Sí, lo sé, hay miles de artículos y vídeos que hablan del tema de por qué es mejor disparar RAW que JPEG, incluso ya había hablado por aquí en el año 2011: RAW vs JPEG. La excusa es que cuando estaba preparando el vídeo balance de blancos, pensé que podría dar una perspectiva con mayor profundidad en el tema de la que se suele dar habitualmente. Este es el resultado:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Categorías: Comprendiendo Vídeo

{ 5 comments }

Muchas veces, cuando estamos preparando una imagen para una tercera persona, esta nos puede llegar a pedir tamaños más grandes en resolución de lo que realmente es nuestra imagen en sí. Por ejemplo, digamos que quiero exportar la siguiente imagen con una tamaño de 260 cm en su borde largo con una resolución de 96 ppp. Esto es mucho más de lo que dan los 6000×3213 pixeles que tiene:

Highlands en Escocia

Highlands en Escocia [Sony A7 II con Canon 70-200f4L IS. Foto sacada a ISO100, f13 y 1/120 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

Para ello nos tenemos que ir al menú de exportación de imágenes (Comando+Mayúsculas+E en Mac ó Control+Mayúsculas+E en Windows):

Menú de exportación

Una vez ahí, sencillamente tendremos que jugar con dos opciones. Probablemente se nos pida unas características de fichero específicas, como por ejemplo:

Seleccionando el tipo de archivo

Pero lo que nos interesa realmente es el siguiente panel. El que nos va a dejar aumentar el tamaño de la imagen:

Seleccionando el tamaño del archivo

Lo primero que hago es seleccionar que quiero redimensionar por “Boder largo”, esto hará que el borde largo de la imagen tenga el tamaño de 260 cm y después el borde corto se escalará de forma proporcional, manteniendo el ratio de la imagen.

No selecciono la casilla de “no ampliar”, lo cuál hará que si que amplié la imagen. A continuación meto el tamaño en cm (ofrece varias unidades) del borde largo, en este ejemplo 260 cm y por último la resolución que queremos por pulgada, en este caso 96 (también admite puntos por centímetro como unidad).

Lightroom emplea algoritmos de redimensionado bicúbicos adaptativos. En teoría, según ingenieros de Lightroom, son iguales o mejores que las opciones que ofrece Photoshop.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uno de los accesorios fotográficos que siempre compro para cada una de mis cámaras, a pesar de su excesivo precio, es una zapata en forma de L, o como se denominan en inglés L-Bracket. En este vídeo os doy más detalles de por qué.

En el vídeo menciono dos fabricantes: Really Right Stuff y Kirk Enterprise, pero probablemente existan muchos otros.

En el vídeo menciono la rótula Arca Swiss Z1, que ya hablé de ella en este blog, en un primer análisis de la misma y, un año después, en mis opiniones después de un año de uso con la misma. La rótula de joystick que enseño es esta de Manfrotto, aunque ha sido actualizada con esta otra. Como podéis ver en el vídeo, mi experiencia no ha sido muy favorable con ella.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Para los que estamos ahora mismo en el hemisferio norte, el mes que viene, el de octubre, será un mes crítico para la fotografía de paisaje (bueno, para los que estén más al norte que yo, septiembre ya empezará a ser crítico). Es el mes en que estaremos monitorizando como estará el color en nuestros bosques. ¿Se estará adelantando este año la caída de la hoja? ¿Sé estará retrasando? ¿Por qué zona ha empezado ya? Etc. En este pequeño artículo voy a contar por qué las hojas cambian de color y cuál puede ser un indicador de que este año puede que tengamos un otoño bueno, es decir, con los árboles con un color rabioso llamando para hacer fotografías, pero tengo serias dudas que nos ayude a dejar de estar nervioso planeando a qué zona escapar para intentar conseguir las mejores fotos.

Lluvioso otoño en Val dArán

Lluvioso otoño en Val d’Arán [Canon 5D Mark II con Canon 70–200f4L IS. Foto sacada a IS0100, f13 y 0,6 seg. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2011.

El color de las hojas:

Para entender por qué las hojas cambian de color tenemos que entender primero que elementos químicos dentro de las mismas le dan su color actual.

Obviamente el producto químico más importante en la hoja de un árbol y, al que todo el mundo le viene a la cabeza, es la clorofila. Es el elemento encargado de convertir, a través de la fotosíntesis, es decir, absorbiendo luz, el CO2 y el agua en azúcar. En este proceso la clorofila se destruye y el propio árbol es el encargado de volver a producirla y reponerla en las hojas. La clorofila absorbe toda la luz azul y parte del rojo, por eso a la vista, las hojas de los árboles nos parecen de color verde.

El siguiente elemento químico son los carotenoides. Estos elementos también ayudan en menor medida en el proceso de la fotosíntesis, pero al contrario que la clorofila, no es destruida por este proceso, por lo que no hace falta que el árbol la reponga continuamente. Absorben parte de la luz que la clorofila no es capaz de absorber, por lo que reflejan luz amarilla, pero en mucho menor medida, por lo que normalmente no influyen tanto en el color de las hojas como la clorofila.

Otoño en Val dArán

Otoño en Val d’Arán [Canon 5D Mark II con Canon 70–200f4L IS. Foto sacada a IS0100, f13 y 0,5 seg. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2011.

Por último tenemos la antocianina, las cuales absorben la luz verde y azul (darán un tono rojo a las hojas). La concentración de las mismas en las hojas variará según la cantidad de azúcar en las mismas. Por lo tanto las hojas presentarán mayor cantidad después de un periodo de días soleados (recordar que el azúcar se produce en las hojas por la fotosíntesis, cuanta más luz, más azúcar producirá la hoja). También ayuda que las temperaturas no sean muy altas para su formación. La antocianina no es destruida durante el proceso de la fotosíntesis.

La caída de la hoja:

Es fácil entender que lo que buscamos es el periodo donde la concentración de antocianina o carotenoides es mucho mayor en la hoja que la de clorofila y esto se consigue cuando empieza el proceso de caída de la hoja. Esto es lo que se conoce como abscisión.

Paseando por la selva de Irati

Paseando por la Selva de Irati [Canon 5D Mark II con Canon 70–200f4L IS. Foto sacada a IS0100, f11 y 1/5 seg. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2014.

En la unión de la hoja con la rama existe una zona, llamada zona de abscisión, que está compuesta de una células especiales que reaccionan al balance de dos elementos químicos: etileno y auxinas. Las auxinas empiezan a disminuir en otoño al disminuir las horas de luz durante el día (existen otros factores, pero este es el principal), lo cual hace que aumente la relación de etileno. Esto es la señal que reciben las células que unen la hoja al árbol para empezar el proceso de abscisión. Veamos en lo que consiste este proceso paso a paso:

  • Al cambiar el balance de auxinas frente el de etileno, hace que las células que unen la hoja al árbol empiecen a expandirse.
  • Esa expansión hace que cada vez la hoja reciba menos nutrientes y lo que es más importante, menos clorofila.
  • Al tener la hoja cada vez menos clorofila, hace que los carotenoides empiecen a ser mayoritarios y la hoja comience a tener un color amarillo. Si los niveles de azúcar en la hoja y radiación solar son lo suficientemente altos, hará que el nivel de antocianina en la hoja también sea elevado, lo cual producirá que la hoja presente un tono rojo o incluso púrpura (dependerá mucho del árbol y niveles de acidez en la hoja).
  • Mientras todo lo otro pasa, la hoja empezará a separarse del árbol. Poco a poco las células de zona de abscisión dejarán de estar unidas al árbol y las del árbol generarán una capa protectora para que cicatrice la unión.

Para que las hojas tengan oportunidad de pillar color, el proceso de separación de la hoja, tiene que ser lo suficientemente lento para que esta se mantenga en el árbol.

El otoño ideal:

De todo lo anterior podemos sacar varias pistas del tipo de otoño que estamos buscando. De entrada queremos que el proceso de abscisión sea lo más calmado posible. Uno de los factores que influye en este proceso es la concentración de auxinas. Niveles bajos de auxinas provocarán la caída de la hoja antes de tiempo, haciendo que no alcance su pico de color. Esto habitualmente ocurre con árboles estresados. ¿Qué puede provocar que un árbol se estrese y bajen sus niveles de auxinas? Zonas con demasiada sequía, árboles al lado de acantilados, carreteras, etc…

Subiendo a Artiga de Lin

Subiendo a Artiga de Lin [Canon 5D Mark II con Canon 70–200f4L IS. Foto sacada a IS0100, f13 y 1/6 seg. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2011.

Cómo había comentado anteriormente es la relación etileno/auxinas la que regula la caída de la hoja, por lo que niveles altos de etileno en la hoja pueden provocar la caída temprana de la hoja (curiosamente las primeras pistas de esto fue la observación de que árboles al lado de antiguas lámparas de etileno tendían a volverse amarillos y caerse la hoja incluso fuera de otoño). Una de las causas más comunes de que aumente el nivel de etileno en el árbol es que sufra congelaciones o temperaturas por debajo del punto de congelación, como heladas.

Lo anterior nos asegura que la hoja no caiga muy rápido o antes de tiempo, pero no nos asegura que el color sea bueno. Para ello necesitamos que los niveles de antocianina en la hoja sean elevados. La hoja tendrá más antocianina cuanta más azúcar se almacene en la misma. Para que se produzca azúcar en la hoja necesitamos altos niveles de luz solar. También necesitamos que el árbol no absorba dicho azúcar, para ello, un clima frío es lo ideal, dado que reduce la capacidad del árbol de absorber azúcar de las hojas.

Resumiendo, lo que queremos es que el árbol no se estresase durante su año de crecimiento. Que pasase su primavera y verano de la forma más saludable posible y después, que la época de otoño, sea lo más soleada y fría posible pero sin que llegue congelar durante la noche o el día. Esto nos deberían dar unos árboles con un gran color en otoño. De paso nos ayuda a entender por qué hay otoños y otoños.

Notas curiosas:

El proceso de caída de la hoja lo regula en gran medida las horas de luz solar. Por eso en el hemisferio norte, las hojas tienden a cambiar antes cuanto más al norte que al sur y al revés en el hemisferio sur. En Estados Unidos hacen mapas de color *on-line*: Fail Foliage Prediction Map, que muestran claramente como el color va cambiando poco a poco de norte a sur, y resultan bastantes útiles para saber a qué zonas tiene que desplazarse uno para tener mayores oportunidades para sacar buenas fotos.

Otoño en los bosques de Urbasa

Otoño en los bosques de Urbasa [Canon 5D Mark II con Canon 70–200f4L IS. Foto sacada a IS0100, f11 y 0,6 seg. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2011.

Cómo decía, la caída de la hoja viene regulada principalmente por los niveles de luz, pero también por la cantidad de CO2, por lo que el proceso de calentamiento global y aumento de CO2 en atmósfera les está afectando. Se estima que este proceso se ha retrasado entre 1 a 2 días por década desde el año 1960.

Algunas especies de árboles de hoja caduca no dejan que les caigan todas las hojas. Habitualmente conservan una serie de hojas de la base del tronco. Estas hojas se conservan para que en primavera, empiece el proceso de generar las hojas nuevas, las hojas antiguas son soltadas al suelo para que suministren nutrientes al árbol.

Fuentes:

La idea principal para este artículo y gran información proviene de este otro artículo de On Landscape: The Science of Autumn.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

En este blog rara es la vez que publico algo sobre noticias de cámaras que salen en el mercado. Ha sido siempre una decisión personal, este blog solamente lo escribo yo, y ir publicando todas las noticias de cámaras y lentes que salen al mercado es una tarea demasiado ardua para una sola persona. De todas formas, con todas las noticias nuevas que están saliendo ahora mismo con el Photokina -la principal feria de la industria fotográfica que se celebra cada dos años en Alemania- tuve un pequeño pensamiento. Estamos viendo un mercado a dos velocidades, por un lado tenemos el mercado réflex profesionales y por otro lado tenemos el mercado mirrorless y el pro-entusiasta (que incluye réflex y mirrorless de gama alta).

Anochecer en Elgol

Anochece en Elgol [Sony A7 II con Canon EF 17-40 F4L. Foto sacada a ISO100, f13 y 1/4 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

Si nos vamos al mercado réflex profesional, tenemos un mercado dominado por Canon -sigue siendo el mayor fabricante de cámaras por mucho que le pese alguno- seguido de Nikon y con otros que han intentando hacerse un hueco, cómo Sony ó Pentax (en el mercado réflex), sin quitar mucho el sueño a los dos primeros. Esto se puede ver claramente en los ciclos de desarrollo. Entre la Canon 5D Mark III y la Canon 5D Mark IV han pasado 4 años, los mismos que han pasado entre la Sony A99 y su substituta, la A99 II (curiosamente todo el mundo pensaba que Sony había matado si línea de cámaras alpha, cuando ellos decían que seguían vivas y tienen más o menos el mismo ciclo de vida que el de su principal rival). Tal vez la excepción es Nikon, que si nos olvidamos de su gama más que alta, cómo la D5, en la categoría nivel Nikon D810 vemos que van actualizando las cámaras a mayor velocidad.

Por otro lado tenemos el mercado emergente de las mirrorless, que desde unos inicios intentando atraer al mercado consumista, han dado el asalto al mercado semipro o, ¿por qué no?, al profesional. Aquí es donde estamos viendo que las cámaras de gama alta tienen un ciclo de vida mucho menor, habitualmente de dos años entre modelo y modelo. Dos motivos claros, por un lado la competencia es mucho mayor y necesitan convencer al comprador que su marca es la mejor opción con cada modelo trayendo año tras año innovaciones y mejoras cada vez más interesantes. Por otro lado necesitan mandar un claro mensaje a la gente que compra sus equipos, la marca está comprometida con la continuidad de sus cámaras y lentes, y el usuario de la misma siempre tendrá opciones en la que gastar su dinero, en busca de esa “mejor calidad de imagen”.

Esto ha quedado claramente demostrado en el Photokina de esta año con dos anuncios que realmente no fueron anuncios. Por un lado tenemos el pre anuncio de la Panasonic GH5, sucesora de la cámara más exitosa de Panasonic (probablemente), la Panasonic GH4. Y por otro lado tenemos la sucesora de la Olympus OM-D E-M1, la OM-D E-M1 II. Y digo que son pre-anuncios porque simplemente han anunciado que la están desarrollando con algunas de sus características, pero no han dado ninguna fecha de salida al mercado. Suena a mensaje del estilo: “mirar, no os penséis en marcharos a otras marcas que nosotros seguimos por aquí y lanzaremos productos que os arrepentiréis si cambiáis de barco”. No vaya a ser que la gente empiece a mirar a tierras de Sony ó Fuji. Recuerda un poquillo al comienzo de la era digital, donde algunos fabricantes anunciaban productos con mucho antelación, lo cual también dio lugar a algún fiasco.

Antes de cerrar, vamos a centrarnos en lo que para mí fue el anuncio estrella, la Fuji GFX 50S. La entrada de Fuji en el mercado de medio formato digital por la puerta grande. No porque piense que me pueda comprar una. Están fuera de mi rango de precio. Sino, en caso de que tenga éxito, puede que empuje los precios del mercado de full-frame hacia abajo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uno de los conceptos que a la gente más le extraña cuando empieza en fotografía es el de Balance de Blancos o el ajuste de Temperatura y Matiz después cuando editamos nuestras fotos en Lightroom. En el siguiente vídeo os explico todo lo que necesitáis saber para entender perfectamente el concepto:

En el vídeo aparece el X-Rite ColorChecker por si queréis echarle un vistazo. También tengo un artículo donde lo utilizo para perfilar la cámara.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Visitando la casa de Ansel Adams

La web Advance Your Photography lleva ya un tiempo sacando pequeños vídeos de las visitas que han hecho a la casa donde vivía el mítico fotógrafo: Ansel Adams, principalmente conocido por su trabajo de fotografía de paisaje, aunque en estos vídeos también tocan temas como sus talleres, fotografías comerciales, o sus libros (todos los vídeos están en inglés).

El primer vídeo nos explica como era la máquina que usaba Ansel Adams para ampliar sus fotografías:

El segundo vídeo hablan con su hijo y tratan temas como su fotografía, sus talleres o su fotografía comercial, mucho menos conocida:

Por último, el tercer vídeo, hablan con su hija política y como ella administra la tienda que vende sus obras en Yosemite y organizaba sus talleres:

Sin duda, uno de los referentes para cualquier persona interesada en la fotografía de paisaje.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Cuando voy de viaje bastantes días, me suelo llevar mi portátil y creo un catálogo de Lightroom donde voy metiendo mis fotos según las voy haciendo, la idea es tener una segunda copia a parte de las imágenes en la tarjetas de memoria. De paso, voy haciendo alguna edición, poniendo ratings a las fotos, etiquetándolas, etc. Toda esta información es relevante para mí, por lo cual, cuando llego a casa lo primero que quiero hacer es importar mi catálogo de viaje en mi catálogo principal de fotos. En este vídeo os muestro como hacerlo:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Muchas veces, ya sea por qué lo hacemos nosotros sin darnos cuenta, o lo hace algún tercer programa, movemos imágenes de un sitio a otro de nuestro ordenador desde fuera de Lightroom. Y después, pasado un tiempo, cuando volvemos a Lightroom vemos que este no sabe dónde están las imágenes. En este vídeo os explico como indicarle de forma muy fácil donde se encuentran nuestras imágenes perdidas:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Hace un par de semanas compré esta correa para cámara, la Peak Design Leash. La idea era buscar una nueva correa que pudiese quitar cuando me molestase en el trípode y volver a poner cuando necesitase poner la cámara al hombro. Aquí tenéis un vídeo con mis primeras impresiones sobre la misma.

Si no os gusta esta correa en específico pero sí la idea detrás de ella. Peak Design ofrece una gran variedad de modelos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR