En dos artículos anteriores había introducido el proceso de como crear un perfil para una combinación de impresora y papel que tengamos por casa, empleando para ello el calibrador X-Rite Colormunki Photo. Y ahora llega el momento de ver como aplicar dicho perfil a la hora de imprimir imágenes con Adobe Lightroom.

La impresión de fotografías siempre ha sido uno de esos temas que se antojan difíciles a la gente. Programas como Adobe Lightroom facilitan mucho el trabajo, más que nada por que limitan las posibilidades de equivocarse, cosa bastante fácil en programas como Adobe Photoshop.

Lo primero que tenemos que hacer, una vez dentro de Lightroom, es irnos al módulo de impresión.

Seleccionando el módulo de impresión de Adobe Lightroom

Seleccionando el módulo de impresión de Adobe Lightroom.

Lightroom sigue una filosofía de ordenar los pasos para hacer algo de izquierda a derecha y de arriba abajo. Si omitimos el navegador de plantillas y el de colecciones, veremos abajo dos botones, uno denominado “Ajuste de Página” y el otro “Ajuste de Impresión” (Tener en cuenta que esta es un captura para Mac OS X, la versión de Lightroom para Windows engloba la funcionalidad de ambos botones en uno único).

Seleccionando los ajustes de impresión en Adobe Lightroom

Seleccionando los ajustes de impresión en Adobe Lightroom.

En el apartado de ajuste de página no hay mucho más que seleccionar que el tamaño del papel que vamos a imprimir. Nos aseguramos que es la impresora correcta, en mi caso ya muestra por defecto mi Epson 3880. En cuanto al tamaño del papel, en el caso de mi impresora hay que tener cuidado, a través de este menú, a parte del papel, también se selecciona la bandeja a través de la cual la impresora pillará el papel, y si va a imprimir sin bordes o no (hay que tener mucho cuidado con esto, dado que la impresora hará crecer la imagen para imprimir hasta el borde mismo, haciendo que realmente Lightroom no muestre correctamente las medidas del tamaño de la imagen). Por otro lado, veréis diversas opciones para papeles supuestamente del mismo tamaño, como es el caso del A3+, esto es debido a que realmente no es un tamaño estándar y cada fabricante lo interpreta libremente, fijaos en las dimensiones que aparecen debajo del cuadro de “Tamaño del papel”.

Eligiendo cuidadosamente el tamaño del papel en Adobe Lightroom

Eligiendo cuidadosamente el tamaño del papel en Adobe Lightroom.

A continuación, si nos movemos a “Ajustes de impresión…” (recordar que en Windows está todo en el mismo menú), tendremos todas las opciones para poder configurar correctamente nuestra impresora para el tamaño de papel que estamos introduciendo. En las siguientes capturas veréis las opciones para Mac OS X, el menú de diálogo variará para Windows pero tendrá opciones similares. Por otro lado, este es el cuadro de diálogo para mi Epson 3880, otras marcas ó modelos mostraran opciones diferentes.

Seleccionando los parámetros de impresión en Adobe Lightroom

Seleccionando los parámetros de impresión en Adobe Lightroom.

En las opciones que nos muestra el primer diálogo no hay mucho que tocar, a nosotros lo que nos interesa es ir la submenú de “Ajuste de impresión”. En este caso, como estoy configurando Lightroom para imprimir en Ilford Gold Fiber Silk, recomiendan configurar este modelo concreto de impresora con estos parámetros. Es recomendable ir a la web de cada fabricante de papel y ver que parámetros recomiendan para imprimir la impresora que tengamos.

Seleccionando los parámetros de impresión en Adobe Lightroom

Seleccionando los parámetros de impresión en Adobe Lightroom.

Es clave meter bien estos parámetros, esto será un proceso que solamente deberemos hacer una vez, y a partir de ahí le podremos indicar a Lightroom que memorice todas estas opciones de forma automática, tal y como indicaré al final de este artículo.

Si nos movemos a la barra de la derecha, en la parte superior encontraremos las opciones para la disposición de la foto en el papel. La mayoría de las opciones son autoexplicativas, por un lado tenemos “Estilo de Composición” donde escogeremos si queremos más de una imagen por hoja. Acto seguido están los “Ajuste de Imagen,” de los cuales personalmente selecciono “Rotar para encajar,” que básicamente nos rotará la imagen automáticamente aprovechar el máximo de papel. Las opciones de “Composición” también son sencillas, por un lado podemos definir los márgenes globales de la página, donde dejará borde en blanco (tener en cuenta que, al menos en el caso de mi impresora Epson 3880, para imprimir sin borde, hay que seleccionar una tamaño de papel especial en los “Ajuste de Página”). Cómo solamente he seleccionado una imagen por hoja, los controles de cuadrícula no tienen sentido, y por último tenemos el “Tamaño de Celda” donde podremos definir el máximo tamaño de la imagen, siempre limitado por los bordes márgenes que seleccionamos al principio. Después tenemos las diferentes guías informativas que nos puede mostrar, al menos os recomiendo que marquéis la opción de dimensiones que cobrará relevancia más adelante en el texto.

Parámetros para ajustar la imagen en la página

Parámetros para ajustar la imagen en la página.

En los controles de “Página” podemos seleccionar si queremos colorear la página de algún color en particular (personalmente siempre me parece un gasto de tinta), y diversas opciones de mostrar logotipos, marcas de agua, o diversa información, que yo de nuevo tampoco encuentro útil. Es fácil jugar con dichos parámetros y ver el resultado que tendrían en pantalla antes de imprimir.

Personalizando firmas y marcas de agua en la impresión.

Personalizando firmas y marcas de agua en la impresión.

Llegamos a uno de los apartados críticos, al menú de trabajo de impresión, donde seleccionamos ciertos parámetros de la impresión que afectaran en gran medida el resultado final de la misma.

Parámetros críticos para obtener una buena impresión en Adobe Lightroom

Parámetros críticos para obtener una buena impresión en Adobe Lightroom.

La primera opción, “Imprimir en borrador”, personalmente no la uso nunca, intento conseguir el resultado óptimo a la primera, y en modo borrador, va a ser difícil tomar cualquier decisión de si acerté con los parámetros de detallado u color de la imagen.

“Resolución de impresión,” aquí estamos ante uno de los puntos más críticos, y a ver si lo consigo explicar con claridad. Según escuchas por ahí a todos los expertos, la resolución óptima para imprimir en una impresora Epson es 360 ppp, y para impresoras HP y Canon es 300 ppp. Si queremos saber a que resolución nos va a imprimir la imagen para el tamaño seleccionado, simplemente desmarcamos la casilla de Resolución de Impresión y en el recuadrito donde muestra el tamaño de la imagen a ser impresa nos aparecerá la resolución a la cual se va imprimir la imagen.

Adobe Lightroom no toca la resolución de la imagen y nos muestra los ppp que se obtienen a esa resolución para el tamaño de impresión escogido

Adobe Lightroom no toca la resolución de la imagen y nos muestra los ppp que se obtienen a esa resolución para el tamaño de impresión escogido.

Adobe Lightroom fuerza la resolución de impresión a 360 ppp y por lo tanto no nos muestra información junto al recuadro que muestra el tamaño final de la imagen

Adobe Lightroom fuerza la resolución de impresión a 360 ppp y por lo tanto no nos muestra información junto al recuadro que muestra el tamaño final de la imagen.

Sí dicha resolución es superior a 180 ppp e inferior a 720 ppp para impresoras Epson o 600 ppp para impresoras HP y Canon podemos dejar la la casilla sin marcar, no nos va a mejorar la imagen, la impresora es capaz de hacer un excelente resultado (esta es una recomendación que le escuché a Jeff Schewe en diversos cursos sobre impresión actuales, la teoría era distinta hace un par de años atrás, y puede que cambie en el futuro, así que tomarlo con cuidado esta frase). En caso de que la resolución sea inferior a 180 ppp subirla hasta 360 ppp para impresoras Epson y a 300 ppp para impresoras HP y Canon. En caso de que sea superior (hoy en día con algunos sensores que llegan a los 80 megapixeles se puede dar el caso), bajarla a 720 ppp para impresoras Epson y 600 ppp para impresoras HP y Canon. Bueno, creo que no lo he liado demasiado.

Los dos siguientes apartados, “Enfoque de impresión” y “Tipo de soporte” están pensados para indicarle a Lightroom el enfoque de impresión (output sharpening) que tiene que aplicar. Al imprimir la tinta se dispersa un poco por el papel, por lo cual hay que exagerar el enfoque inicial que aplicamos a la foto para compensar este hecho. En Lightroom no lo vamos a observar, pero si hiciésemos estos pasos de forma manual en Adobe Photoshop veríamos una imagen con los bordes demasiado marcadas en pantalla, pero después al imprimir, nos quedaría perfecta. Los controles que muestra aquí Lightroom están basados en los que creó Bruce Fraser para su programa comercial Photokit. La primera opción, “Enfoque de impresión” nos deja escoger entre “Bajo, Estándar y Alto”. Bajo lo escogeremos si el enfoque de entrada que aplicamos a nuestra imagen RAW ha sido demasiado exagerado. Si hemos realizado un enfoque de entrada normal en el módulo de revelado de Lightroom, este es el parámetro que deberíamos poner. Y por último, si no hemos realizado ningún enfoque de entrada a la imagen, antes de imprimir deberíamos seleccionar como opción de salida “Alto,” para compensar la falta de detalle de la imagen original. Después, en “Tipo de soporte” tenemos dos opciones. Si imprimimos en papel “mate” pues seleccionamos mate y si imprimimos en papel brillo, semibrillo, semimate, baryta, o cualquier cosa que no sea mate o lienzo, seleccionamos la opción brillo. Básicamente esto es debido a que los papeles mate dispersan más la tinta que los papeles con algo de brillo, por lo que recibirán un enfoque de salida diferente.

La siguiente opción es “Salida de 16 bits”, pues la dejáis marcada para siempre, así de sencillo. Quitarla solamente perdéis calidad, antes se decía que hacía la impresión más lenta, pero realmente en impresoras actuales la impresión es igual de rápida y la calidad mayor, así que no tiene sentido ninguno no tenerla activa.

Y llegamos al último punto crítico, “Gestión del Color.” Hay que seleccionar cuidadosamente el perfil que se corresponda a nuestra combinación de impresora y papel, en este caso, el nombre que aparece ahí indica que es mi perfil para mi impresora Epson 3880 y el papel Ilford Gold Fiber Silk. El siguiente menú es el de “Interpretación,” que tiene dos opciones “Perceptual” y “Relativa”. Aquí lo que le indicamos a Lightroom es como tratar los colores que estén presentes en la imagen, pero que nuestra combinación de impresora y papel no van a ser capaces de imprimir. En el caso de “Perceptual,” los colores que estén fuera de la gama que pueda imprimir en la impresora son reajustados a colores que si pueda imprimir, manteniendo la relación perceptual que había con los colores que había dentro de la imagen. Esto va implicar que se puedan producir cambios en saturación y contraste, cambiando el aspecto tonal de la imagen, no solamente del color. En el caso de “Relative,” los colores que caigan fuera de la zona que pueda representar la impresora más papel, simplemente se representarán por el color más próximo, dejando tal cual los colores que sí se pueden representar. De esta forma, el aspecto tonal de la imagen no cambia.

Escogiendo el perfil correcto para la impresión

Escogiendo el perfil correcto para la impresión.

Para poder tomar una decisión correcta, necesitaríamos hacer lo que se denomina “Soft-Proofing” en Adobe Photoshop, pero esto ya lo dejo para otro artículo. Como regla se puede aplicar lo siguiente, para imágenes donde lo más importante es la relación entre colores, usar “Perceptual,” para imágenes donde lo más importante es la relación entre tonos, emplear “Relative,” que será el que se deberá usar más o menos en un 70% de los casos (a ojo, cuidado con la afirmación).

Listo, ahora simplemente nos queda pulsar imprimir y nuestra impresora nos sacará una preciosa informativa. Y lo mejor de todo, es que podemos guardar dicha configuración en Lightroom. En el navegador de plantillas, a la izquierda de la pantalla, pulsamos el botón con el símbolo de “+” y asignamos un nombre a la plantilla. Con esto, cada vez que la seleccionemos, Lightroom aplicará de forma automática todas nuestras preferencias.

Guardando esta configuración actual en una plantilla de impresión

Guardando esta configuración actual en una plantilla de impresión.

Creo que me ha quedado el artículo más largo de lo que esperaba…

Share on Facebook4Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Email this to someone
  • Akin 20 - noviembre - 2011,

    Me has dejado asombrado con lo de que la Epson pida 360ppp. Si ya tenía mis dudas de que alguna impresora superase realmente los 240ppp…

    Estoy siguiendo con atención tus artículos sobre impresión y tengo que felicitarte, están siendo muy sencillos de entender. Tenía eso de “gestión de color” como algo abstracto y difícil y al final en realidad parece muy sencillo: tener cámara, programas, monitor e impresora en adobe RGB y calibrarlo todo :D

    Responder
  • davidgp 20 - noviembre - 2011,

    Buenas Akin,

    Lo de 360ppp es lo que recomiendan en los manuales que publican la gente de Luminous Landscape… yo me fio bastante de ellos y es lo que reflejo aquí.

    Todo hay que decir que en Lightroom es muy fácil conseguir un flujo de trabajo sin equivocaciones, con Photoshop no es que sea más complicado, pero es mucho más probable cometer errores.

    Veamos, no he tocado el tema de calibración de cámara, para ello haría falta tomar una muestra de color como las que proporcionan los Passports de X-Rite… pero en mi caso es algo que ignoro un poco…

    Después lo que dices de Adobe RGB hay que tener cuidado con esa definición… si disparas RAW no tiene sentido hablar de espacio de color. Hasta que haces el demosaico de la foto no tiene espacio de color aplicado. Es más, yo personalmente recomiendo que si exportas una foto de un convertidor RAW a Photoshop o otro programa para continuar editando, lo hagas en ProPhoto RGB. Probablemente tú cámara no pueda representar tantos colores, el monitor tampoco y menos la impresora, pero desde luego si vas hacer ediciones los cálculos intermedios de nuevos colores será mucho más preciso… probablemente sea un detalle mínimo… pero no cuesta nada hacerlo ;-)

    Responder
  • Akin 20 - noviembre - 2011,

    Mmmm, vale, ahora sí me has convencido de que la gestión de color es más complicada.

    En mi cámara puedo elegir sRGB o RGB, no se me ocurrió pensar que fuese sólo para jpeg.

    Me temo que entonces el paso de cámara a Monitor (uséase, la edición) va a ser complicado. Yo sigo usando Capture One como revelador.

    Responder
  • davidgp 20 - noviembre - 2011,

    Veamos, si quieres tener una reproducción exacta del color que pilla la cámara es importante, te hace falta algo de este estilo:

    http://xritephoto.com/ph_product_overview.aspx?ID=1257

    que no son baratos…

    En mi caso, como yo saco foto de paisaje, no necesito una reproducción al 100% del color, es más, a lo mejor me interesa darle un tono más frío o cálido dependiendo del tono de la foto en ese momento. Hay que tener en cuenta que corrigiendo el color de una puesta de sol, le quitas toda la gracia…

    Para el monitor, tiene que estar bien calibrado, sino, un vede azulado puede parecer un azul intenso… y eso estropea cualquier foto. Un calibrador es esencial, en este caso, por unos 100-200 euros se arregla… más caro si entramos en el mundo de la impresión, pero si lo que haces es usar un servicio de terceros, simplemente tienes que buscar uno que tenga todo bien perfilado. Por la zona dónde estás tú, el que más me gustó ha sido http://zlick.es es más, cuando quiero imprimir más grande que A2, aún sigo hablando con ellos.

    Responder
  • davidgp 20 - noviembre - 2011,

    Y se me olvidó, para el monitor también es importante que la luz no cambie una vez calibrado… sino puede que las fotos te salgan o muy claras o muy oscuras, o también, si lo has calibrado un monitor al lado de una ventana, el color que tus ojos perciban cambiará si entra luz del mediodía o luz del atardecer…

    Responder
  • Akin 21 - noviembre - 2011,

    Esto último lo sabía, el calibrado y el procesado se hacen completamente a oscuras o, como mucho, con una luz neutra tras el monitor.

    Zlick.es ya me lo habías recomendado, pero por ahora paso a paso. Y mi siguiente paso será un monitor medio-decente (uséase, un wide gamut), dudando entre un 22” de marca buena (Eizo) o un 24 de marca menos buena (HP, Dell o Asus), incluso hay un 27” de Dell asequible, pero me da mala espina que un monitor de ese tamaño y resolución esté tan barato.

    Pediré un calibrador prestado. ¿Hay que calibrarlo sobre tu propio ordenador o puedes llevar la pantalla a un amigo con calibrador y calibrarlo allí?

    Responder
  • davidgp 21 - noviembre - 2011,

    Por partes,

    Compra un monitor con panel IPS, parece ser que son los mejores… mira también NEC, tienen una serie más barata que la Eizo y da muy buenos resultados.

    Ahora, mi consejo, compra un calibrador, por 150 euros puedes tener un Spyder 3 o así… o el ColorMunki para monitores de X-Rite… hay que recalibrar cada monitor como mínimo cada mes…

    Por otro lado, el monitor no hay que calibrarlo a oscuras, mi recomendación es que lo calibres tal como lo vas a usar, eso sí, hay una serie de recomendaciones, ninguna luz debe incidir directamente delante del monitor, hay que dejarlo unos buenos 30 minutos encendido (esto era más para CRT que LCD… pero bueno, que esté encendido varios minutos es importante), y ya para ser exquisitos que la iluminación de donde se vaya usar esté configurada para ser lo más similar al tono de luz diurna y el color de las paredes sea neutral, etc… esto último ya es para frikis de super-control, afecta a los resultados, sí, pero pocos nos podemos permitir repintar toda una habitación de donde vivimos…

    Responder
  • Akin 21 - noviembre - 2011,

    Dentro de los IPS hay tres calidades: básicos del todo que son para gamers, iniciales que dan un espacio de color sRGB, medios que dan un espacio de color Adobe RGB, medios algo mejores que dan un espacio Adobe RGB y pasan el test U.G.R.A y luego ya los buenos que se caracterizan por tener costes de demasiados ceros.

    La pasta la puedo estirar hasta un Adobe RGB con test U.G.R.A pero no para meter también un calibrador, así que por ahora confiaré en el calibrado de fábrica (los últimos vienen ya precalibrados) o hacerle un calibrado inicial con un calibrador prestado y luego esperar a ahorrar para el calibrador propio.

    El problema con las marcas, es que comprar NEC o Eizo se paga, incluso en las series baratas. Si con Dell o Asus o HP puedo tener un 24” (de hecho en Dell me da para el 27” por poco más que el 22” de Eizo), para un Eizo tengo que poner más pasta y quedarme en un 22”, y para un NEC no me da (la serie barata no incluye un espacio Adobe RGB). El punto en el que estoy ahora es ver si realmente me añade algo a mayores que justifique la diferencia de precio, o estoy perdiendo tamaño de monitor simplemente por pagar marca. Eso es muy difícil de saber, y me llevará unos días/semanas ir leyendo tests para ver los detalles de los análisis, y no sólo el grano grueso. Después todavía quedará el espinoso tema de los servicios post-venta (el de Asus, por ejemplo, no tiene muy buena fama), que a lo mejor sí me hacen decantarme por un Eizo (creo que en esa gama tienen servicio de sustitución durante el periodo de garantía).

    Por ahora está en que con Asus o HP tengo un ordenador que pasa el test U.G.R.A con 24”, en Dell tengo que poner más pasta e irme al 27” (no mucha más) porque el de 24” no pasa el test (problemas para calibrarlo tienen la culpa) y si me voy a Eizo me quedo en 22”. El de HP además está a punto de desaparecer del mercado porque tiene ya sustituto (que es peor) así que si lo quiero, tendría que decidirme pronto. Y de Asus no me da confianza la post-venta.

    En cuanto a lo otro, el problema es que el despacio lo tengo con armarios en tres de las paredes y la ventana en la otra, y el color es tipo caoba en todos ellos, con lo que tengo en la habitación siempre una luz cálida. Así que calibraré y trabajaré a oscuras (cuando trabaje en fotos para imprimir, para web me da lo mismo porque total el 99% de la gente que las vea no tendrá su monitor calibrado) para evitar su influencia.

    Responder
  • davidgp 21 - noviembre - 2011,

    Veo que en monitores andas más puesto que yo ;-) Yo seguiré tirando con mi Cinema Display (uno de los que eran de aluminio, no los nuevos con iluminación led y pantalla glossy, que dan peor rendimiento en cuanto a fidelidad del color…), no está previsto plantearme este cambio en unos años…

    Si vas a trabajar a oscuras ten cuidado, es altamente probable que después veas muy oscuras tus impresiones…

    Responder
  • Akin 21 - noviembre - 2011,

    En monitores me estoy poniendo al día ahora porque lo necesito, como casi siempre que tengo qeu comprar algo :D

    No había pensado en lo de compensar la iluminación, lo tendré en cuenta. Gracias.

    El Cinema Display no Glossy tenía muy buena fama, la han cagado con ese acabado. No me extraña que no cambies.

    Es una tendencia que estoy viendo ahora: se sacrifica exactitud en la reproducción por colores más brillanets e impactantes, supongo que dado que el mercado de fotógrafos aficionados es bastante limitado, quieren atraer a los gamers como compradores de pantallas de calidad pero de gama baja. Ya son varios los modelos de monitor que veo que se sustituyen por otros con peores características pero colores más brillantes.

    Responder
  • davidgp 21 - noviembre - 2011,

    Sí, ese problema pasa en muchas cosas, simplemente hay que ver la evolución del mercado de equipos de audio… al final el problema es para el que busca la calidad, que llega un momento que por comprar algo “ligeramente” mejor, paga una burrada más…

    Responder
  • Akin 21 - noviembre - 2011,

    En audio no controlo, tengo un oído un poco duro y no me compensa comprar calidad porque no la voy a apreciar apenas. Y de todas formas estoy bastante desenganchado de la música desde hace una larga temporada.

    Si algún día me da por comprarme un mp3 ya te pediré consejo (por ahora la impresión que me sigue dando es que la música actual suena más alta, pero es mucho más difícil diferenciar instrumentos que en las grabaciones de los años 80, pero puede ser paranoia mía.

    Responder
  • davidgp 21 - noviembre - 2011,

    Yo en cuanto a audio cometí el error de seguir los consejos de una amigo, y me compré para mi iPod unos auriculares Sennheiser PX-100 y también tengo unos Koss Porta Pro… yo también pensaba que no notaba la diferencia… y chico, ahora no soporto unos auriculares normalillos… si de vez en cuando la ignorancia es una virtud, sobretodo para el bolsillo ;-)

    Responder
  • Rose 29 - enero - 2012,

    Que tal davidgp, me he leído tu artículo y es en verdad muy interesante, aunque aún no he probado el modo de impresión en el Lightroom 3.0, tengo una inquietud la cual espero puedas resolverme, resulta que hay algunas fotos en formato RAW y jpg, que retoco y las exporto despues como imágenes finales en mi computadora, y me he dado cuenta de que Lightroom las hace pequeñas y se pixilean. Soy una principiante en esto de la fotografía, y ya me he leído algunos alrtículos que explican que es por la posterización que se le hace a algna fotografía llevando el retoque al límite y que es por eso que pasa esto de que se pixielean.
    Espero puedas ayudarme. Buen día :)

    Responder
  • davidgp 29 - enero - 2012,

    Hola Rose,

    A ver si te puedo ayudar, dado que estás hablando de dos problemas distintos.

    1. Que se te hagan las fotos muy pequeñas quiere decir que probablemente Lightroom te redujese el número de pixeles en ancho x alto a la hora de exportar. Esto tiene fácil solución, que te explico más adelante.
    2. Posterización puede darse por procesado abusivo de una foto, en especial cuando se sube mucho la saturación de los colores.

    Paso por paso entonces, primero, en Lightroom, selecciona una foto en “Biblioteca” y pulsa la tecla “E” (te mostrará únicamente la foto), y vete pulsando la tecla “I” hasta que en la esquina superior izquierda, a parte del nombre del fichero te muestre en la tercera fila la resolución de la foto, por ejemplo, ahora mismo, en la foto que tengo seleccionada me dice que tiene un tamaño de: 3744×5616.

    Cuando exportes las fotos desde el menú Archivo->Exportar En la pantalla que sale, selecciona Exportar a Disco Duro, y en la opción de “Redimensionar para encajar” no selecciones nada. Eso te debería crear un fichero de salida igual al que viste en la información de la foto original.

    Ya me contarás, otra cosa que se me ocurre mientras escribo esto es que al revelar la foto la recortases de más.

    Si, esto no te ayuda, dime que resolución tienen tus fotos y que pasos haces para exportarlas.

    Buen día…

    Responder
  • Rose 2 - febrero - 2012,

    Muchísimas gracias! Me sirvió mucho tu aporte, lo que pasa esque estoy medio lenta para aprender a moverle al Lightroom pero poco a poco voy aprendiendo, y eso del revelado aún no lo pruebo, ya te contaré después. Gracias por el tiempo y por tu ayuda. Me pasare más rato por tu blog! Saludos :)

    Responder
  • Greg 14 - febrero - 2012,

    Lightroom interpola las fotos ?? Es decir si la cantidad de pixeles de mi archivo no alcanza para imprimir una foto en 80 cm por 150 cm a 300 dpi. Que hace lightroom ?? Puedo imprimir manteniendo calidad o tengo que ir a Photoshop y usar genuino fractals o algún programa similiar

    Greg

    Responder
  • davidgp 14 - febrero - 2012,

    Hola Greg,

    Sí, Lightroom interpola tu foto usando lo que adobe considera que son los mejores algoritmos para hacerlo, si marcas la casilla “Resolución de Impresión” Lightroom hará una interpolación para adaptar la imagen a la resolución que ponga ahí. Usando cosas como bicubic resample o así (depende del cambio exacto de resolución, no siempre usa el mismo algoritmo).

    Dicho esto, si tú imagen es muy pequeña, a lo mejor, cosas como genuino fractals hacen un mejor trabajo, ahí, si que no tengo experiencia.

    David

    Responder
  • Martin 31 - diciembre - 2013,

    Finalmente adquirí la epson 3880 animado por las críticas y por tu experiencia. Quiero darte las gracias por tu trabajo y por tus posts que son absolutamente maravillosos y agradecerte tu desinteresada labor al crear una web como esta. Por favor continúa brindándonos tus conocimientos. Un saludo

    Responder
  • davidgp 31 - diciembre - 2013,

    Muchas gracias por los comentarios Martin! Disfruta de tu impresora!

    Responder
  • roque 17 - febrero - 2014,

    Buenas!

    Tengo problemas con mi Imac 10.7(Lion) y una Canon 9500 mark II. NO ME DEJA ANULAR LA GESTION DE COLOR DE LA IMPRESORA! tengo el driver de la impresora instalado, pero no llego a ver la opcion “ajustes de impresión”, veo otras opciones. Crees que tiene que ver con el sistema operativo o con el driver?

    Garcias!

    Responder
  • davidgp 17 - febrero - 2014,

    Hola Roque,

    Eso tiene que ver con el driver, pero no tengo ninguna impresora de Canon, así que no te puedo decir más o menos donde viene esa opción.

    Saludos,

    David

    Responder

Deja un comentario:

Entrada siguiente:

Entrada previa: