en mucho detalle de por qué esto era debido. Hace casi ya un mes en un curso fotográfico de Iñaki Relanzón para MontsantFoto me acordé de que podía tratar este tema en un poco más de profundidad, aunque solamente se trate de un par de párrafos más y una gráfica.

O Roncudo despidese do Sol

O Roncudo despidese do Sol, © David García Pérez 2012.

La mayor parte de las cámaras reflex para poder mirar a través del visor óptico contienen un espejo. Este espejo se coloca entre el sensor y la lente, permitiendo que la luz que entra por esta última ser desviada hasta el visor. Cuando pulsamos el disparador, este espejo se aparta del medio para dejar que la luz pueda llegar hasta nuestro sensor. Ese movimiento que se hace muy rápidamente puede provocar vibraciones que se transmitan a través de todo el cuerpo de la cámara pudiendo resultar en una foto movida (si tenemos el liveview de la cámara activado, este espejo ya está levantado).

La perdida de calidad a través de las vibraciones que pueda introducir el levantamiento del espejo a la hora de hacer la foto dependerá de la velocidad a la que estemos disparando y también de nuestra cámara. Dependiendo de la cámara esta vibración durará más o menso, tal como demuestra el caso hipotético mostrado en la siguiente gráfica.

Vibración introducida por el espejo de una cámara reflex

Ejemplo hipotético donde el levantamiento del espejo introduciría vibraciones significativas las primers décimas de segundo de la toma.

Así como regla a tomar con precaución podemos decir que la vibración del espejo afecta más a las zonas intermedias (si estamos disparando con trípode), para velocidades altas como puede ser 1/500 segundo, la foto ya está hecha antes de que la vibración del espejo pueda influenciar el resultado. Para velocidades muy largas, como 30 segundos, la vibración que pueda introducir el espejo al principio de la toma es insignificante. Pero para velocidades como 1/10 dependiendo en una cámara reflex de 35 mm actual, puede hacer que nuestra foto sea solamente vibración. Pero como digo, esto depende de la cámara, la antigua cámara de medio formato Pentax 67 tenías que dejarla más de 15 segundos reposar después de levantar el espejo para que las vibraciones introducidas por este no afectasen a la imagen final.

Nota: Por reflex entendemos aquellas cámaras que a través de un visor nos permiten ver la imagen que entra por la lente de nuestra cámara. Pero curiosamente con el paso del tiempo y el avance de la tecnología esto no involucra que la cámara tenga un espejo. Si obviamos las cámaras con visor electrónico, donde la imagen capturada por el sensor es mostrada a través de una pequeña pantalla situada en el visor, con lo cual no hace falta ni pentaprisma ni espejo por el medio (esto ayuda a fabricar cuerpos más compactos), tenemos el caso de Sony con su tecnología de espejo traslucido, donde el espejo es fijo y deja pasar al mismo tiempo luz hasta el sensor y al visor óptico.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Sobre marcas…

Cuando estuve pensando qué contar en la entrevista que me hicieron para Fine Art Photography Weekly, en especial en lo que respecta a consejos para gente que empieza en fotografía (la idea de entrevistarme, que soy un don nadie en el mundo de la fotografía, era para dar una perspectiva de alguien que comienza), era comentar la tontería que tiene mucha gente en obsesionarse con las marcas. Pero los nervios siempre traicionan a uno y se me pasó por alto.

Entiendo la situación perfectamente por qué yo también cometí el mismo error. Te has gastado una cantidad no despreciable de dinero en material fotográfica, ya sea comprando tú primera reflex digital, o a partir de esa compra, gastando más dinero en lentes, otro cuerpo, y una infinita sucesión de accesorios que se pueden gastar. Claro, después de gastar todo ese dinero, obviamente uno tiende a pensar que ha tomado la decisión correcta, y la marca que ha escogido es la mejor y jura por ella.

Realmente no considero las marcas importantes, no pienso que Nikon sea mejor que Canon o al revés (sin despreciar a otras marcas, simplemente por ilustrar el ejemplo clásico). Considero que hay valores objetivos que te pueden decantar por una marca u otra. Ahora mismo dicen que el sistema de autoenfoque de las Nikon es mejor que el de Canon, si ese es un parámetro importante para ti, tal vez deberías comprar esa marca. Mucha otra gente prefiere una 5D Mark II por su sensor full frame de 21 megapixeles, ideal para impresiones grandes, a un precio inferior a 2000 euros. A mí personalmente una cámara que me permita enfocar manualmente a través de LiveView y que me muestre el histograma para ajustar exposición ya soy feliz (el 90% de mis fotos es a ISO100 y las enfoco a mano).

Tengo una cámara Canon ya entradita en años, ¿Me cambiaré a otra marca? No. Pero no por qué sea fiel a Canon, a mí Canon no me ha regalado nada, me han ofrecido un producto y yo pagué el precio que me ofrecían por él, no les debo nada y ellos no me deben nada a mí (sí, ya se me terminó la garantía, sniff, sniff,…). Entonces, ¿por qué no considero el cambio?, pues por que tengo una buena colección de lentes para Canon que aun no he rentabilizado, es una inversión que me tiene que durar unos cuantos años más. Además, estoy muy interesado en su lente 24 mm TSE Mark II, una lente que se presta muy bien para la fotografía de paisaje que yo persigo.

Si pudiese económicamente, me plantearía irme a cámaras de medio formato, probablemente a una cámara fabricada por Alpa con un un respaldo digital de Phase One (su nueva serie IQ con algo parecido a LiveView parece de lo más interesante, la limitación de tiempo máximo de exposición de 1 minuto ya no me lo parece tanto). Ambos productos vuelven de nuevo a ser ideales para fotografía de paisaje. Precisamente son lo menos óptimo para fotografiar por ejemplo modelos, o fotografía callejera, social, etc… Pero de nuevo, el 90% de mi fotografía es fotografía de paisaje. ¿Por qué no lo hago? por qué el sistema completo vale más de lo que gano en un año, no tengo ni coche ni casa, como para comprarme eso.

Me he comprado una cámara pequeña para llevar conmigo a todas partas, ¿marca?, Panasonic Lumix GF1. ¿Por qué esta en concreto? Pues por qué me venía con esta lente: H-H20, por qué había leído muchas comparativas sobre lo buenos que eran sus controles manuales, por que me permitía enfocar con LiveView, y por qué el conjunto me iba a forzar hacer una fotografía con la cual no me siento cómodo, de personas (bueno, no me fuerza, puedo fotografiar paisajes con ella, pero la compré pensando en probar fotografía callejera en Barcelona, sin tener que cargar con todo mi equipo, que pesa lo suyo).

Como siempre, mientras escribo me voy por las ramas. En conclusión, compra la herramienta (sí, no son más que herramientas) que mejor se adapte a tus necesidades. Sí estás empezando en la fotografía, pues no te preocupes mucho por la marca, cualquiera de ellas te va a servir perfectamente para empezar a aprender. Con un kit básico ya tienes mucho donde jugar, que esto todo se aprende disparando, mirando el resultado, aprendiendo de él, y volviendo a disparar; Además, en el mundo digital ese proceso es mucho más rápido que hace unos años con la fotografía analógica. Por qué al final, por muy buena que sea tu cámara, ella solita no va hacer ninguna fotografía, esas, ya sean buenas o malas, las hace la persona que está detrás de la cámara.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies