trípode

Hace ya más de un año comentaba por aquí que acababa de comprar mi nueva rótula Arca-Swiss Z1. Continuas peleas con mi anterior rótula fueron las que determinaron esta decisión. Las impresiones iniciales habían sido buenas, pero estas opiniones es mejor revisarlas después de un año de uso, cuando ya has puesto estos componentes mecánicos un buen trote. Después de todo, también decía maravillas de mi anterior rótula Manfrotto hasta que me harté de ella.

Esculls de Caynet

Esculls de Caynet. [Canon 5D Mark II con Canon 24mm TS-E Mark II y filtros: Polarizador Heliopan + Filtro de densidad neutra de 3 pasos Lee. Toma sacada a ISO100, F11, 8 segundos. Se empleó un trípode y disparador remoto]

Más de un año después la impresión sigue siendo buena. Salvo un par de puntos negativos que comentaré más adelante, la rótula se sigue comportando a la perfección. Una vez tienes ajustado el encuadre, aprietas la rótula y la cámara se queda quietecita dónde la tenías. Anteriormente con mi vieja rótula, y sobretodo con el 70–200, cada vez que apretaba, aquello se inclinaba varios milímetros, llegando al punto que a la hora de encuadrar tenía que calcular dicho movimiento para que el encuadre quedase bien. Con la Arca-Swiss Z1 esto no pasa, incluso si la aflojamos un poco, nos permite ajustes finos sin necesidad de perder todo el encuadre por completo. Hace falta un poco de práctica, y desde luego no va a llegar nunca al nivel de una rótula micrométrica (Arca-Swiss Cube te estoy mirando a ti, ¡anda que no eres cara!).

Las mayores críticas que puedes leer por internet sobre las rótulas Arca-Swiss es su sistema de enganche de la zapata. Tengo que decir que en mi caso particular no me ha dado la lata en ningún momento. Hay que tener en cuenta que yo empleo el enganche de tornillo, a diferencia de las que vienen con el quick-lock que es el que recibe más críticas.

Prometí comentar lo malo. Lo malo es que a la rótula no le gusta mucho el frío y la lluvia. Esto es una opinión que comparto con mi amigo Toni Gordon que posee la misma rótula que yo. Si hace mucho frío (temperaturas alrededor del cero o por debajo), a pesar de tener la rótula floja del todo, el primer movimiento siempre lo tienes que hacer con un pelín de fuerza de más, como si la rótula se quedase trabada. Lo mismo le sucede cuando se ha empapado por causa de la lluvia. Es una molestia menor, pero son una de esas cosas que te despistan un poco de lo que estás intentando fotografiar.

¿Volvería a comprar esta rótula? Probablemente sí, aunque todo hay que decirlo, ya llevo pensando desde hace algún tiempo que para el tipo de fotografía que hago, probablemente una rótula tipo Arca-Swiss Cube o Arca-Swiss D4 se adaptasen mejor a mí. Aunque claro, la última pesa significativamente más que la Z1, y eso se nota cuando subes la montaña.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Ya hace más de medio año comenté por aquí ciertos problemas que tenía con mi trípode que me llevaron a cambiarlo completamente. Primero me compré una rótula nueva y desde hace un mes y medio mi nuevo trípode, un Gitzo Systematic GT3542XLS. Este trípode pertenece a una nueva revisión de la serie Systematic de Gitzo que sacó a principios de año intentando resolver muchas de las críticas que tenía la serie antigua.

Gitzo systematic GT3542XLS en plena acción

En la elección de mi nuevo trípode buscaba varias cosas, de entrada no quería columna central, las columnas centrales desde mi punto de vista no valen para nada, desplegarla es como convertir tu trípode en un monopie que probablemente haga que la foto te salga trepidada. Quería que el trípode me pasase holgadamente por encima de mi cabeza, aquí me pasé 3 pueblos, dado que esta nueva versión del XLS mide 2 metros una vez desplegado. Carbono era el material que tenía en mente, mucho más ligero que aluminio y absorve mucho mejor las vibraciones. Al final terminé comprando un Gitzo Systematic GT3542XLS. Como otras opciones también evalué el Really Right Stuff TVC–34L, pero el hecho de tener que pedirlo a Estados Unidos me tiró un poco para atrás, sobretodo si tenemos en cuenta que para cualquier problema, tendría que enviarlo hasta allí.

Bien, antes de empezar analizando el trípode, decir que solamente llevo un mes y medio con él. Realmente para hacer una buena revisión del mismo habría que ver como se comporta varios años en el futuro de aquí. Por el momento viene con una garantía de 5 años que da impresión de fiabilidad. En este pequeño análisis sencillamente iré detallando cada una de las características del mismo y mis primeras impresiones sobre las mismas.

Plato del trípode Gitzo GT3542XLS

En vez de columna central, la serie Systematic viene con un plato, este plato se puede intercambiar por una columna central o una base basculante que facilita la tarea de crear panoramas, ambos accesorios hay que comprarlos a parte. En la foto os podéis fijar que al lado del plato tiene un pequeño nivel para conseguir que la base de la rótula esté perfectamente nivelada (de nuevo, esto es particularmente interesante si nos dedicamos hacer fotografía panorámica). También venden la idea de que compres varios platos por si tienes varias rótulas distintas que quieras intercambiar de forma rápida en el mismo trípode.

Gitzo GT3542XLS con el plato del trípode extraído.
Plato que viene de serie con el trípode GT3542XLS systematic, se puede apreciar el enganche para colgar un peso del mismo

En la parte inferior de la base se puede observar un gancho para colgar un peso del trípode en caso de situaciones de viento. También presenta un tornillo alen (se suministra la llave necesaria) para apretar la rótula una vez atornillada a la misma.

Llave manual de los nuevos trípodes Gitzo Systematic para apoyar el plato
Pestaña de seguro de los nuevos trípodes Gitzo Systematic para que el plato no se salga accidentalmente del trípode con nuestra cámara en él

Esta sistema de platos siempre ha sido una de las cosas más criticadas de la anterior serie Systematic. Se ajustaba a través de un tornillo y este tenía la tendencia de aflojarse con el tiempo, lo cual podía provocar que el plato se soltase mientras movías el trípode con la cámara atada al mismo. Tu cámara y tu lente hecha añicos en el suelo no suelen causar buena impresión. Ahora incorporan un doble sistema de seguridad, de entrada el tornillo que aprieta el plato se puede apretar manualmente, de esta forma siempre podemos asegurarnos de que está bien apretado aunque no llevemos encima el juego de llaves que se suministra con el mismo. Por otro lado, también se incluye una pequeño pestaña que hace falta apretar para poder quitar el plato del trípode, asegurándonos de esta forma que el plato no se escape del trípode aunque este no esté lo suficientemente apretado.

Sistema de cierre G-Lock de secciones de las patas de los trípodes Gitzo

Este trípode tiene 4 secciones de patas. Estas se pueden estirar girando el sistema G-Lock de Gitzo. Un pequeño giro de esta rosca libera la sección del trípode y podemos ajustar la altura de la pata como deseemos. Otro pequeño giro en sentido contrario aprieta la pata y se queda fija en esa posición. Gitzo afirma que cuanto más peso le pongas encima más fuerza hará el cierre y impedirá que la pata se encoja mientras tenemos la cámara encima (en teoría este trípode es capaz de soportar hasta 25 Kg de peso sobre sus patas). Ahora bien, si vais hacer fotos en la playa, no permitáis que ninguna de estos cierres quede por debajo de la arena, os podéis cansar de limpiarlos después en casa, hablando por experiencia propia.

Comentando esto de limpiar los cierres, decir que es increíblemente fácil desmontar este tipo de cierres, para poder limpiarlos después con toda la calma del mundo. Gitzo incorpora un pequeño bote de grasa para poder engrasar las roscas y así que su giro sea lo más suave posible.

Palanca que ajusta el angulo de ataque de cada una de las patas de forma independiente en la serie systematic de Gitzo
Altura más baja que se puede alcanzar con el Gitzo GT3542XLS

Como comenté, el trípode puede elevarse hasta una altura de 2 metros, ideal para poner una de las patas en ese desnivel que hace que después no tengamos el trípode a la altura deseada. Pero tal vez, para la composición que estamos buscando, queramos precisamente lo contrario, que el trípode esté lo más bajo posible. Para ello, cada una de las patas puede desplegarse con diferentes ángulos controlados a través de una sencilla pestaña (esto también nos valdrá para colocar el trípode en zonas de terrenos muy irregulares, dándole mayor versatilidad). Como podéis ver en las anteriores imágenes, el trípode se llega a colocar casi a nivel del suelo.

Terminación en punta de la nueva serie de trípodes Gitzo Systematic

Y hablando de patas, las puntas vienen equipadas de una forma bastante versátil. De serie incorporan unas bases de goma que se puede extraer para desvelar unas puntas para clavar el trípode en terrenos blandos. Si estamos trabajando en zonas de arena o nieve, se pueden colocar unos accesorios que evitarán que el trípode se nos entierre más de lo necesario.

Accesorios que vienen con el Gitzo GT3542XLS

Hablando de accesorios, en esta foto podéis ver todos los que trae de serie. Un juego de 3 llaves alen para apretar las diferentes tuercas del mismo. Un kit de nieve para colocar en la punta de nuestras patas como ya comenté anteriormente. Un juego de 3 topes de goma para las patas, por si no queremos ir cargando con la versión que tiene la punta dentro. Un pequeño tubo de grasa para reengrasar el trípode cuando haga falta. Un juego de piezas de plástico de recambio que van dentro de las patas y impiden que cada una de las secciones circulares giren sobre sí mismas. Y por último una bolsa para guardarla todo. En la foto no sale, pero también se incluye una funda de tela para guardar el trípode, eso sí, no es lo suficientemente grande para guardarlo con la rótula puesta.

Y hasta aquí este pequeño análissis de una de mis últimas adquisiciones. Ahora queda que pase el tiempo para ver si el trípode cumple con las expectativas. Por el momento estoy bastante contento con él, más adelante ya veremos si su durabilidad también está a la altura.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Antes de comprarme mi rótula de bola, la Arca Swiss Z1, ya sabía que uno de los accesorios que iba a considerar imprescindibles para la misma es lo que se denomina una zapata en forma de L, muchas veces referenciada por su término en inglés: L-Bracket ó L-Plate.

L Bracket de Really Right Stuff

Hasta el momento, tenía una rótula de bola tipo joystick, la Manfrotto 322, con la cual era bastante cómodo colocar la cámara en posición vertical a la hora de sacar la foto. Con las rótulas clásicas de bola, colocar la cámara en posición vertical, primero hay que poner la rótula en la ranura para tal efecto, y después el ajuste de la misma, personalmente, me parece bastante más coñazo.

L Bracket de Really Right Stuff montado en una 5D Mark II de Canon

La zapata en forma de L solventa este problema de una forma rápida y elegante. Al mismo tiempo de añadir un enganche para el trípode por la parte inferior de la cámara, la estructura de aluminio de la zapata se extiende hacia uno de los bordes de la cámara presentando con un ángulo de 90 grados un segundo enganche para el trípode. De esta forma, simplemente soltando nuestra cámara con una rótula de sistema de agarre rápido, y volviéndola a enganchar de nuevo girando la cámara 90 grados, podemos sacar tanto fotos horizontales como verticales de una forma extremadamente rápida.

L Bracket de Really Right Stuff montado en una Canon 5D Mark II

El modelo concreto que he comprado es de la casa Really Right Stuff y está fabricado específicamente para la cámara Canon 5D Mark II. Esto significa que se adapta a la perfección a la cámara, pero tiene el inconveniente que hace imposible que sea usado con otro modelo, es más, la zapata en forma de L que yo tengo no es compatible con el grip para dicha cámara. Está fabricado en una única pieza de aluminio, haciéndolo al mismo tiempo muy resistente y ligero. Este modelo en concreto encaja en cualquier rótula que use un sistema de enganche compatible con Arca-Swiss.

L Bracket de Really Right Stuff montada en una Canon 5D Mark II sobre una rótula Arca Swiss Z1

Existe soluciones de otras marcas como Kirk Enterprises que también fabrica modelos específicos para cada cámara. Existen modelos genéricos, de diversos fabricantes, que ofrecen la ventaja que son compatibles con cualquier cámara (dentro de unos límites), pero al no adaptarse a las formas de la cámara, corres el riesgo de que si está un poco floja la zapata, esta gire sobre sí misma mientras haces la foto.

L Bracket de Really Right Stuff montado sobre una Canon 5D Mark II sobre una rótula Arca Swiss Z1

¿El principal problema de estas cosas hechas a medida y tan específicas? que son ridículamente caras para lo que realmente son. Más aún si tenemos en cuenta que no existe ningún distribuidor europeo de Really Right Stuff y hay que pagar aduanas por encima del precio que tienen.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Rótula Arca-Swiss Z1

El año pasado no empezó bien para mi trípode, un un problema tras otro mostraban el mal criterio a la hora de la compra que hice hace dos años, poco a poco iba tirando, pero llegó el momento de reconocer la verdad, necesitaba un trípode nuevo. Como el problema más crítico era la rótula, comencé el cambio por ella. La idea es ir comprando las cosas poco a poco, para que el desembolso económico sea escalado durante este año. Más que nada por qué ahora quiero algo que aguante durante muchos años mi ritmo fotográfico, y eso, no sale barato.

Rótula Arca-Swiss Z1

Dando vueltas por internet, mirando análisis, foros, etc. ya había una clara candidata, la la Arca Swiss Monoball Z1. Hubo otras pretendientes por el camino, Really Right Stuff BH-55 fue una de ellas, pero teniendo en cuenta que había que pagar aduanas, a parte de que cualquier reparación significa mandarla a Estados Unidos, rápidamente quedó descartada. Estuve también tonteando con la idea de comprar una Arca Swiss D4m. En este caso, lo que me echó para atrás, a parte de que el precio es el doble que el de su hermana, es que también pesa significativamente más, mi espalda iba a resentir esas excursiones montañeras que últimamente hago.

Rótula Arca-Swiss Z1

A pesa de que Arca Swiss no es una compañía muy conocida en España, su reputación como una de las mejores fabricantes mundiales de rótulas de trípode y cámaras técnicas es ampliamente conocida entre fotógrafos de naturaleza y arquitectura. Tal vez tanto, que curiosamente en este mundo digital, esta compañía todavía no tiene página web, lo cual realmente dificulta un poco conocer las características de sus productos.

La Arca Swiss Monoball Z1 es sustituta la veterana Arca Swiss Monoball B1, modelo referente de las rótulas de bola durante muchos años. Con un peso de solo 680 gramos puede aguantar hasta 55,3 Kg (no es que le vayas a poner una cámara tan pesada encima, ni vayas a comprobar que realmente puede con lo que dice el fabricante, pero te aseguras que realmente va a aguantar tú cámara sin problemas). Una de sus características más llamativas es que su bola realmente no es esférica sino elíptica, haciendo que cuando inclinas la cámara hacia adelante, atrás o los lados, teniendo cada vez más peso fuera del eje principal del trípode, la rótula automáticamente se endurece para compensar los efectos de la gravedad, consiguiendo que los ajustes de la posición de la cámara sean lo más suaves posibles. Que yo sepa, ninguna otro rótula de bola posee esta característica.

Rótula Arca-Swiss Z1

Los controles de la z1 son en sí bastante simples. Tiene una rueda principal para ajustar fijar o aflojar la bola. Está graduada de 0 a 12, siendo 12 la posición dónde en teoría es imposible mover la bola (desde luego haciendo fuerza con las manos yo no lo consigo, después de todo en teoría en esa posición es capaz de aguantar 53 Kg). En mi caso particular, con mi Canon 5D Mark II con una lente Canon EF 70-200mm f/4L IS USM (la combinación más pesada que tengo), más allá de la posición 5 se queda fija como una piedra. Sin aflojar del todo la rueda nos permite hacer pequeño movimientos de corrección de encuadre sin mucha dificultad. Hay que indicar que cuando apretamos la rosca para fijar la cámara, al contrario que lo que pasaba con mi antigua rótula, el encuadre no se mueve lo más mínimo, haciendo que este proceso sea al mismo tiempo lo más rápido y preciso posible.

La propia rueda de ajuste de la dureza posee otra rueda más pequeña que nos permite ajustar la dureza mínima, ideal si tenemos una lente muy pesada encima y no queremos que al aflojar la rótula el propio peso de la lente haga que se mueva con demasiada brusquedad. Particularmente no me he molestado en ajustar esto, es fácil notar cuando la bola empieza a soltarse. Por último, tiene una pequeña palanca en la base de rótula que nos permite hacer que esta gire 360 grados sobre sí misma, ideal para hacer panorámicas. La base está marcada en una escala de 5 grados para hacerte de guía en dicho proceso, aunque a mí realmente no es que se me antoje muy práctico.

Rótula Arca-Swiss Z1

Lo que sí me costó un poco decidirme es el tipo de enganche de zapata. Obviamente, usa zapatas del tipo Arca Swiss, de las cuales hay una gran cantidad de fabricantes (hablaré de esto en futuros artículos). Básicamente se podrían resumir las opciones en dos, tipo quick-lock (cierre rápido), o de tornillo. Por lo que leí en diversos foros, las de cierre rápido tienen dos deventajas, primero, que tienen mayor tendencia a estropearse con el largo del tiempo, y segundo, es que necesitan ser ajustadas en caso de que uses zapatas de diferentes fabricantes. A pesar que incluyen una rosca especialmente diseñada para eso, me parecía un auténtico coñazo. Así que al final opté con ciertas reservas por al opción de tornillo, y la verdad es que estoy contento con ella.

Canon 40D sobre Rótula Arca-Swiss Z1

No todo iba a ser positivo, esta rótula presenta un par de puntos negativos. De entrada, el nivel que hay sobre el enganche de la zapata me parece completamente inútil, una vez puesta la cámara encima, resulta difícil verlo con claridad. Mi vieja rótula Manfrotto la verdad es que resultaba más cómoda en cuanto ese aspecto. Por otro lado, la rótula presenta solamente una hendidura lateral, con lo cual, si queremos sacar fotos en posición vertical es un pelín más incómodo, otras marcas suelen poner dos hendiduras, haciendo la vida del fotógrafo más fácil (sobre este pequeño problema ya hablaré en un futuro artículo).

Auga verde nas Furnas

Verde auga nas Furnas [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 70-200f4L IS USM. Filtros: Polarizador Heliopan. Exposición: ISO100, f10 y 13 seg. Toma sacada con trípode (Rótula Arca-Swiss Z1), disparador remoto, y espejo levantado.]. © David García Pérez 2011.

Teniendo en cuenta el precio que tiene la rótula, espero que la inversión me salga buena a la larga, el antiguo modelo, la Arca-Swiss B1 sigue siendo usada por fotógrafos profesionales de todo el mundo, durante años y años, esperemos que la Z1 también de los mismos resultados.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Problemas con el trípode

Cuando empecé a interesarme por la fotografía, uno de los componentes que no le presté mucha atención a la hora de comprarlo fue el trípode. El primer trípode que compré era completamente inadecuado para mí cámara, el porcentaje de fotos movidas por su culpa era increíblemente alto, aunque por supuesto, yo le echaba la culpa o a mí cámara, o a mí lente, o mí mismo. ¡Iluso de mí! Pero un día, acompañando a mí hermano a comprarse un trípode nuevo para él, acabó pasando lo que tenía que pasar, yo allí viendo como mi hermano escogía rótula y trípode empecé a tener esa sensación de culo veo, culo quiero, y me acabé comprando otro para mí.

Puesta de Sol en Bardenas Reales

Puesta de sol en Bardenas Reales [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 70-200f4 IS. Filtro: Hoya Polarizador HD. Exposición: ISO100, f16 y 0.3 seg. Toma sacada con trípode, disparador remoto, y espejo levantado.] © 2011 David García Pérez.

El cambio lo noté al momento. La mejora en nitidez de mis imágenes sacadas con trípode se incrementó notablemente. Fue como una pequeña revelación. La calidad técnica de mis imágenes mejoró de forma considerable y mi fotografía en general también. Hay muchas personas que odian los trípodes, pero a mí me encantan, me fuerzan a ir más lento. Me fuerzan a pensar el encuadre. El hecho que realmente lleve tiempo colocar el trípode en posición y encuadrar después la imagen me ayuda a pensar si realmente la fotografía que quiero tomar merece la pena. Aunque bueno, muchas veces me pasa que cuando está todo listo y estoy a punto de pulsar el disparador, veo otro encuadre mejor que en mi mente dará mejores resultados que el anterior.

Pero mi idilio solamente duró 2 años. El trípode comprado no ha aguantado mi ritmo, y eso que yo solamente voy hacer fotografía los fines de semana y en vacaciones, vamos cuando mi trabajo del día a día me lo permite. El primer problema lo noté a principios de este año. Las patas del trípode empezaron a fallar, extender el primer tramo de las mismas requiere bastante fuerza. Las desmonté, las limpié lo mejor que pude pero aún así el rozamiento entre los tubos que conforman las patas hace que sea complicado extenderlas. Esto es una incomodidad al principio de cualquier sesión fotográfica, de un minuto, que no afecta a la calidad de las fotos, por lo que por el momento sigo tirando con ellas. Aunque en mi cabeza ya tengo escogidas el modelo que las sustituirá.

Pero los problemas de verdad empezaron con mí rótula Mafrotto 322RC2. A principios de Octubre me acerqué hasta el Parque Natural de Ordesa – Monte Perdido, madrugón por la mañana para pillar la primera luz del día, caminata a oscuras, encuentro un encuadre, monto la cámara en el trípode, y veo como la rótula no da aguantado el peso de la misma, comenzando a inclinarse hacia un lado, haciendo imposible sacar ninguna foto. Mañana para disfrutar del paisaje con mis propios ojos y mí cámara a la espalda.

Una vez en casa, una búsqueda rápida por internet averiguo que hay un tornillo en la rótula que se puede aflojar y que requiere ser apretado pasado cierto tiempo. Pero la pobre nunca volvió ser la misma, no doy encontrado el punto donde ese tornillo o está muy apretado, haciendo que sea muy difícil mover la rótula para encontrar el encuadre que quiero, o está muy flojo haciendo que la rótula no sea capaz de aguantar el peso de la cámara.

Problemas de estabilidad del trípode

Como se puede apreciar en al captura, la imagen de la derecha ha perdido gran detalle en las texturas de la loma de la montaña, en comparación con la imagen de la derecha. Ambas imágenes fueron sacadas en ambas condiciones y reveladas igual.

Más o menos fui tirando poco a poco hasta que cambié de cámara a principios de Noviembre. No estoy muy seguro si mi rótula ya ha dicho basta, o si al tener una cámara con un sensor de el doble de resolución, problemas que ya estaban ahí se acentúan más. Cada vez que hago fotos con mi Canon 70-200f4 IS, tengo que dejar reposar la cámara antes de disparar, y si hace un poco de viento, esperar a que el viento se calme. Ahora mismo conecto un disparador remoto a mi 5D Mark II, enfoco manualmente con liveview, y dejo el liveview a zoon 10x, me fijo en la pantalla y cuando la imagen está estática saco la foto. Es la única forma que he encontrado de asegurarme resultados óptimos en estas condiciones.

Ahora mismo estoy en camino de solucionar este problema, que por desgracia para mí cartera pasa por el cambio completo de trípode. Aunque por el momento solamente me he comprado una rótula Arca Swiss Z1 y más adelante ya cambiaré el trípode en sí. En mi cabeza está el extra caro Gitzo Systematic 3451, aunque no corre tanta prisa como él otro cambio, así que será algo que deje para el futuro. El objetivo final es conseguir tener un trípode que espero que me dure años, y años, y años.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

A pesar de que últimamente estoy teniendo unos problemas con mi trípode (de esto ya hablaré en otra entrada) lo sigo considerando como una herramienta esencial en mi fotografía. No debería sorprender a nadie que lo que a mí realmente me interesa es la fotografía de paisaje, y en este tipo de fotografía el trípode es una herramienta imprescindible para conseguir la imagen más perfecta posible. Y mientras algunos consideran que el uso del trípode es un coñazo, personalmente me encanta que me fuerce a ir más despacio a la hora de fotografiar, obligándome a pensar mucho más la composición.

Cabezo de Castildetierra - Bardenas Reales

Cabezo de Castildetierra – Bardenas Reales [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 17-40Lf4. Filtros: Polarizador Heliopan y Lee Bigstopper. Exposición: ISO100, f16 y 120 seg. Toma sacada con trípode, disparador remoto, y espejo levantado.] © 2011 David García Pérez.

Pero si usamos una cámara reflex tenemos que tener en cuenta el espejo a la hora de usar un trípode (a excepción de las últimas Sony con su espejo semitransparente que no se mueve, y hablando de estas cosas, aquellos que usen cámaras no reflex, vamos, que no lleven espejo, como pueden ser las micro cuatro tercios, pueden dejar de leer aquí, este artículo no les interesa para nada).

Inventadas a finales del siglo XIX y comercializadas de forma masiva a mediados del siglo pasado, las cámaras reflex dan una ventaja única al fotógrafo, lo que ve a través del visor era exactamente lo que se ve a través de la lente y lo que verá nuestro sensor digital o película fotográfica. Para ello, se emplea un espejo que, al estilo de un periscopio, redirige la luz que entra por la lente hasta el visor. En el momento que pulsamos el disparador, ese espejo se desplaza hacia arriba para dejar que la luz incida sobre el sensor o película.

Y ahí tenemos el principal problema. Ese desplazamiento del espejo a la hora de pulsar el disparador, aunque lo hagamos a través de un disparador remoto, hace que se introduzcan vibraciones que se reflejarán en una foto mucho menos nítida de lo deseado, cuando disparamos con la cámara colocada en un trípode. Este es un problema bien conocido, por lo que las cámaras vienen con una función que nos permite levantar el espejo antes de realizar cualquier foto (todos los usuarios de Canon odiamos lo complicado que resulta activar la opción de levantar el espejo antes de cada disparo, menos mal que ahora tenemos LiveView que permite levantar el espejo de una forma fácil).. La idea es la siguiente, disparas, el espejo se levanta, dejas un tiempo a que todo se estabilice, pulsas el disparador de nuevo (usando un disparador remoto), y la cámara toma la foto.

¿Y compensa? Como ya he dicho en otros artículos anteriores, lo bueno de la fotografía digital es que nos permite de forma económica hacer una serie de pruebas y ver los resultados al momento. Digo barato por que no tenemos que pagar los costes de carrete y revelado. Y aquí tenéis mis pruebas que hice en Cap de Creus (por favor, ignorar lo horrible de la foto). Para ello empleé mi cámara Canon 5D Mark II montada con mi lente Canon 70-200f4L IS USM, ambos puestos sobre mi trípode y esperando que en cada toma no hiciese viento. Las fotos fueron importadas con Adobe Lightroom aplicando los valores de revelado por defecto.

Cap de Creus - Imagen original para el test de levantamiento de espejo y trípode

Faro Cap de Creus – Foto original [Cámara: Canon 5D Mark II. Lente: Canon 70-200Lf4 IS USM. Filtros: Polarizador Hoya HD. Exposición: ISO100, f8 y 1/125 seg. Toma sacada con trípode y disparador remoto.] © 2011 David García Pérez.

Y ahora si hacemos zoom al 100% y comparamos, es fácil ver que toma da los mejores resultados.

Izquierda - Espejo levantado is off - Derecha - Espejo no levantado IS off

Izquierda – Imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador desactivado. Derecha – Imagen tomada con el espejo no levantado y el estabilizador desactivado.

Izquierda - Espejo levantado is off - Derecha - Espejo no levantado IS ON

Izquierda – Imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador desactivado. Derecha – Imagen tomada con el espejo no levantado y el estabilizador activado.

Izquierda - Espejo levantado IS OFF - Derecha - Espejo levantado IS ON

Izquierda – Imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador desactivado. Derecha – Imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador activado.

A simple vista queda claro que la imagen tomada con el espejo levantado y el estabilizador desactivado es la más nítida de todas. Hay que tener en cuenta que esta prueba fue hecha con la lente Canon 70-200f4L IS USM, una lente de gran calidad óptica pero cuyo diseño ya tiene sus añitos encima, sobretodo en cuanto al estabilizador. Según he leído, diseños de estabilizadores más modernos detectan perfectamente que están sobre trípode y no causan los problemas que se pueden observar en el tercer ejemplo, donde la imagen no sale tan nítida por que el estabilizador intento estabilizar algo que no se movía. Como no tengo ninguna de esas lentes en mi poder o acceso a ellas, no puedo comprobar o no si eso es cierto. Pero bueno, si es vuestro caso, ya veis que no es una prueba muy complicada de realizar.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Último artículo del procesado en Lightroom de mi iamgen tomada en Liencres. Ya he hablado de como he tomado la imagen, de como he arreglado algunos defects, como he ajustado la tonalidad de la misma, su ajuste de color, y como utilicé la herramienta de filtro degradado en Lightroom, dando como lugar la imagen que veis a continuación.

Imagen después de ajustar segundo filtro degradado

Imagen después de los ajustes anteriores. © David García Pérez 2010.

Como ya había comentado en artículos anteriores, para ajustar el detalle de una imagen hay que ampliar al menos a un zoom 1:1 en Lightroom, esto quiere decir que un pixel en la pantalla se corresponderá a un pixel de la imagen. Si no lo hacemos así, corremos el riesgo de que lo que nos muestre Lightroom en pantalla nos de lugar a engaños a la hora de hacer estos ajustes. Entonces, ampliamos la imagen en Lightroom.

Antes de ajustar nada del detalle

Ampliación antes de ajustar nada del detalle.

¿Por qué es necesario hacer este ajuste? Básicamente por que estoy disparando en RAW, y disparar en RAW tiene sus ventajas, una mayor calidad de imagen con respecto a JPEG, pero tiene un “inconveniente,” hay que hacer cosas como ajustar el detalle de entrada de la imagen (lo pongo entre comillas, básicamente por qué simplemente es una desventaja en cuanto a tiempo de postprocesado, pero una ventaja desde el punto de vista que somos nosotros los que tomamos las decisiones y no nuestra cámara de forma automática).

Aquí básicamente sigo los controles de Lightroom tal y como están, es decir, comienzo por el control de “Cantidad,” y de forma parecida a como ajusté los blancos y negros en la imagen, hago este ajuste manteniendo la tecla “alt” u “opción” pulsadas. Esto hace que Lightroom cambie la imagen a blanco y negro, permitiendo de ver de forma más clara los efectos de dicho ajuste. Como siempre, incremento dicho control hasta el punto que considere que no es excesivo.

Después de ajustar el parámetro de cantidad en el menú de detalle

Después de ajustar la cantidad en el menú de detalle de Lightroom.

El siguiente control a ajustar es el de radio. Como estoy buscando resaltar el detalle fino en las rocas, lo bajo a unos 0,5, sin embargo, si esto fuera la foto de una persona se intentaría buscar lo contrario, no resaltar el detalle fino, lo cual lo incrementaría a 1,5 (nunca más alto que este valor). De nuevo el ajuste se realiza pulsando al tecla “alt” u “opción.”

Después de ajustar el radio con la herramienta de detalle

Después de ajustar el radio en el menú de Detalle de Lightroom

Ahora toca ajustar el control de “Detalle,” lo cual sigue un procedimiento similar al de “Cantidad,” lo voy incrementando hasta que me parece exagerado.

Después de ajustar el detalle en la herramienta de Detalle de Lightroom

Después de ajustar el detalle en el menú de Detalle de Lightroom

Por último queda el ajuste de “Máscara,” la idea del control de máscara es de tapar aquellas zonas donde no queremos que se acentúe el detalle. En el caso de esta imagen, a mí lo que me interesa es acentuar el detalle solamente en las rocas, pero no en el cielo o mar. De nuevo, ajusto este control mientras pulso la tecla de “alt” u “opción” según estemos en un PC o en un Mac. En este caso el efecto es que se va a poner de color negro las zonas donde Lightroom no va aplicar ningún detalle y en blanco en las zonas donde sí lo va acentuar.

Después de ajustar la máscara con la herramienta de Detalle de Lightroom

Después de ajustar la máscara en el menú de Detalle de Lightroom

La imagen casi está lista, sin embargo viendo la imagen a zoom 1:1 noté que la zona de sombras de las rocas están muy obscuras, mucho más de lo que yo deseaba, así que decido incrementar un pelín más la “Luz de Relleno”.

Zona de sombras antes de corrección luz de relleno

Detalle antes de reajustar la herramienta de Luz de Relleno en Lightroom.

Después de reajustar la herramienta de luz de relleno para que se vea detalle en las sombras

Detalle después de reajustar la herramienta de Luz de Relleno en Lightroom.

Y listo, ya me doy por satisfecho con la imagen.

Imagen final

Liencres. © David García Pérez 2010.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Quinto artículo sobre el procesado de esta imagen de la costa cantábrica. Primero hablé de como tomé la imagen, después comenté como hice algunas correcciones a la misma, para entrar en como ajusté su tonalidad y color. Después de todos estos pasos la imagen había quedado como muestro a continuación.

Imagen después de ajuste de intensidad

Imagen tal y como quedó en los pasos anteriores. © David García Pérez 2010.

Después de ajustar la intensidad del color, me gusta mucho como ha quedado, sobretodo en la zona de las rocas, pero presenta un problema, la esquina superior derecha se ha obscurecido mucho. Esto tiene fácil solución a través de un pequeño ajuste local dentro del propio Lightroom. Como podéis observar en la siguiente imagen, creo un filtro degradado, el cual lo hago bajar de forma inclinada desde la esquina superior derecha. Como simplemente quiero aclarar la imagen en esa zona, aumento un poco el control de exposición.

Filtro degradado en Lightroom para corregir la oscuridad en la zona superior derecha de la imagen

Filtro degradado en Lightroom para corregir la oscuridad en la zona superior derecha de la imagen.

Ahora, ya que estoy con la herramienta de filtros degradados en Lightroom, voy también aprovechar para obscurecer un poco la zona izquierda superior de la imagen. Es un detalle muy sutil por mi parte, pero que nos vale para obscurecer un pelín los amarillos en esa zona. Hay que tener cuidado, dado que si exageramos mucho este filtro, podemos crear transiciones no homogéneas en el cielo.

Segundo filtro degradado para oscurecer un poco la zona superior izquierda de la imagen

Segundo filtro degradado para oscurecer un poco la zona superior izquierda de la imagen.

Después de esto, ya estoy contento como queda la imagen en global, ahora solamente me falta añadirle un poco de acentuado del detalle de la imagen.

Imagen después de ajustar segundo filtro degradado

Imagen después de los dos filtros degradados. © David García Pérez 2010.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Siguiendo mi flujo de trabajo habitual, después de ajustar la tonalidad de la imagen progresé a ajustar el color y la presencia de la misma. En los artículos anteriores ya había comentado como fue la aproximación a la toma de la foto, a como corregí algunas de sus imperfecciones, para después ajustar la tonalidad de la misma. Al final el resultado de esos tres pasos fue la siguiente imagen.

Imagen después de ajustar brillo en Lightroom

Imagen después de los ajustes anteriores. © David García Pérez 2010.

La línea de nubes que hay justo en el horizonte de la imagen van a mejorar bastante con un pelín de aumento del control de claridad de la misma. Después de jugar un poco, el efecto que me gusta es subir la claridad hasta +34.

Imagen después de ajustar claridad

Imagen después de ajustar la claridad. © David García Pérez 2010.

Controles para ajuste de claridad

Control de Lightroom después de ajustar claridad.

Con la iluminación casi ajustada como yo la quiero, toca empezar a preocuparse por el color de la imagen. Obviamente, el primer ajuste hacia donde se mueven mis manos es la temperatura. Simplemente incremento un poco la calidez de la imagen, pasando de una temperatura de 5400K a 5839K, de esta forma, no destruyo esos tonos azules que contrastan tan bien con los tonos amarillos.

Imagen después del ajuste de temperatura

Imagen después de ajuste de temperatura. © David García Pérez 2010.

Control de ajuste de temperatura

Control de Lightroom para ajuste de temperatura de color.

Y a partir de ahí salto al control de intensidad, para acentuar más el color de la imagen.

Imagen después de ajuste de intensidad

Imagen después de ajuste de intensidad. © David García Pérez 2010.

Control de Lightroom para ajuste de intensidad.

Ahora mismo considero que el color ya está como me gusta. El único problema, es que después ajustar la intensidad, hay algunas zonas de la imagen que se han quedado muy oscuras.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Tercer artículo sobre el procesado y toma de mi imagen de Liencres. Primero me centré en explicar como la había tomada, para luego comentar como corregí ciertos parámetros como manchas del sensor, defectos que siempre prefiero corregir al principio del procesado por que mis ojos no paran de ir a ellos durante el proceso de revelado. Después de todo esto, así es como nos habíamos quedado.

Imagen después de diversas correcciones. © David García Pérez 2010.

Al igual que en el caso de las Illas Cíes, empiezo realizando un ajuste tonal de la imagen. Para ello lo primero que hago es ajustar el punto de blanco, lo cual se hace con el control de exposición. Como había dicho en las anteriores entradas, en esta imagen he derecheado el histograma, por lo cual simplemente me hace falta incrementar la exposición en +0,05.

Imagen después de ajustar punto blanco. © David García Pérez 2010.

Controles de Lightroom para ajustar el punto blanco.

Una vez ajustado el punto blanco ajusto el punto negro. Para ello, usando el control “Negros” de Lightroom, y manteniendo la tecla “alt” u “opción,” según estemos en Windows o en Mac OS X, vamos ajustando el punto negro de la imagen (esto también lo hice en el proceso de ajuste del punto blanco). Hay que decir que este paso lo exagero un poco, como se puede observar en el histograma que os presento.

Imagen después de ajustar punto negro. © David García Pérez 2010.

Controles de Lightroom después de ajustar punto negro.

Histograma después de ajustar punto negro.

El hecho de que exagerase el movimiento del ajuste de los negros es debido a un pequeño truco, que no siempre funciona, que aprendí viendo la Luminous Landscape Guide to Lightroom. Se exagera la cantidad de píxeles negros en la imagen y después se recupera la información perdida usando el control de “Luz de Relleno,” ¡ojo!, esto funciona bien si derecheamos el histograma, si tenemos la imagen demasiado oscura el resultado puede no ser lo que buscamos.

Aunque no se puede apreciar mucho en la captura que saqué aquí, las sombras mejoran mucho aumentando el control de Luz de Relleno hasta 15, siempre asegurándome que me queda algún grupo de pixeles en negro como referencia (fijaos en particular en la imagen del histograma).

Imagen después de ajustar luz de relleno. © David García Pérez 2010.

Controles en Lightroom para el ajuste de luz de relleno.

Histograma después de ajustar la luz de relleno

De todas formas, la imagen sigue estando un pelín iluminada para mi gusto, así que le bajo un poco el control de brillo, para mover la distribución de píxeles en el histograma un poco más a la izquierda (de nuevo, fijarse como cambia el histograma).

Imagen después de ajustar brillo en Lightroom

Imagen después de ajustar el brillo © David García Pérez 2010.

Ajuste del control de brillo en Lightroom

Cambios al control de brillo en Lightroom.

Histograma después del ajuste de brillo

Histograma después de ajustar el brillo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies