Blanco, negro y naranja

Parece mentira de que ya pasarán más de 5 años… Yo llevaba ya un año viviendo en Barcelona por motivos de trabajo, y como no conocía a mucha gente para escapadas fotográficas, me iba apuntando a talleres de fotografía. Cuando me apunté al taller de fotografía invernal de Eduardo Blanco en la zona de Larra-Belagua en Navarra, no me esperaba que allí conocería a 5 personas (bueno, una ya la conocía de un taller anterior) con las cuales empezaría a viajar de forma interrumpida buscando esos momentos efímeros, esa luz mágica y intentar plasmarla en fotografías.

No sabemos si es más por tradición, falta de imaginación, o nostalgia, que todos los años intentamos volver a pasar un fin de semana por esa zona. La verdad es que el valle da su juego y siempre nos volvemos con una fototito.

En esta ocasión estábamos al final de la carretera, en lo alto de la montaña, justo cuando ya pasamos de estar en Navarra a estar en Francia. Era amanecer, aunque realmente ese punto es más para fotografiar el atardecer (el valle en general tiene las montañas mejor orientadas para atardeceres que amaneceres). Pero ahí estábamos de todas formas para ver si pescábamos algo.

A nuestras espaldas, al contrario por donde salía el sol, el cielo empezó a tomar una bonito color naranja. Las lomas y un solitario pino completaron la composición:

Blanco, negro y naranja

Blanco, negro y naranja [Sony A7 II con Canon 70-200f4 IS L. Foto sacada a ISO100, f11 y 1/10 de segundo de tiempo de exposición. Trípode y disparador remoto utilizado]. © David García Pérez 2017.

Deja un comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies