video

En es vídeo os comento mi estrategia para realizar copias de seguridad de mis fotografías. No es que sea la mejor estrategia a seguir, simplemente una que creo que me puede dar buenos resultados en caso de que lo peor pase y necesite recuperar mis imágenes.

Cosas que menciono en el vídeo:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Le faltan unas horas para que el 2015 sea un recuerdo del pasado. Esto es uno de esos momentos que la gente aprovecha para hacer memoria de como fue el año. Yo no iba a ser menos, así que aquí tenéis la típica entrada aburrida de lo que pasó por esto blog durante el 2015.

Amanece en la Costa Brava

Amanece en al Costa Brava [Canon 5D Mark II con Canon 70–200f4L IS. Foto sacada a IS0100, f11 y 1/10 seg. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2015.

El año pasado me había propuesto que al menos publicaría dos entradas a la semana, me he quedado corto, 96 de las 104 que se supone que me propuse escribir. Lo que sí parece que me he pasado es con los vídeos del canal de YouTube.

Para mi canal tenía pensado en publicar 12 vídeos a lo largo del año, uno por mes. A fecha de hoy llevo 29 y 3 más medio producidos para ser publicados a lo largo del mes de enero. Tanta es la tontería, que desde el mes de agosto, con la excepción de dos semanas durante octubre, he publicado un vídeo cada semana.

Mi plan es continuar durante el año 2016 con estas cifras, dos entradas en el blog cada semana, una de ellas un vídeo. Ahora mismo esto está en el limite de lo que soy capaz de hacer con mi tiempo libre. Supongo que todo será cuestión de organizarse mejor este año. Al menos las cifras de público interesado en lo que escribo, sorprendentemente, se ha incrementado. Muchas gracias a todo el mundo que se pasó por aquí.

¡Feliz año nuevo!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Categorías Personal

{ 10 comentarios }

Hace unos meses había publicado dos vídeo tutoriales sobre como hacer fotografías panorámicas. En el primero explicaba como configurar la cámara y posicionar el trípode para realizar la típica fotografía panorámica horizontal. En el segundo indicaba, una vez se habían hecho las fotos, como procesarlas en Lightroom para después unirlas en Photoshop.

Ese segundo manual ya ha quedado anticuado con la salida de Lightroom 6 ó Lightroom CC, donde ahora mismo desde el propio Lightroom se pueden montar las fotografías panorámicas. La principal ventaja es que el resultado es un archivo RAW, con la información RAW de los ficheros originales, lo cual nos da mucha mayor potencia a la hora de procesar la panorámica final.

En el siguiente vídeo tutorial os explico como utilizar esta nueva funcionalidad de Adobe Lightroom 6/CC:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Hace algún tiempo publiqué un artículo sobre como funcionaba un sistema de auto enfoque y la historia detrás su evolución. Resumiendo el artículo, básicamente hoy en día hay dos sistemas de autoenfoque, por detección de fase (el más rápido) y por contraste (habitualmente más preciso), incluso en algunas cámaras modernas son capaces de tener ambos funcionando al mismo tiempo.

A través del blog Image Sensors World, me encuentro dos vídeos publicados por Sony sobre como funcionan ambos sistemas. Ya os advierto que los vídeos en sí son sutiles.

El primer vídeo tenemos un sistema de autoenfoque por detección de fase:

Básicamente el vídeo muestra como la cámara estaba enfocada en las casas de fondo, y cuando el coche de juguete se pone delante, rápidamente es capaz de enfocarlo, sin tener que ir para adelante o para atrás para asegurarse que está bien enfocado. Cuando el coche sale de la escena, vuelve a enfocar las casas a la primera.

El segundo vídeo nos muestra como funciona un sistema de enfoque por contraste:

Aquí podemos ver como al aparecer el coche, la cámara lo intenta enfocar, pasa por el punto de enfoque máximo, se da cuenta que se ha pasado y tiene que volver para atrás, y es ahí cuando ya enfoca el coche. Lo mismo pasa cuando después enfocan las casas de nuevo. Este vídeo nos deja claro por qué el sistema de autoenfoque por detección de fase es más rápido de forma gráfica.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Realmente este artículo debería haberlo titulado: ¿Por qué el punto de enfoque cambia con la distancia focal en gran parte de los objetivos zoom? Pero vayamos por partes, en el mercado hay dos clases de lentes tipo zoom: Varifocal – Un objetivo tipo zoom que cuando cambiamos la distancia focal del mismo (el zoom) cambia el punto de enfoque y Parfocal – un objetivo cuyo punto de enfoque se mantiene constante si cambiamos la distancia focal (el zoom).

Amanecer en Val d'Arán

Amanece en Val d’Aran [Canon 5D Mark II con Canon 70-200f4L IS. Toma sacada a IS0100, f11 y 0,6 seg. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2014.

La gran mayoría de los objetivos zoom específicos para fotografía son del tipo varifocal, si cambiamos el zoom del mismo es necesario reenfocar la lente para seguir manteniendo el enfoque en el punto seleccionado. Los fabricantes de cámaras cuentan con que el sistema de autoenfoque corrija el enfoque según vayamos cambiando el zoom/distancia focal de nuestra lente. Esto hace que los requisitos de fabricación de la lente bajen, es más fácil diseñar la lente, y mucho más importante, más barato.

El problema se presenta para la gente que graba vídeo con cámaras fotográficas. Una de las técnicas empleadas por videógrafos es hacer zoom mientras graban una escena para enfocar la atención del espectador en algo. Obviamente, se desea que el enfoque se mantenga constante en ese punto de interés mientras el zoom cambia, lo cual no ocurre. Los sistemas de autoenfoque en vídeo funcionan de aquella manera y habitualmente estas lentes se suelen usar con enfoque manual. Obligando a corregir el zoom y el enfoque al mismo tiempo.

Por otro lado, si sois como yo, que prácticamente eso del autoenfoque es una característica inútil que trae la cámara y enfocáis manualmente con LiveView, es un detalle importante a tener en cuenta.

Aquí tenéis unas pequeñas pruebas que realicé con mi Canon 70–200f4L IS. Más que nada para ilustrar mejor el efecto, dado que suele ser más crítico en lentes con focales más largas. Para ver como el enfoque varia con esta lente, nada mejor que la fotografía de una regla:

Imagen original de la regla sin recortar

El procedimiento es muy sencillo: pongo la lente en un trípode, encuadro la regla, ajusto exposición y la dejo en manual para el resto de las fotos, me aseguro que la lente esté en enfoque manual y el estabilizador desactivado para que no afecte de ninguna forma a la nitidez de la imagen y, finalmente, enfoco manualmente con LiveView en la marca de 20mm de la regla.

Una vez todo preparado comienzo una serie de imágenes donde lo único que vario es la distancia focal de las mismas. La primera con la lente en su focal de 70mm se puede ver perfectamente el 20 enfocado en el siguiente recorte de la imagen (todas las imágenes a partir de ahora están recortadas para mostrar más o menos siempre el mismo área):

Recorte de la imagen inicial con la lente enfocada en 20 mm.

La segunda imagen ya incremento la focal a 100mm, el 20 aún se sigue teniendo un aspecto “pasable”.

Imagen recortada con la lente a distancia focal de 100mm

La tercera imagen pongo la lente en 135mm, como antes, no he modificado en ningún momento el enfoque. Se observa claramente que el 20 ya está desenfocado con respecto a la primera imagen de 70mm, la que empleé para enfocar la lente.

Imagen con la distancia focal de la lente seleccionada a 135mm

Ajusto el zoom de la lente a 176mm, aquí claramente vemos que simplemente por cambiar la distancia focal de lente, el punto de enfoque de la imagen se ha movido entre las marcas de 15 y 16mm de la regla.

Imagen recortada con la lente a distancia focal de 176mm

Última imagen de la serie, a 200mm de distancia focal en la lente. Ya empieza a ser complicado distinguir el 20 en la regla.

Imagen recortada con la lente a distancia focal de 200mm

Todas las imágenes fueron recortadas más o menos al mismo tamaño para facilitar la comparación entre ellas. Por otro lado, son recortes de los ficheros tal cual salieron de la cámara, en ningún momento he aplicado ningún algoritmo de enfocado.

Obviamente todas las imágenes están hechas a la apertura máxima de la lente, que en este caso es f4. Aperturas más cerradas podrían ocultar esta “característica/problema” de la lente, dado que incrementaría la profundidad de campo.

Hay lentes zoom que no presentan este “problema”, como por ejemplo las lentes para cine que crear Zeiss, específicamente diseñadas para ser lentes del tipo parfocal. Eso sí, su modelo 70–200, tiene el módico precio de unos $20.000, y sin autoenfoque. Con ese precio casi me sigo quedando con mi veterano Canon 70–200f4L IS.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Magic Lantern

A veces uno no entiende como los fabricantes pueden ser tan negados para exprimir al máximo los productos que ellos mismo crean. Menos mal que existe gente que está dispuesta a demostrarles hasta donde puede llegar sus creaciones. Era el año 2008, y Canon decidió actualizar su cámara full-frame “económica” y lanzó al mercado la nueva Canon 5D Mark II. Era la primera cámara de Canon que grababa vídeo (cámara de fotos estamos hablando), y realmente no sabían la caja de Pandora que estaban abriendo. Sin comérselo ni bebérselo acababan de revolucionar el mercado, y no el fotográfico, sino el de vídeo. Por primera vez, los videografos tenían acceso a una cámara “barata”, digital, de 35 mm, que grababa vídeo. La gente con recursos limitados ya no tenía que gastarse decenas de miles de euros en conseguir un equipo que pudiese crear ese aspecto de película de cine, con los fondos desenfocados y centrados en los personajes. Terceros fabricantes aparecieron por todos los lados para convertir una simple cámara de fotos en un auténtico épico de producción cinematográfica.

Noche de invierno en Val d'Aran

Noche despejada de invierno en Val d’Aran.

Pero todo no era una simple maravilla, viendo lo que se le venía encima, Canon rápido empezó actualizar las características de grabación de vídeo de la cámara. Aún así seguía quedándose corta en ciertos aspectos. Uno de ellos y el más criticado era la falta de niveles de audio. Cuando grababas audio directamente con la cámara no había forma de controlar los amplificadores internos de la cámara con lo cual se podía dar el caso de que se saturasen y apareciesen estos ruidos estáticos tan molestos que vemos en muchas grabaciones no profesionales. Y lo peor de todo, es que Canon podría haber solucionado el problema con una simple actualización de software.

Tal vez esta pasividad de Canon fuese una ventaja para nosotros, alguien decidió no esperar. En el año 2009, un tal Trammel Hudson decidió empezar a estudiar le fichero binario en el que Canon distribuía las actualizaciones de firmware o software de la cámara. Haciendo ingeniería inversa se las arregló para entender las partes del software que controlaban la etapa amplificadora de la cámara, y empezando a jugar con modificaciones aquí y allá nació Magic Lantern, una serie de añadidos de software que mejoraban notablemente la forma de trabajar con la cámara.

Poco a poco lo que era un “simple” hack para conseguir una funcionalidad nueva en la cámara se convirtió en una serie de añadidos que cada día que pasa, no sé si dejan más en ridículo a los ingenieros de Canon, o demuestran como los fabricantes imposibilitan ciertas funcionalidades en cámaras más baratas que con una simple actualización de software podrían hacer lo que sus hermanas mayores son capaces de hacer (tal vez algunos fabricantes deberían tomar lecciones de Fuji.

Para la gente que graba vídeo es casi obligado instalarlo si usan una de estas cámaras de Canon (bueno, si no se ha comprado una cámara de la nueva sería EOS C especialmente diseñadas para grabar vídeo y que ya están en otro rango de precios prohibitivos para presupuestos ajustados). Pero para los que nos interesa simplemente la fotografía es un software que no podemos despreciar. Tenemos funcionalidades tan tontas como un intervalómetro (¿para que gastarse 90 euros en el oficial de Canon? ¡Un cacharro menos en la mochila…!), zebras en live view, que rápidamente te indican que zonas de la imagen están sobreexpuestas, y lo más importante, desde el punto de vista fotográfico, histograma en RAW. Eso de derechear el histograma, con técnicas complicadas y haciendo braketing por si las moscas pues, ya se ha terminado. Ahora mismo antes de hacer la foto se sabe si se va a quemar o no. Y los programadores no se han parado ahí, ahora andan jugando a extender el rango dinámico de las cámaras, algo que tengo que seguir de cerca.

Lo llevo usando desde el verano pasado. Al principio siempre me daba bastante reparo eso de modificar el firmware por defecto que viene con la cámara (no se modifica exactamente, el firmware original no se toca, simplemente se le activa la posibilidad de arrancar desde tarjeta de memoria, donde se esconderá a partir de ahora Magic Lantern). Pero ahora mismo, no sé si sabría volver a trabajar con la cámara como lo hacía antes. Ya no hay vuelta atrás para mí.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Últimamente con el grupo de gente con el que me escapo hacer fotos siempre surge el tema de lo difícil que es conseguir algunos filtros fotográficos, en particular el Lee Bigstopper. Tienda en que preguntas, tienda en la que dicen que probablemente no tengan stock de él mismo hasta dentro de varios meses. Después de ver el siguiente vídeo de como se fabrican no me extraña. Sabía que era un proceso artesanal, pero desde luego, no tanto como muestran aquí.

Fuente: DIY Photography.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Continuando mi serie de vídeos explicativos introduzco ahora el siguiente, de nuevo centrado en Adobe Lightroom. En este ocasión toco un tema que siempre comento cuando hablo del procesado de mis propias fotos, el ajuste del punto blanco y negro de una imagen. Uno de los primeros ajustes que hago a cualquier imagen en mi flujo de revelado RAW habitual.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies