playa

Sin que se entere mi amigo Manel, que después me dice que el que trae mala suerte con el tiempo soy yo. Hace ya un par de años me acerqué hasta la Costa Quebrada en Cantabria. La idea era fotografiar su caprichosa costa que nunca me deja de maravillar.

Esta tarde en concreto decidí quedarme en la playa de Valdearenas. Un gran arenal muy solicitado por surfistas, donde las olas abiertas del Cantábrico caen con toda su fuerza.

Aunque al principio aún tenía algo de esperanza de la puesta de sol me permitiese ver algún color en el cielo, poco a poco me di cuenta de lo que yo confiaba como una ligera capa de nubes en el horizonte era más gorda de lo que parecía. De todas formas este ambiente frío de atardecer me estaba gustando y decidí intentar plasmarlo en mis fotos.

Poco a poco caminando hacia el final de la playa me encontré con otro fotógrafo. Estaba a la derecha de las piedras estas de primer plano. Como usar un angular me iba a salir en mi foto, decidí montar el 70–200 y comprimir un poco las cosas. Esto me ayudó a ver este encuadre que es una foto que personalmente me gusta mucho.

Atardecer en Costa Quebrada

Atardecer en Costa Quebrada [Canon 5D Mark II con Canon 70-200f4 IS L. Foto sacada a ISO100, f16 y 5 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Amanece en Cadaqués

Si queréis fotografiar en la Costa Brava, mi recomendación es que os acerquéis a la misma a finales de otoño o invierno. Por un lado la luz del amanecer e incluso en algunas zonas la del atardecer coincide mejor en la mayoría de las localizaciones. Por otro lado, no hay gente. Y no solo por que nos puedan salir en la foto (al amanecer raramente nos encontramos otra cosa que no sea gente haciendo fotos). Sino que tampoco nos tenemos que pelear por conducir por pueblos supercongestionados.

Esto se aplica claramente a Cadaqués. Uno de los pueblos más míticos de la Costa Brava de Girona. En verano es imposible conducir por el. Solamente hay una carretera de acceso y pocos parkings, la congestión de tráfico son constantes.

esta foto fue tomada en invierno y realmente las condiciones fueron las idóneas. No teníamos nubes por donde salía el sol y justo encima del pueblo unas nubes que cogieron pinceladas de color.

Amanece en Cadaqués

Amanece en Cadaqués [Canon 5D Mark II con Canon 17-40f4 L. Foto sacada a ISO100, f10, 0,3 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2014.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Amanece en la Mar Menuda

Muchas veces escuchas que autoimponernos limitaciones te ayudan a conseguir mejores fotos. La más típica suele ser la de limitarte a emplear un único objetivo. Tal vez este sea el resultado de esta foto.

Mi idea no era autolimitarme, básicamente estaba lloviendo con algo de viento y me estaba cansando de limpiar gotas de mi Canon 17–40L, así que decidí cambiar a mi Canon 70–200f4L, su parasol me daba mayor protección contra gotas en el elemento frontal de objetivo. Esto da esta composición tan cerrada sobre el pino más famoso de toda la Costa Brava.

Amanece en la Mar Menuda

Amanece en la Mar Menuda [Sony A7 II con Canon 70-200f4 IS L. Foto sacada a ISO100, f11, 13 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

La foto en sí fue tomada el sábado antes de que cambiase la hora el mes pasado. Dado que no dormíamos por la zona, esto significó levantarme a las 4 menos diez. Esta foto junto con otra que tengo, han hecho que el madrugón mereciese la pena.

La foto está hecha justo antes de que amaneciese, esto permitió que sin usar filtros, la exposición fuese lo suficientemente larga como para hacer que el agua fuese una niebla.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Amanece en Cap Roig

La cala de Cap Roig es probablemente una de las más famosas entre los fotógrafos. Creo que de las 3 veces que he ida hasta ella, en dos ocasiones me he encontrado alguien fotografiando el amanecer. La foto que os muestro a continuación probablemente sea de las mejores sesiones que tuve ahí:

Amanece en Cap Roig

Rojo amanecer en Costa Brava [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Fotos sacada a IS0100, f11 y 2 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

La cosa no prometía mucho, había unas nubes por donde salía el sol y parecía que nos iban a tapar las posibilidades de color. Por suerte dichas nubes eran lo suficientemente claras como para dejar pasar bastante luz. Al hacerlo, empezaron a pillar ese tono rojo que también reflejaban sobre el mar. Una pequeña composición jugando con el movimiento de las olas remató el encuadre.

Mi amigo Alex y yo ya estábamos más que preparados para tomar la foto, vamos, bajamos unos 50 minutos antes de saliese el sol. Como os decía había otros fotógrafos en la playa… llegaron justitos, cuando el cielo ya estaba rojo… y después se pusieron tranquilamente a sacar el equipo. Por dentro me estaba diciendo a mi mismo ¡Pero que hacéis! ¡Correr! ¡Qué esto termina en unos poco minutos!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Durante nuestro periplo por el sur de Islandia hicimos una parada obligatoria en la ciudad de Vík y Mýrdal. Este pequeño pueblo de 291 habitantes se encuentra a 180 km de Reykjavík en la costa sur de la isla. A pesar de su pequeño tamaño es el asentamiento humano más grande a 70 kilómetros a la redonda.

Viento, mar y arena

Viento, mar y arena [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Toma sacada a ISO100, f11 y 1/4 segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

El atractivo turístico más importante de Vík y Mýrdal es su playa de arena de basalto negro. Esta fina arena negra es el resultado del océano atlántico a lo largo de los años destruyendo lo que se cree que eran una gran formación de acantilados de columnas de basalto. Hay que tener en cuenta que entre la Antártida (sí, me estoy refiriendo al polo sur) y esta playa solamente hay mar.

Probablemente su segundo atractivo turístico sea su pintoresca iglesia (¿Cuál no en Islandia?) que no visitamos al ver unas excavadoras a su alrededor. Este iglesia tiene una interesante historia detrás, pero tengo que irme un poco por las ramas para contarla (yo siempre me voy por las ramas…). Al lado de Vík í Mýrdal se encuentra el glaciar Mýrdalsjökull, que justamente está encima del volcán Katla. La última erupción registrada de esta volcán fue en el año 1918, por este motivo se cree que este volcán, activo, pueda sufrir una erupción dentro de poco. Esto provocaría el rápido deshielo del glaciar que está encima de él, pudiendo provocar una riada de agua que arrase el pueblo. Se cree que en esa circunstancia el único edificio seguro sería la iglesia, que ya sobrevivió a la anterior erupción. De forma periódica, todos los habitantes del pueblo participan en simulacros de evacuación a la iglesia.

Puesta de sol en Dyrhólaey

Puesta de sol en Dyrhólaey [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Toma sacada a ISO100, f11 y 1/4 segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Llegamos a Vík y Mýrdal justo después de comer. Teníamos planeado hacer al día siguiente el amanecer en la playa del pueblo, así que fue lo primero que fuimos a inspeccionar. Paseando por la playa poco a poco nos fuimos acercando a los acantilados para encontrarnos con la primera sorpresa que no esperábamos ver, frailecillos. En todas las guías que habíamos visto decían que a finales de Julio los frailecillos abandonan Islandia, pero parece que no es tan raro verlos hasta en Septiembre. Intentamos hacerles unas fotos desde ahí, pero estaban bastante altos en el acantilado y para mi 70–200m se hacía imposible.

Puesta de sol en Dyrhólaey

Puesta de sol en Dyrhólaey [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Toma sacada a ISO100, f11 y 0,3 segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Contentos de al menos haber visto el pajarillo por primera vez en nuestra vida nos desplazamos hasta la playa de Reynisfjara. No teníamos muy claro si hacer la puesta de sol ahí o no. Después de visitar la zona decidimos probar mejor suerte en la península de Dyrhólaey, después de todo, lo más característico de Reynisfjara, sus columnas de basalto en el mar conocidas como Reynisdrangar, también las íbamos a ver mañana desde la playa de Vík í Mýrdal.

Frailecillos en el acantilado

Frailecillos en el acantilado [Canon 5D Mark II con Canon 70–200f4L IS. Foto sacada a ISO800, f4 y 1/50 seg]. © David García Pérez 2015.

Cuando vimos la carretera que subía hasta Dyrhólaey, no las teníamos todas con nosotros. Una carretera de tierra con fuerte pendiente podía ser demasiado para la autocaravana, menos mal que no teníamos el viento en contra. Después de subirla más airosos de lo que esperábamos, llegamos hasta el faro que hay en la cima. La idea era fotografiar el famoso arco de piedra, pero el viento nos hizo cambiar de opinión. Para fotografiarlo había que acercase al borde del acantilado con el viento empujándote al vacío. Algo que no nos apetecía particularmente.

Reunión de Frailecillos

Reunión de Frailecillos [Canon 5D Mark II con Canon 70–200f4L IS. Foto sacada a ISO1600, f4 y 1/160 seg]. © David García Pérez 2015.

Personalmente me decanté por fotografiar la puesta de sol hacia el lado contrario, donde teníamos unas interesantes vistas a un paisaje muy particular de Islandia. Al ponerse se nos presentó delante nuestra la oportunidad de volver a intentar fotografiar frailecillos. No siendo el tipo de fotografía que suelo hacer, la verdad es que estoy bastante contento de los resultados.

Amanece en Vík í Mýrdal

Amanece en Vík í Mýrdal [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Toma sacada a ISO100, f11 y 0,6 segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

La mañana siguiente, a la hora de fotografiar el amanecer hacía un intenso viento, tan intenso que solamente podíamos disparar en la dirección de viento, cualquier intento de encarar el viento terminabas con arena en todas las partes de la cara. En las fotografías se puede apreciar el movimiento de la arena con el viento.

Hasta aquí llegó nuestra visita a la zona de . Después de una breve visita a unos baños públicos en el pueblo y una tienda de recuerdos (camiseta, buff y guantes cayeron), llegó la hora de hacer ruta hacia el oeste.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Bueno, tal vez más conocida por los no autóctonos, incapaces que somos de pronunciar una palabra como Breiðamerkursandur. Esta playa es lo que geográficamente se conoce como un “sandur”, una planicie provocada por sedimentos fluviales provenientes de la fusión de glaciares. En este caso por los glaciares: Breiðamerkurjökull, Fjallsjökull y Hrútárjökull durante varios cientos de años.

Encarando al mar

Encarando al mar [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Tomas sacadas a IS0100, f11 y 1 segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Aunque quizás por lo que es más famosa Breiðamerkursandur es por que está localizada en la salida del lago glaciar Jökulsárlón, probablemente el lago glaciar más famoso de Islandia. Dependiendo del momento del día, esta playa está llena de trozos de hielo proveniente de los icebergs del lago glaciar que son llevados al mar con la subida y bajada de la marea.

Frío amanecer I

Frío amanecer I [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Tomas sacadas a IS0100, f13 y 1 segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Cuando vi fotos de este sitio antes de ir hasta ahí, siempre pensé que se trataba de pequeños hielos, no mucho más altos que el tobillo de uno. Como engañan las proporciones en las fotos, sobretodo cuando no se tiene ninguna referencia cerca. Estos hielos pueden llegar a ser bastante grandes, más altos que uno mismo, y parece increíble como el mar es capaz de moverlos como si fuese nada. En ese momento entendí la advertencia de que era mejor vigilar las olas por si estas movían hacia a ti una porción de hielo que podría golpearte en las piernas provocándote alguna lesión o tirarte el trípode con tu cámara al suelo.

Frío amanecer II

Frío amanecer II [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Tomas sacadas a IS0100, f13 y 0,8 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Nuestro primer día en Islandia condujimos hasta aquí. Llegamos a la hora de la puesta de sol pero no veríamos mucho. Teníamos unas nubes cerradas que de vez en cuando soltaban algo de lluvia. Para más mala suerte, el viento venía del mar hacia la costa, así que la lente se empañaba fácilmente. Aún así esto no nos detuvo para hacer fotos. Resultado de esa sesión es la primera foto que adorna este artículo. La única foto que salvé, los pequeños trozos de hielo eran constantemente movidos por el mar, lo cual hacía sumamente complicado encuadrar… cada ola que pasaba la configuración de hielos cambiaba por completo.

Tímido amanecer

Tímido amanecer [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Tomas sacadas a IS0100, f13 y 0,5 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

La segunda sesión y última en esta zona, fue un amanecer varios días después. La noche anterior había caído una fuerte lluvia y no esperábamos mucho del amanecer. ¡Qué equivocados estábamos! A pesar de estar nublado por donde salía el sol, toda esa zona era lo suficientemente fina para que tomase color rojo y amarillos, dando un toque de contraste con el frío azul del hielo.

Estelas en el hielo

Estelas en el hielo [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Tomas sacadas a IS0100, f13 y 0,5 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Esa mañana la cantidad de hielo era sumamente mayor que la anterior vez. Tanto que era casi imposible aislar nada. También el tamaño de las porciones era mucho mayor, lo cual si que facilitaba fotografiarlos. Estos no eran movidos tan frecuentemente por la fuerza del mar, evitando que la composición cambiase o los hielos saliesen movidos.

Piedras, arena y hielo

Piedras, arena y hielo [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Tomas sacadas a IS0100, f11 y 0,8 segundos de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

Por supuesto, la fina arena negra era otro de los elementos compositivos más interesantes de la playa. Su contraste con los hielos se puede apreciar en todas las fotos que decoran este artículo. Hablando de la arena, esta fina arena negra se cuela por todas la partes. Vigilar vuestro trípode, que aquí a parte de la sal también sufrirá por dicha arena.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies