Otro vídeo de ejemplo de revelado de imágenes en Lightoom. En esta ocasión una imagen que saqué al lado del Midi d’Ossau, en Pirineos franceses. En el vídeo explico como llegué a la zona, como se hizo la toma de la foto y después comento en detalle mi proceso de revelado de la misma y lo que buscaba con él:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

La semana pasada Adobe sacó su última versión de Adobe Lightroom, la 2016.6 ó 6.6. Si sois suscriptores de la versión Creative Cloud, tenéis disponibles una nueva guiada de corregir distorsiones geométricas:

Como veis, esto deja obsoleto mi vídeo: Correcciones de distorsiones geométricas en Adobe Lightroom publicado a principios de mes. Como os había indicado en el anterior artículo, el edificio que sale en la foto es el Born Centre de Cultura i Memòria. La foto la hice en febrero del año pasado, mientras estaba probando una Olympus OM-D E-M1.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Adobe creó el formato DNG hace ya bastantes años en un intento de unificar los formatos RAW de distintos fabricantes, algo que realmente considero que no ha tenido mucho éxito (pocos son los fabricantes que soportan dicho formato en sus cámaras). De todas formas, es un formato interesante, por un lado para guardar las imágenes cuando ya hemos terminado de forma definitiva de editarlas, por otro lado, para enviarle una de nuestras ediciones RAW a alguien, sin tener que preocuparnos si nos hemos olvidado o no el fichero XMP. Veamos ahora en este artículo las opciones a la hora de exportar a DNG dentro de Lightroom.

Amanecer en Tarn Hows

Amanecer en Tarn Hows [Canon 5D Mark II con Canon EF 17-40 F4L. Toma sacada a IS0100, f13 y 1,3 seg. Trípode
y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2016.

Para convertir una imagen a DNG tenemos dos opciones. Si estamos pensando dejar la versión en DNG dentro de nuestro Catálogo, lo mejor es hacerlo seleccionando la imagen en el módulo de Biblioteca de Lightroom y vamos al menú: Biblioteca → Convertir fotografía a DNG, lo que nos abre la siguiente pantalla:

Convirtiendo a DNG

Dicho panel está dividido en dos opciones, por un lado tenemos las referidas al archivo original:

  • Sólo convertir archivos RAW – En caso de que tengamos varias imágenes seleccionadas, si seleccionamos esta opción, solamente nos convertirá a DNG aquellas imágenes que sean RAW, ignorando cosas como tiffs o jpegs.
  • Eliminar originales tras conversión correcta – Esta es una opción peligrosa, dado que borrará el fichero RAW original, lo cual queda bastante bien dado que no veremos dos veces la imagen en nuestro catálogo, pero por otro lado, dependemos únicamente del fichero DNG, siempre me ha dado reparo perder el original, pero puede que sea yo…

Después tenemos opciones de como se realiza la conversión en sí:

  • Extensión de archivo – Si queremos que la extensión sea en mayúsculas o minúsculas… no es que sea la opción más útil la verdad.
  • Compatibilidad – Este es un factor importante, a pensarlo con cuidado dependiendo de los programas que empleemos. Cada vez que Adobe mejora los algoritmos internos de Camera RAW/Lightroom, le asocia una versión a estos. Si usamos por ejemplo ahora Lightroom 6, será imposible que un fichero revelado con este motor sea capaz de ser abierto por Lightroom 2 o Camera RAW 6. Dependiendo de los programas que nos interese abrir la imagen tendremos que seleccionar una o otra.
  • Previsualización JPEG – Los ficheros DNG, al igual que muchos RAW, llevan incrustado un fichero jpeg que representa la imagen cuando se mira con otros programas o incluso dentro de Lightroom si no estamos en el módulo de Revelado. Cuando más grande le demos a este valor, mejor resolución tendrá dicha previsualización, pero también más ocupará el fichero DNG.
  • Incrustar datos de carga rápida – Hará que el fichero se cargue más rápido en Lightroom o en Camera RAW, ocupará un poco más, pero tampoco es algo exagerado por lo cual no viene de más dejar esa opción seleccionada.
  • Utilizar compresión con pérdida – Las últimas versiones del estándar DNG permite comprimir con pérdidas el propio RAW, al estilo de los ficheros jpeg. No considero que a través de este panel sea la mejor forma de hacerlo. Veremos en la segunda opción de exportación cuanta calidad podemos llegar a perder.
  • Incrustar archive RAW original – Básicamente lo que hace aquí es meter dentro del fichero DNG el propio archivo RAW original a partir del cual se crea la imagen DNG. Puede ser una opción interesante a usar si borramos el fichero original. El principal problema es que el fichero resultante ocupará el doble de lo que ocuparía si no seleccionamos esta opción.

Como había comentado había dos opciones para convertir a DNG, la segunda es a través del menú de exportación de imágenes de Lightroom. Las opciones son casi iguales a las que mostraba antes:

Exportando a DNG

Pero aquí si seleccionamos la opción de Utilizar compresión con pérdida, vemos como podemos ahora a través del siguiente panel de tamaño ir viendo como reducimos con esta pérdida la calidad/tamaño de la imagen.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Tal vez os pase que cada vez que entráis en el módulo de revelado de Lightroom, antes de empezar hacer nada, empecéis a cambiar varios parámetros de todos los que os ofrece dado que os gusta empezar vuestro trabajo de revelado de esa forma. En el siguiente vídeo os explico como podéis cambiar dicha configuración para que esas opciones estén siempre cambiadas como os gusta:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

La historia de la primera cámara digital es una historia irónica. Lo que podría haber supuesto un futuro prometedor gracias a ella a la entonces poderosa Kodak, marcó un antes y un después en su principal negocio: la fabricación de película fotográfica. La era digital fue una que se le atragantó a Kodak, de dominar el mundo de la fabricación de película, pasó a su momento más oscuro en el año 2012 cuando tuvo que declarar que estaba en situación de bancarrota.

Pero dejemos el presente de lado y volvamos al pasado, al año 1973. Tal vez habría que poner las cosas en contexto, estamos en una época donde no existía internet, la simple idea de un teléfono móvil solamente existía en libros de ciencia ficción, los ordenadores personales eran kits que uno se montaba en su casa y después a través de unos paneles de luces y interruptores programaba. Steve Wozniak ni había aún empezado a fantasear con el diseño del Apple I. Ah, y los CCD eran un invento que acaba de salir del laboratorio en forma comercial dos años antes.

En el año 1973, Steven Sasson, un joven ingeniero de 23 años, empezó a trabajar en Eastman Kodak, la famosa compañía fotográfica basada en Rochester, Nueva York. Por aquel entonces, alguien en Kodak, decidió que dicho ingeniero novato podría intentar ver que hacer con este nuevo invento que circulaba por ahí: los sensores CCD. Era un proyecto poco prioritario para Kodak, después de todo, la fabricación de película fotográfica era lo más importante.

Los sensores CCD de aquella simplemente convertían luz a electricidad. Esta señal eléctrica desaparecía rápidamente y Sasson quería buscar alguna forma de almacenarla. Decidió que la mejor forma era digitalizar de forma rápida dicha señal eléctrica y almacenarla de forma temporal en un chip de memoria RAM. La única forma que tenía para almacenar las imágenes era un cassette digital. En dicha cinta se podía llegar almacenar casi 30 imágenes de 0.01 megapixeles, que Sasson pensó que estaba bien, dado que era algo entre los típicos carretes fotográficos de 24 a 36 fotos.

Primera cámera digital

© Eastman Kodak

El prototipo de Sasson empleaba una lente de una cámara de vídeo Super8 y solamente era capaz de grabar imágenes en blanco y negro. Era portátil, si por portátil entendemos que pesase 3,6 kilogramos, teniendo que llevar con nosotros 16 baterías de nickel y cadmio. La única forma de ver las imágenes de aquella era en un televisor.

La idea no era la de comercializar el producto. La idea era demostrar que era posible registrar imágenes sin necesidad de utilizar película. De todas formas los directivos de Kodak no estuvieron muy entusiasmados con la idea.

Sasson hizo una demostración ante ellos. Se llevó el prototipo a la misma, hizo una foto y espero un minuto a poder mostrarla en un televisor en la sala (la cámara le llevaba 50 milesegundos copiar la foto del CCD a la memoria RAM, pero después se tardaba unos 30 segundos en copiarla a cinta). En un mundo donde el concepto del ordenador personal todavía no era ni remotamente conocido por el público, los directivos de Kodak vieron aquello y comentaron: “¡Nadie quiere ver sus fotos en un televisor!”.

Los directivos le preguntaron a Sasson que estimase cuando el creería que la tecnología sería viable para un producto comercial. Sasson pensó que el tamaño de una imagen para competir con la película sería de 2 Megapíxeles (sí… sí… era el año 1975) y empleando la Ley de Moore estimó que la tecnología necesaria maduraría lo suficiente en unos 15 a 20 años… acertó de pleno, Kodak comercializaría su primera cámara digital en 1989.

Sin estar muy convencidos de que esto llegase a ningún lado, permitieron que Sasson continuase con su investigación mientras en el año 1978 patentaban la idea de una cámara fotográfica digital (dicha patente le daría a Kodak miles de millones de dólares hasta el año 2007, que expiró). Kodak nunca permitió que la idea de una cámara digital progresase mucho dentro de la compañía. Todo el mundo esperaba que el cambio fuese gradual de analógico a digital, no el brusco cambio que se produjo a principios de los años 2000.

En el siguiente vídeo tenéis una entrevista a Sasson donde el mismo relata la historia:

Más detalles en el artículo del New York Times: Kodak First Digital Moment.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Categorías: Historia

{ 0 comments }

Adobe Lightroom tiene un colección de herramientas bastante pontentes para corregir las distorsiones geométricas que nos puede introducir la lente o por la forma en como sacamos al foto. En el siguiente vídeo tutorial os explico como corregir las mismas:

El edificio que sale en la foto es el Born Centre de Cultura i Memòria. La foto la hice en febrero del año pasado, mientras estaba probando una Olympus OM-D E-M1.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Si no se me puede dejar solo por internet, mirando libros fotográficos de Escocia por Amazon, terminé encontrando un oferta del libro The National Trust – Coast de segunda mano, por solo dos libras. No podía dejar de pasar de largo el trabajo de tres referencias actuales de la fotografía de paisaje británica: Joe Cornish, Paul Wakefield y David Noton.

Portada: The National Trust - Coast

The National Trust nació hace más de 100 años en el Reino Unido para ayudar a conservar zonas históricas o de alto interés ecológico o paisajístico. En este libro se muestra fotos sacadas a finales del siglo pasado por tres de los más famosos fotógrafos británicos: Joe Cornish, Paul Wakefield y David Noton, centrados en las zonas costeras que la fundación está ayudando a conservar por su interés natural. Hay que indicar que solamente incluyen la costa de Inglaterra, Gales y Irlanda del Norte. La costa Escocesa no está presenta en estas fotografías, dado que la fundación encargada de proteger el patrimonio escocés es la National Trust of Scotland.

The National Trust - Coast

Después una introducción de Libby Purves, entramos de lleno en más de 100 páginas de fotografías de los 3 autores. Todo el trabajo presentado fue tomado a finales del siglo pasado, en cámaras de medio formato y principalmente en película como la Fuji Velvia o Provia. También hay que tener en cuenta que muchas de las fotografías, aunque con toques artísticos, también eran simplemente documentales, para poder cumplimentar con detalle el documento gráfico de cada una de las zonas.

Un interesante documento gráfico que vuelve a constatar la belleza de la costa de estas islas. Una referencia interesante para cualquiera que tenga oportunidad de acercase a ellas y perderse unos días intentando resaltar dicha belleza en fotografías.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Ayer leía la triste noticia de que Michael Riechmann moría a sus 71 años de edad después de una larga lucha contra el cáncer. Probablemente para muchos de los fotógrafos/as hispanohablantes no sea un nombre muy conocido, pero desde luego, en el mundo anglosajón, era una de la mayores referencias desde la fundación de su web: Luminous Landscape. Web coloquialmente conocida como Lula, muy centrada en la temática de la fotografía de paisaje y con uno de los foros más informativos sobre fotografía que jamás me he encontrado en internet.

Michael creó Luminous Landscape a principios de la década pasada y rápidamente se convirtió en una referencia para todo el mundo. En particular, durante la rápida transición de analógico a digital. Fijaos que si ha sido referencia, que fue el primero en publicar lo que hoy conocemos como derechear el histograma, allá por el año 2003, después de unas conversaciones con Thomas Knoll, ingeniero principal que creó Photoshop.

Con una opinión que nunca dejaba a nadie indiferente, siempre ha sido una referencia a tener en cuenta en este mundo que tanto ha cambiado en estos últimos años. Su opinión, que personalmente valoro bastante, será, sin duda, echada de menos.

Descanse en paz.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Categorías: Sin categoría

{ 0 comments }

En mi anterior vídeo anterior sobre ¡Cómo hacer focus stacking! me dio la impresión de que no estaba claro el concepto de Distancia Hiperfocal. En este vídeo que tenéis a continuación intento aclarar un pelín las cosas, espero no generar más dudas que respuestas.

En este vídeo hablo del concepto de círculo de confusión, tengo otro vídeo donde lo explico con todo detalle.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

La semana pasada me contactó Estela Alcaide para que le ayudase a hacer eco de su proyecto de crowdfunding, Fotoperiodismo 3.0, dónde ella misma describe el proyecto como: “una puerta abierta al fotoperiodismo actual que nace de un proyecto personal al que se han unido voces muy reconocidas del sector, que reflexionan sobre la supuesta crisis en el fotoperiodismo y tienen preguntas y respuestas acerca de porqué la situación no cambia”.

fotoperiodismo3.0

El libro incluye una recopilación de 40 entrevistas a profesionales del sector fotoperiodístico como: Gervasio Sánchez, Manu Brabo, Guillem Valle o Pedro Armestre, y viene con una introducción de Tino Soriano, que creo que no hace falta mucho presentar entre fotógrafos y fotágrafas de este país.

Aunque no es una temática fotográfica a la que yo siga de cerca, la curiosidad me ha picado y ya he hecho mi pequeña aportación al proyecto. Difundo aquí este proyecto por si otras personas están interesadas, yo por mi parte ya he hecho mi pequeña aportación.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Categorías: Libros

{ 0 comments }

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR