raw

Cuando había publicado el vídeo de RAW vs JPEG pensé que un vídeo donde hablase de los tipos de archivos más comunes para imagen digital podría llegar ser interesante. Me ha llevado varios meses encontrar el tiempo para grabarlo y este es el resultado:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Sí, lo sé, hay miles de artículos y vídeos que hablan del tema de por qué es mejor disparar RAW que JPEG, incluso ya había hablado por aquí en el año 2011: RAW vs JPEG. La excusa es que cuando estaba preparando el vídeo balance de blancos, pensé que podría dar una perspectiva con mayor profundidad en el tema de la que se suele dar habitualmente. Este es el resultado:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Categorías Comprendiendo, Vídeo

{ 8 comentarios }

En mi articulo anterior sobre como es la estructura de ficheros en una biblioteca de Lightroom comenté que todos los ajustes de revelado que hacemos a nuestras imágenes, así como los metadatos que añadimos a la misma (etiquetas, descripción, título, información de copyright… ) se guardan en la propia biblioteca. Si simplemente cogemos el fichero RAW de donde esté en nuestros discos duros, dicha información no estará en el fichero. Hay varias formas de conseguir extraer de forma sencilla dicha información de la base de datos. Veamos cada una de ellas.

Nieve Otoñal en Urbasa

Nieve Otoñal en Urbasa [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Toma sacada a IS0100, f13 y 4 seg. Trípode
y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2013.

Seleccionando y guardando fichero los metadatos de nuestras imágenes:

La primera opción es la más sencilla de todas. Seleccionamos en la galería las imágenes de las que queramos grabar los metadatos a fichero y pulsamos la siguiente combinación de teclas: Ctrl+S en PC ó Commando+S en Mac (también podemos acceder a eso a través del menú: Metadatos -> Guardar metadatos en archivo).

El resultado final será un fichero xmp (salvo si los RAWs son DNGs, leer más adelante) al lado de nuestro fichero RAW original. Tal y como muestra la siguiente figura:

Seleccionando todas las imágenes en el catálogo de Lightroom

Si queremos hacer esto para todas nuestras fotos, la forma más fácil de hacer esto es en el módulo de biblioteca seleccionar el catálogo que contiene todas las imágenes como se muestra a continuación:

Seleccionando todas las imágenes

Y a partir de ahí, seleccionar todas las imágenes: Ctrl+A en PC ó Comando+A en Mac y hacer lo que hicimos antes, guardar los metadatos. Os advierto que si la colección es grande esto llevará mucho tiempo.

La ventaja es que sí ahora vuestro catálogo se estropea, siempre tendréis una copia de los ajustes en el fichero XMP que se ha creado (si abrís el fichero en un editor de texto veréis que es simplemente un montón de texto en formato XML con todo lo que le hicimos a la imagen en Lightroom).

La excepción de los DNGs

Hay un pequeño inconveniente si el formato de los ficheros RAW de nuestra cámara es DNG o hemos convertido nuestra imágenes a este formato en el momento de importarlas (Como ya comenté anteriormente, no vamos a perder calidad por convertir nuestros RAWs originales a este formato).

Cuando guardemos los metadatos a fichero usando el método anterior, para los ficheros DNG no se creará el fichero XMP que los acompaña. DNG es un formato de fichero creado por Adobe y dicho formato ya contempla que se puedan guardar dentro de él los metadatos y ajustes de revelados que hacemos sobre el RAW en una aplicación como Lightroom. La principal ventaja de esto es que así no corremos el riesgo de algún momento perder el fichero XMP mientras movemos las imágenes de un lado a otro.

La principal desventaja es que cada vez que grabemos los cambios, un sistema de backup como Time Machine de Apple o Backblaze volverán hacer un backup del fichero RAW entero, a pesar que la modificación de los metadatos no es ni un 1% del mismo. Time Machine es desde luego el que más sufre, este sistema guarda un histórico de modificaciones que se hace un fichero, cada vez que lo actualicemos, volverá a guardar una nueva copia del RAW, con lo cual nuestro disco de backup corre el riesgo de llenarse rápidamente.

Automatizando el guardar a fichero los metedatos de nuestras imágenes

Si lo comentado anteriormente queremos que siempre se haga cuando cambiemos ajustes de una imagen, la mejor opción en vez de acordarnos de guardar los metadatos cada vez que modificamos algo es automatizar la generación y actualización de dicho fichero XMP por parte de Lightroom.

Para ello, vamos hasta los ajustes de catálogo (en PC ir al menú: Editar -> Ajustes de Catálogo, en Mac ir al menú: Lightroom -> Ajustes de Catálogo). Ahí se nos presentará una ventana como esta.

title

Si seleccionamos en la subventana “Metadatos”, simplemente tenemos que marcar la opción “Escribir cambios automáticamente en XMP”. Cada vez que modifiquemos los ajustes de revelado en Lightroom o añadamos metadatos a la imagen, Lightroom automáticamente actualizará el fichero XMP asociado con dicha imagen.

Exportando a RAW en Lightroom:

Aunque los casos anteriores pueden ser útiles para alguna gente, realmente lo interesante es el siguiente. Imaginaos que queremos mandar a alguien el fichero RAW original, pero queremos que al abrirlo (si también tiene una versión igual o superior a Lightroom o Photoshop CC) vea los ajustes de revelado que nosotros hemos hecho. Una opción es guardar los metadatos como dije antes y buscar en el fichero y el XMP acompañante en los miles y miles de imágenes que tenemos. Poco práctico.

Más fácil es seleccionar la imagen e exportarla. En el menú de exportación de Lightroom, en la sección de “Ajustes de archivo”, seleccionamos simplemente original. Tal como mostramos aquí:

title

A donde le hayamos dicho a Lightroom que exporte la imagen, también exportará ahí el fichero XMP (a no ser que sea una DNG donde, como dije antes, los ajustes de revelado ya van dentro del fichero).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Categorías Técnica

{ 14 comentarios }

Adobe desde que empezó a desarrollar su producto estrella para fotógrafos, Adobe Lightroom (¿o pensabais que hablaba de su plugin llamado Photoshop?), publica de forma gratuita unos meses antes una versión beta del mismo. En esta ocasión Adobe Lightroom 5 Beta.

En este breve vídeo tutorial os comento por encima las mejoras a la herramienta de eliminación de manchas, la mejora que por el momento creo que voy a encontrar más útil de todas las que vienen con esta nueva versión de Lightroom.

Así como en las versiones anteriores las mejoras siempre me parecieron un gran paso adelante que hacía que la actualización de una versión previa a la nueva, lo que muestra esta nueva beta, aunque útil, me deja con una sensación de que sabe a poco. Tal vez tengamos que esperar a ver la versión definitiva, en caso que Adobe se guardase algún as más bajo la manga.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Si hay una persona que prácticamente creo ciegamente en sus recomendaciones en como usar Adobe Lightroom ó Adobe Photoshop ese es Jeff Schewe. Realmente el por qué de esto no lo sé explicar, supongo que después de haber visto innumerables vídeo tutoriales de él, leerme varios de sus libros, o sus artículos en diversos medios, y dicha información siempre resultarme útil, uno termina ganando confianza al autor de los mismos. Cuando me enteré de que iba a publicar un libro: The Digital Negative ya sabía que tenía que reservar el dinero para comprármelo.

The Digital Negative es más un libro de flujo de trabajo y buenas prácticas que un manual puro y duro de Lightroom. Desde el momento que sacamos la foto en la cámara, explicando por qué derechear, que contiene un fichero RAW y sus principales problemas. Pasando como procesar la imagen. Y concluyendo en diferentes flujos de trabajo para hacer tareas tan básicas como copias de seguridad.

Schewe guarda una estrecha relación con los ingenieros de Adobe y esto se nota durante todo el libro. Comenzando con una historia del nacimiento de Lightroom, pasando a explicarte detalladamente que hace exactamente cada control del mismo y que algoritmos usa por detrás.

El libro se lee de forma rápida y cada uno de los conceptos es bastante descriptivo. De lejos es el típico libro pesado que se recorre uno a uno todas las opciones de los programas que describe, sino que te muestra realmente una forma, ya sea óptima o no, de trabajar con él.

Ahora esperando al año que viene a Schewe publique de The Digital Print.

De la contraportada:

The Digital Negative is about raw image processing of digital camera captures. It details what makes for a really good digital negative and how to harness the massive power of Lightroom and Camera Raw to extract the best-possible raw rendering of that digital negative. It’s also about when and how to deploy Photoshop to take your rendered digital negatives further using the power of Photoshop to perfect the images that need and deserve the attention. I drill down on the Lightroom Develop module and the Camera Raw plug-in extensively—that’s the meat of this book. While parametric image editing (editing the parameters instead of the image pixels in Lightroom and Camera Raw) has advanced considerably since Camera Raw was first introduced, there is still a use for that venerable old lady named Photoshop.

I wrote this book because there didn’t seem to be an optimal source of information that suitably covered the main topic without being relegated to covering everything about a single application. The world doesn’t need yet another Lightroom or Photoshop book. What I thought was needed, though, was a book about the essence of raw image processing, regardless of the imaging application. I set out to write a book about cross-application integration that addressed the needs of photographers who want to optimize their images for the best-possible image quality.

I called the book The Digital Negative for a reason. In my formative years as a young photographer, I read a series of books by Ansel Adams that formed the genesis of my infatuation with and addiction to photography. Ansel’s books—The Camera, The Negative, and The Print had a huge impact and greatly helped advance my knowledge of photography. Time will tell if I can have even a minute fraction of the impact on others that his books had on me. (Excerpt from the book’s introduction)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

¿DNG o RAW propietario?

Uno de los grandes quebraderos de cabeza de fabricantes de programas como Adobe Lightroom, Apple Aperture, ó Capture One es la gran diversidad de formatos de archivo RAW propietarios que existen. En la última versión de Lightroom, Adobe da soporte a casi 300 formatos de fichero distintos, básicamente, a casi 300 modelos de cámaras digitales distintas.

Últimos colores del día

Últimos colores del día [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 70-200f4 IS USM. Filtro: Polarizador Helipoan. Exposición: ISO100, f13 y 1/60 seg. Toma sacada con trípode, disparador remoto, y espejo levantado.]. © David García Pérez 2012.

Todo esto no representaría más que una anécdota si no fuese por que dichos formatos son propietarios y su especificación no es pública. ¿Qué significa esto? Pues que cuando sale una nueva cámara al mercado, tanto Adobe como Apple como Phase One, entre otros, tienen que coger la cámara y hacer ingeniería inversa para averiguar como abrir dicho fichero, pudiendo así acceder a la información de la imagen. Es únicamente por este motivo cuando una cámara nueva sale al mercado tarda un tiempo en ser soportada por los programas más comunes, salvo contadas excepciones que hablaré más adelante. Ciertamente el fichero RAW se puede editar con el software nativo que viene con la cámara, si no fuese por que dicho software siempre suele ser horrible y no merece casi nunca la pena instalarlo.

¿Cuál es el principal problema de todo esto? Pues que siempre se corre el riesgo que el fabricante deje de dar soporte a este formato propietario en el futuro. Un claro ejemplo de esto es la conocida compañía americana Kodak. Este fue uno de los fabricantes pioneros en cámaras réflex digitales, y después de no tener mucho éxito en el mercado decidió dejar de dar soporte a las mismas. ¿El resultado? Que ya no había posibilidad de descargarse programas para seguir abriendo tus ficheros de imágenes en el ordenador. Era como si viniese un fuego y destrozase todos tus negativos. La situación no es tan alarmante por que fabricantes como Adobe, Apple, etc… siguen dando soporte a dichas cámaras a través de su software. Pero por muy grande que sea la compañía siempre puede desaparecer o dejar de crear el programa, con lo que ahí se nos van nuestras queridas fotos.

Adobe intentó poner una solución a este problema y creó un formato RAW abierto conocido como DNG (Digital Negative/Negativo Digital). Algunos fabricantes como Leica lo usan en sus cámaras, otros, pues hacen oídos sordos. Al ser un formato abierto cualquiera puede usarlo, todos los reveladores RAW del mercado lo soportan, y cuando, por ejemplo, Leica saca una cámara nueva al mercado, podemos abrir sus ficheros en nuestro programa favorito desde el primer día. En caso de que Adobe desaparezca, no pasa nada, el formato sigue ahí y cualquiera puede hacer un programa compatible con el mismo, sin necesidad de hacer ingeniería inversa.

La mayor parte de los programas nos permiten hacer una conversión del formato RAW propietario a DNG, sin ninguna perdida de calidad por realizar dicha transformación. No es una práctica desaconsejable salvo por un pequeño problema, que particularmente me afecta a mí. Para realizar mis copias de seguridad uso un programa conocido como Time Machine. Este programa, como otros, lo que hace es actualizar la copia de un fichero solamente si lo hemos modificado, mientras que al mismo tiempo guarda las versiones anteriores del mismo si queremos volver a ellas. Cuando modificamos un fichero RAW propietario, Lightroom -el programa que yo uso- crea un fichero xmp de texto con las modificaciones que yo aplico en el revelado, en ningún momento se modifica el fichero original. Este fichero ocupa mucho menos que 1 MB, con lo cual cualquier modificación que hagamos en el mismo no ocupará mucho espacio en nuestro disco dura de backup. Sin embargo, en el caso de ficheros DNG, los reveladores RAW suelen guardar dichos cambios en el propio archivo, con lo cual, imaginaos que estamos trabajando con un fichero que ocupa unos 20MB, hacemos unos pequeños cambios, ya tenemos en nuestro disco de backup dos ficheros de 20MB, hacemos más cambios otro día, ya ocupamos 60MB… y ahora para todas las imágenes que tenemos.

DNG sin embargo, si que se antoja como un formato muy apto para archivado de fotos, una vez estamos seguros que hemos terminado de trabajar con ellas, las convertimos a DNG y así nos aseguramos que pase lo que pase en el futuro siempre podremos seguir accediendo a ellas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Sin lugar a dudas, la mayor novedad introducida con Adobe Lightroom 4 es el nuevo panel básico. Panel que despista a mucha gente acostumbrada a trabajar con anteriores versiones del programa dado que se ha cambiado de forma radical el funcionamento de muchos controles, eliminado algunos otros y añadidos nuevos. Personalmente, después de jugar un poco con ellos soy de los que opinan que el cambio es a mejor, con controles más intuitivos, aunque algo desconcertantes la primera vez que nos enfrentamos a ellos.

Anoche en Bardenas Reales

Anoche en Bardenas Reales. [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 50mm f1.8. Filtro: Polarizador B+W. Exposición: ISO100, f16 y 2,5 seg. Toma sacada con trípode, disparador remoto, y espejo levantado.]. © David García Pérez 2011.

De entrada vamos a obviar los dos primeros controles del menú básico que básicamente ajustan tanto temperatura de color de la imagen como la tinta de la misma, se comportan exactamente igual que en versiones anteriores del programa y no hay mucho más que decir aquí. Lo interesante empieza a partir del control de exposición hasta el control de claridad (de nuevo, centrándonos en exclusiva al panel básico).

Nuevos controles básicos de Adobe Lightroom 4

Sin lugar a dudas, lo que más llama la atención del nuevo Lightroom 4 son sus nuevos controles básicos.

Antes de empezar decir que estos controles actúan de forma paramétrica, con lo cual no es relevante el orden en que los usemos. De todas formas el orden en que se presentan es el orden en que los ingenieros de Adobe peinsan que es la forma óptima. Vayamos en detalle uno a uno de ellos.

Imagen tal y como ha salido de la cámara...

Imagen tal y como ha salido de la cámara, la cual voy a usar de ejemplo para explicar el ajuste tonal de los nuevos controles del panel básico de Adobe Lightroom 4.

  • Exposición – Este control será uno que despiste en gran medida a mucha gente. En anteriores versiones de Lightroom se empleaba principalmente para ajustar el punto blanco de la imagen. Esto ya no es así en la versión 4 del programa. El objetivo de este control ahora es ajustar los tonos medios de la imagen. Su funcionalidad es una combinación del anterior control de Exposición en Lightroom 3 y el ya inexistente control de Brillo.

    Zona que afecta el histograma si movemos el control de exposición
    Control de Exposción

    Cuando empezamos a mover el control de Exposición se puede observar como Lightroom destaca que la zona que afecta del histograma la de los tonos medios, como podéis observar en la captura previa.

    Cómo se puede ver en las imágenes anteriores, el control de exposición actúa moviendo los tonos medios del histograma, si movemos el indicador hacia valores positivos, aclaramos la imagen, empejunado todo el histograma a la derecha, si movemos el indicador a la izquierda, oscurecemos la imagen, moviendo el histograma hacia la izquerda. Este control es capaz de ajustar hasta 4 pasos de luz.

    Mientras ajustamos la imagen, si mantenemos pulsada la tecla “alt” ó “opción” podremos ver si estamos quemando alguna zona de la imagen (la imagen se convierte a negro en las zonas no quemadas y blanco para las zonas quemadas).

    Ajustada la exposición de la imagen

    He bajado el control de exposición a -0,40. El objetivo de este ajuste es oscurecer un poco la imagen, muy pálida en la captura original.

  • Contraste – En Lightroom 4 el ajuste de contraste cobra especial relevancia. En anteriores versiones muy poca gente usaba dicho control, pero con la introducción del Proceso 2012 cobra especial relevancia. Esta nueva versión de Lightroom importa las imágenes de una forma muy plana, con muy poco contraste, a diferencia de versiones anteriores. Una vez ajustado el control de exposición es conveniente ajustar el contraste de la imagen hasta conseguir un resultado que nos guste.

    En este caso, valores negativos del contraste lo disminuyen con respecto al valor inicial de la importación de la imagen, valores positivos lo incrementan.

    Imagen después de ajustar el contraste

    He incrementado el contraste a +21, personalmente creo que ayuda a destacar un pelín más tanto el cielo como montañas.

A continuación de los anteriores controles, llega un nuevo grupo de cuatro controles: Iluminaciones, Sombras, Blancos y Negros cuya misión será hacer un ajuste fino del ajuste inicial hecho con Exposición y Contraste.

  • Iluminaciones – Iluminaciones nos va a valer para ajustar las zonas más brillantes de la imagen o la zona alta del histograma. Este control internamente incorpora la funcionalidad del antiguo control de “Recuperación” de versiones anteriores, pero no lo debemos confundir con él. Es un control muy útil para recuperar esas texturas aparentemente perdidas en las zonas más claras de la imagen. Sobretodo si tendemos a derechear el histograma.

    Zona que afecta el control de iluminaciones al histograma
    Control de iluminaciones en Lightroom

    Como podéis observar, al seleccionar el control de Iluminaciones se ve que este afecta a la zona alta del histograma.

    Control de iluminaciones completamente a la derecha
    Resultado con el control de iluminaciones completamente a la derecha

    En este ejemplo he puesto el control de iluminaciones completamente a la derecha, a +100. Esto hace que la zona más clara de la imagen se aclare aun más, aplanándose un poco el cielo, también se nos aclaran los tonos medios dado que son empujados a la derecha al mover el control de iluminación.

    Histograma con el control de iluminaciones completamente a la izquierda
    Imagen con el control de iluminaciones completamente a la izquierda

    En este ejemplo he puesto el control de iluminaciones completamente a la izquierda, a .100. Esto hace que la zona más clara de la imagen comience a oscurecerse, al mismo tiempo, este control está recuperando bastante la textura en esos tonos claros, dando más realce a las nubes.

    Imagen después de haber ajustado el parámetro de Iluminaciones

    Al final, intentando reforzar ese cielo de la foto, bajé las iluminaciones hasta -23, oscureciendo y dando más contraste al mismo.

    De nuevo, al igual que control de “Exposción” observamos que valores negativos mueven la zona del histograma que afecta hacia la izquierda, valores positivos hacia la derecha. De forma similar, si pulsamos la telca “alt” ó “opción” mientras ajustamos el control, podremos ver si la acción de este control recupera o quema alguna zona de la imagen, mostrando de color negro las zonas no quemadas y de color blanco las quemadas.

  • Sombras – Este nuevo control nos ayudará ajustar las zonas oscuras de la imagen o la parte izquierda del histograma. Para la gente que venga de versiones anteriores, comentar que este control contiene en su interior la lógica del antiguo control de “Luz de Relleno” pero de forma mejorada, sin esa tendencia a producir halos de la versión anterior.

    Histograma actuando sobre la zona de sombras
    Control de sombras de Lightroom 4

    Como se puede observar en la captura el control de sombras afecta a los tonos oscuros de la imagen ó histograma.

    Forma final del histograma después de mover el control de sombras completamente a la derecha
    Imagen con el control de sombras completamente a la derecha

    En este ejemplo he movido el control de sombras completamente a la derecha, como podéis observar, todos los tonos oscuros se aclaran en gran medida.

    Histograma después de mover el control de sombras completamente a la izquierda
    Imagen después de omver el control de sombras completamente a la izquierda

    En este ejemplo he movido el control de sombras completamente a la izquierda, en este caso las zonas ya oscuras de las imágenes se hacen más oscuras, arrastrando un poco los tonos intermedios, haciéndolos menos claros.

    Ajuste final del control de sombras

    En mi ajuste final de este control el resultado ha quedado en +15, la idea principal es aclarar un poco las montañas para que no pierdan relevancia con respecto al cielo. Tal vez ahora mismo parezcan muy claras, pero este es el resultado final después de haber jugado un rato con otros parámetros como “Negros” que veremos más adelante en el artículo.

    De forma parecida a lo que pasaba con los controles anteriores, si mantenos pulsada la tecla “alt” ó “opción” mientrsa ajustamos este ajuste veremos de color blanco los pixeles de la imagen que no son negro puro y de color negro los pixeles de la imagen que hemos convertido completamente en negro.

  • Blancos – El control de blancos nos va a permitir ajustar con más precesión el punto blanco de la imagen. Como se puede observar en las capturas de pantalla que se muestran a continuación,

    Zona del histograma que afecta el control de blancos

    El control de blancos afecta a la zona alta del histograma, y nos va a valer para ajustar el punto de corte blanco de nuestras imágenes.

    Histograma después de ajustar el control de blancos al máximo a la derecha
    Imagen después de ajustar el control de blancos completamente a la derecha

    En este ejemplo he subido el control de blancos a +100, esto ha provocado que el histograma se fuese completamente a la derecha, haciendo que muchos de los pixeles del cielo se convirtiesen en blanco puro, perdiendo completamente la textura en esa zona.

    Como queda el histograma después de mover el control de blancos completamente a la izquierda
    Imagen después de mover el control de blancos completamente a la izquierda

    En este caso al mover el control de blancos completamente a la izquierda, a -100, estamos moviendo todo el histograma a la izquierda oscureciendo en general la imagen, y en particular la zona del cielo.

    Imagen después de ajustar el control de blancos

    En este caso he subido el ajuste de blancos para hacer que las nubes más claras sean más blancas posibles, sé que esto aclara un poco mi cielo, más de lo que me gustaría, pero eso ya lo recuperaré con los ajustes de curvas.

    Al igual que el control de “Iluminaciones” o “Exposición” si mantenemos pulsada la tecla “alt” ó “opción”, veremos de color blanco los píxeles de la imagen que hemos quemado y de color negro los que todavía no lo están.

  • Negros – Último control de este grupo de cuatro para el ajuste tonal de nuestra imagen. Por el nombre es fácil averiguar que este control ajustará la zona más oscura de la imagen o la que se encuentra más a la izquierda del histograma. Básicamente nos permitirá ajustar el punto negro de la imagen.

    Zona a la que afecta el histograma de negros...

    Zona del histograma a la que afecta el control de negros, vemos que se centra en la zona más oscura de la imagen.

    Histograma con el control de negros completamente a la derecha
    Imagen con el control de negros completamente a la izquierda

    Al subir el control de negros a +100 la imagen pierde cualquier zona de negro puro, aclarándose completamente por los tonos más oscuros de la imagen, también afectando en consecuencia la zona de sombras.

    Histograma con el control de negros completamente a la izquierda
    resultado de la imagen al poner el contro de negros completamente a la izquierda

    Al mover el control de negros completamente a la izquierda, a -100, una gran cantidad de pixeles de las zonas oscuras se nos convierten en negro puro, al mismo tiempo, nos arrastra el resto de los pixeles a la izquierda, oscureciendo en general la imagen (aunque afecta principalmente a los pixeles oscuros y en menor medida a las zonas de sombra de la imagen).

    Imagen final con el control de negros ajustado

    Al final el control de negros lo he dejado en -46, en este punto unos pocos pixeles son negro puero, anclando la imagen por ese lado.

    Al igual que en control de sombras, si mantenemos pulsada la tecla “alt” ó “opción” mientras ajustamos este control veremos los pixeles que no son negro puro de color blanco y los que se conviertan en negro puro de color negro.

Probablemente por la forma que está descrito cada uno de los controles da la impresión de que para el ajuste de esta imagen fui por cada uno de ellos ajustando hasta el valor que creyese correcto o más me gustase y a partir de ahí ya no tocase nada más. Pero nunca hay que olvidar que esto es un proceso iterativo. Mover uno de los controles puede afectar a un ajuste anterior, por lo que, personalmente, suelo ir ajustándolos todos, pero después poco a poco refino el ajuste hasta conseguir algo que me guste.

Queda la última zona de los controles “Básicos” de revelado de Lightroom, los controles de presencia que incorporan tanto “Claridad”, “Intensidad”, como “Saturación”:

  • Claridad – funciona de la misma forma que funcionaba en el proceso anterior pero con sobredosis de esteroides. Claridad nos ayuda a mejorar el microcontraste de la imagen. En esta ocasión Adobe lo ha potenciado, doblando su efecto, si antes en una imagen aplicábamos un parámetro de 30, ahora conseguiremos el mismo efecto con 15. Es importante tenter cuidado, dado que si exageramos mucho podremos llegar a tener un aspecto HDR que puede ser lo que no estemos buscando.

    Recorte con el control de claridad a 9

    Recorte al 100% con claridad a 0

    Recorte de la imagen con el ajuste de claridad a 23

    Recorte al 100% con claridad a 23 (mi ajuste final para la imagen).

    Recorte con el ajuste de claridad a 100

    Recorte al 100% con claridad a 100. Como podéis ver aquí las montañas están sobreexageradas, tengo que decir que no me disgusta del todo el aspecto, pero prefiero el toque más sutil que le da con el control de clardiad al 23.

    Esta nueva versión de Claridad tiene una tendencia menor a crear halos que con respecto a la versión anterior.

    Imagen después del ajuste de claridad

    Imagen con mi selección de claridad a 23, destaco las montañas y de paso hago el cielo un poco más interesante.

  • Intensidad – Este control no ha cambiado la forma de actuar con la versión anterior del programa. Básicamente nos vuelve a incrementar la saturación de los colores menos saturados de la imagen, con una tendencia a proteger los tonos de piel para no exagerarlos por error.

    Imagen después de ajustar intensidad

    Aquí está el resultado después de ajustar la intensidad a 43, abuso un poco de este control, pero realmente me gusta mucho que los colores destaquen.

  • Saturación – Este control incrementa la saturación de la imagen en global, prácticamente no lo uso nunca, resultando bastante menos efectivo que la combinación de “Intensidad” y los controles específicos de saturación por color del panel “HSL”.

Hasta aquí los cambios introducidos en los controles del panel básico de la nueva versión de Lightroom y que serán iguales a la versión de Adobe Camara RAW que venga con Photoshop CS6. Espero que os valiese de ayuda para ver como cambia cada control y saber como ajustar vuestras imágenes de forma óptima.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Cuando un amigo te pide que le escribas un artículo en el blog sobre un tema concreto de fotografía no le vas a decir que no (sí, sí, vale, sé que me queda pendiente el tema de soft proofing/pruebas de impresión, pero necesito tenerlo yo muy claro antes de publicarlo aquí). Artículo que me lleva a otra de esas preguntas típicas que se hacen la gente que empieza en fotografía digital, ¿En qué espacio de color configuro mi cámara? ¿Qué es eso del espacio del color para empezar?

O sol desaparece no Roncudo

O sol desaparece no Roncudo. [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 70-200f4L IS USM. Filtro: Polarizador Heliopan. Exposición: ISO100, f14 y 1,3 seg. Toma sacada con trípode, disparador remoto, y espejo levantado.] © David García Pérez 2012.

La respuesta corta a la primera pregunta sería la siguiente: sí tu cámara permite ProPhoto RGB (habitualmente solamente las cámaras de gama alta), pues escogemos este, sino, escogemos Adobe RGB. sRGB para temas de captura casi nos podemos olvidar de que existe (ojo, temas de captura, vuelve a cobrar mucha importancia para exportar imágenes en JPEG para ser mostradas en web).

Más en detalle, para esos habidos de conocimiento. Los ordenadores, cámaras, máquinas, etc… representan el color a través de lo que se denomina técnicamente como espacios de color. Una forma típica de representar dicho espacio es a través de sus valores RGB (red (rojo), green (verde), y blue (azul)). Sin entrar en detalle de como es y como funciona dicha representación numérica, decir que ciertos fabricantes han decidido crear su representación particular basada en la representación de color RGB.

sRGB nació como espacio de color reducido (small RGB, aunque alguna gente traduce la “s” como shit RGB) adecuado para representar el color en pantallas de tubo. Dado a que la representación del color es más pequeña que el espacio normal RGB es casi el estándar para representar imágenes en color en la web.

Adobe RGB fue creado por Adobe en el año 1998 como espacio de color que era capaz de representar la gran gama de colores de las mejores impresoras de la época. Un espacio de color capaz de representar muchos más colores que el sRGB y que se convirtió a principios de los 2000 como un estándar de facto para trabajar en temas relacionados con las artes gráficas.

Pero la tecnología avanza, las impresoras fotográficas son cada vez capaces de mostrar más y más colores, las cámaras de capturarlos, etc… Adobe RGB ideal para artes gráficas mostraba deficiencias en temas de fotografía. Aquí es donde nace ProPhoto RGB de la mano de Kodak. Mucho más extenso que los espacios de color anteriores (es más, creo que hasta la fecha no hay ningún monitor capaz de mostrar toda su gama, aunque se aproximan), es ideal para trabajos fotográficos. Hay que tener en cuenta que mientras ajustamos nuestras imágenes, cuanto más extenso sea el espacio de color, menos riesgo de posterización correremos.

Pero podemos ignorar en gran parte todo lo anterior si disparamos en RAW. Un fichero RAW no tiene ningún espacio de color asignado, contiene toda la información que ha podido capturar el sensor de la cámara, independientemente de como esta estuviese configurada. Al momento en que importamos nuestras fotos en nuestro revelador RAW favorito y este haga un proceso de demosaicing, será el momento que el revelador RAW le aplique a la imagen una representación de color en el espacio de color que tenga configurado o este use internamente (esto da para otro articulo).

Espera un momento, ¿pero no dije yo en el segundo párrafo de este artículo que lo mejor era configurar la cámara ProPhoto RGB si era posible o en Adobe RGB en su defecto? Sí, dije eso. El motivo principal es que cuando nuestra cámara nos enseña la captura en pantalla o el histograma de la misma, dicha representación es hecha a través de una representación JPEG a partir del fichero RAW que la cámara genera al momento. Si queremos que dicha representación sea lo más fiel posible a lo que pudo capturar el sensor, tendremos que configurar nuestra cámara en el espacio de color más amplio posible (realmente a parte de juzgar composición y histograma, se debería ignorar el resto de lo que nos muestra la cámara en pantalla).

Eso sí, si no disparamos en RAW, y disparamos únicamente en JPEG, obviamente la configuración de este parámetro pasa a ser crucial.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Una de las grandes ventajas de la fotografía digital es la posibilidad de trabajar con ficheros RAW. Como ya dije en otros artículos, disparando en RAW es uno de los primeros pasos de exprimir al máximo nuestra nueva y flamante cámara digital. Pero la ventaja más importante para mí es la edición no destructiva que podemos hacer de una fotografía en RAW una vez la cargamos en nuestro ordenador.

Fernando Alonso - Entranamientos de la Fórmula 1 en Barcelona 2012

Fernando Alonso, Ferrari, y los entrenamientos en Barcelona. [Canon 5D Mark II, Canon 70-200f4L IS USM. F8, ISO1000, 1/640 segundos.] © David García Pérez 2012.

Los programas empleados para procesar RAW como Adobe Lightroom, Apple Aperture, Capture One, etc. procesan los ficheros RAW usando lo que se denomina procesado paramétrico. Según vayamos ajustando los parámetros de los ficheros RAW en cada uno de esos reveladores, estos programas almacenan dichos parámetros en una base de datos, o en el propio fichero RAW (si está en formato DNG), ó en un fichero adjunto (el típico fichero .xmp que aparece al lado de nuestras fotos como por arte de magia). Dichos parámetros pueden presentar un aspecto como el copio y pego a continuación (esto ha sido creado por Lightroom):

   ...
   crs:WhiteBalance="As Shot"
   crs:Temperature="4750"
   crs:Tint="-2"
   crs:Exposure="0.00"
   crs:Shadows="5"
   crs:Brightness="+50"
   crs:Contrast="+25"
   crs:Saturation="0"
   crs:Sharpness="51"
   crs:LuminanceSmoothing="0"
   crs:ColorNoiseReduction="25"
   ...

Cada vez que ajustamos un parámetro en el revelador RAW, este calcula en memoria los efectos que tendría eso sobre la imagen y nos lo muestra al momento. Y aquí hay un detalle muy importante a tener en cuenta, dicho cálculo se hace de forma independiente a como nosotros ajustamos los parámetros. Es decir, sí los ingenieros que crearon el revelador RAW consideran que para obtener los mejores resultados en una foto primero se deben aplicar los ajustes de Exposición, después Brillo, después Contraste, después Temperatura del color, etc. (este orden me lo estoy inventando). Por mucho que nosotros después comencemos ajustando otras cosas como por ejemplo el punto Negro de la foto, después la Temperatura, etc… el programa ignorará nuestro orden y continuará de forma tozuda haciendo lo que considera óptimo.

Por este motivo, muchas veces se dice que no importa que parámetro ajustemos primero en el revelador RAW, dado que este siempre aplicará dichos cambios en la forma que considera óptima. Esta afirmación hay que cogerla un poco con pinzas, dado que aunque el programa aplique las cosas de forma óptima, nosotros necesitamos seguir un cierto orden lógico para hacer las cosas y ver exactamente el efecto final que tendrá dicho resultado en pantalla (por ejemplo, no tiene sentido ajustar primero la exposición para después recortar la foto, pudiendo hacer que tengamos que reajustar la exposición después, ó el caso más típico, nosotros vamos ajustando los parámetros poco a poco, primero exposición, después punto negro, después volvemos ajustar la exposición, compensamos con brillo, tocamos de nuevo el punto negro, hasta que el resultado nos guste, el revelador RAW aplicará dichos cambios una única vez para cada uno de los parámetros).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Una de las cosas que más llama la atención a la gente que pasa de Lightroom 3 a 4 es lo que Adobe denomina como Proceso 2012. Esto es una nomenclatura muy particular de Adobe introducida con Lightroom 3. Pero para explicarlo bien hay que remontarse al año 2003, cuando Adobe lanzó la primera versión de Adobe Camara Raw.

Illas Sisargas

Illas Sisargas. [Cámara: Canon 40D. Lente: Canon 17-40Lf4. Filtros: Polarizador Heliopan y Lee Bigstopper. Exposición: ISO100, f11 y 156 seg. Toma sacada con trípode, disparador remoto, y espejo levantado.]. © David García Pérez 2010.

En el año 2003 Adobe lanzó con su archiconocido Photoshop, la primera versión de su revelador de ficheros RAW, Adobe Camara RAW. Diseñado para abrir ficheros RAW de cámaras digitales y procesarlas de forma no destructiva antes de continuar su procesado con Photoshop. El motor interno que procesaba dichos ficheros RAW fue usado por siguientes versiones de Camara RAW, y en las dos primeras versiones de Lightroom, hasta el año 2010, cuando salió Lightroom 3.

Para Lightroom 3, Adobe quería mejorar de forma notable los algoritmos de demosaico de su motor RAW. Su producto del 2003 mostraba su edad y la competencia hacía mella en este respecto, simplemente por abrir un mismo fichero en un programa RAW u en otro la calidad cambiaba a años luz. Adobe tomó la decisión de empezar desde cero, rehacer sus algoritmos y sacar lo que se llamaba “Proceso 2010,” y empezando a denominar al anterior como “Proceso 2003”. Este cambio pasó muy desapercibido a mucha gente que comenzó con Lightroom 3 viniendo de la 2 por qué los controles no cambiaban mucho de una versión a otra (la única pista era un icono de exclamación que te advertía que no estabas usando el “Proceso 2010” en una foto específica).

Y llegamos al año 2012, Adobe lanza Lightroom 4, y le vuelve a dar una vuelta de tuerca a los algoritmos de procesado en RAW. Si del “Proceso 2003” al “Proceso 2010” lo que cambiaba eran los algoritmos de demosaicing y los de procesado de ruido, del “Proceso 2010” al “Proceso 2012” cambian de forma radical los algoritmos que procesan el tono y color de la imagen. Tanto, que muchos usuarios tendrán dolores de cabeza para entender como funcionan los nueves controles si no son capaces de desligarlos con el comportamiento que presentaban los anteriores.

Para todas las fotos que importéis con Lightroom 4 automáticamente usarán el “Proceso 2012”. Si habéis importando vuestro catálogo desde una versión anterior de Lightroom a la 4, las fotos que ya tengáis procesadas mantendrán el proceso original en las que fueron procesadas, ya sea “Proceso 2003” o “Proceso 2010”. Esto es así principalmente por que si las convertimos a “Proceso 2012” desde “Proceso 2003” ó “Proceso 2010” el resultado final puede ser distinto al original, y desde luego no queremos tener que volver a reprocesar nuestras fotos si ya tienen un buen aspecto visual, simplemente por qué Adobe haya decidido actualizar sus algoritmos, sobre todo sí nuestro catálogo es muy extenso.

Proceso 2012 - Sutiles diferencias

No parece que exista gran diferencia entre la imagen con “Proceso 2010” y la imagen con “Proceso 2012”, pero si os fijáis en las zonas blancas del agua, veréis que cuando Lightroom convirtió la imagen de un proceso a otro, los blancos se volvieron mucho más contrastados en la imagen de la derecha.

Si habéis importado vuestro antiguo catálogo desde Lightroom 3 a la 4, es fácil ver que fotos están en “Proceso 2012” y cuales no. Cuando entramos en el módulo de revelar, si nuestra foto no está en “Proceso 2012” tendrá un icono de exclamación marcándolo en la parte inferior.

Exclamación indicando que la foto no está en Proceso 2012

La discreta exclamación en la esquina inferior derecha de la imagen del módulo de revelado nos indica que la foto no está en “Proceso 2012”.

Si pinchamos en dicho icono Lightroom nos comenta que disponemos una nueva tecnología de procesado de imagen y que si queremos emplearla. Nos ofrece también la posibilidad de actualizar todas nuestras imágenes en la tira de dispositivas. Por lo explicado anteriormente, yo desaconsejo dicha opción.

Proceso 2012 en Lightroom 4 - Mensaje de aviso

Mensaje de aviso cuando convertimos una imagen a “Proceso 2012” pinchando el icono de exclamación.

También podemos cambiar el proceso que se aplica a la foto a través del menú lateral de la derecha, tal y como se muestra en la siguiente imagen.

Proceso 2012 - Convirtiendo una imagen a través del menú de la derecha

También podemos convertir una imagen al “Proceso 2012” a través de las barras de herramientas de la derecha en el módulo de revelar.

Y el cambio más inmediato que vamos a ver una vez cambiemos el proceso es como ha cambiado el menú básico de procesado RAW, ahí tendremos una forma completamente diferente de procesar las imágenes. Es muy importante no tratar gran parte de dichos controles como los tratábamos en la versión 3 del programa, aunque eso ya es material para otro artículo.

Diferencia de controles de revelado del "Proceso 2012" con respecto "Proceso 2010"

Diferencia de controles de revelado RAW del “Proceso 2010” con respecto al “Proceso 2012”. Es muy importante no asumir que por que tengan el mismo nombre hacen la misma función que en la versión anterior.

Hasta aquí mí pequeña introducción al “Proceso 2012” de Lightroom 4, recordar que lo más importante, es que si nuestras imágenes tienen un aspecto fantástico con cualquiera de los otros procesos anteriores, no hace falta actualizarlas, por que probablemente sea perder más tiempo volviéndolas ajustar para volver a obtener exactamente el mismo resultado. Menos mal que cuando empecé a escribir esto, en mi mente iba a ser un artículo corto.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies